Tropico 5 – Análisis

La franquicia más irreverente entre los simuladores de ciudades está de vuelta. Administra tu propia isla tercermundista, decide entre una dictadura comunista o el capitalismo más descarnado, coquetea con potencias mundiales y desarrolla armas nucleares en un solo día como El Presidente.

Materialismo histórico

La franquicia Tropico nace en 2001, desarrollada por PopTop Software como alternativa al todopoderoso SimCity, líder en ventas y críticas de la época. La principal vuelta de tuerca que planteaba este juego era sumar la gestión política a la administración de una ciudad. ¿Qué pasaría si además de planear la urbanización también decidiéramos sobre la vida y el futuro de nuestros ciudadanos? Si bien la acogida del público y la prensa fue en principio buena, para Tropico 2, el gigante Take-Two Interactive compró el estudio de desarrollo, luego lo cambió por Frog City Software y entre todos decidieron que el mejor cambio para la franquicia era convertirla en una historia de piratas (Assassin’s Creed, ¿les suena?). El fracaso fue rotundo, o al menos no cubrió ni por cerca las expectativas puestas en el título.

Ya en Tropico 3, por el año 2009, la veterana Kalypso Media compró los derechos de esta franquicia en ruinas, le encargó el desarrollo a Haemimont Games, y desde entonces la dupla funciona de maravillas al frente de este título que cada vez se siente mejor, en todos los aspectos.

Patria o muerte

El primer paso en el desarrollo de nuestra isla es pensar qué tipo de identidad tendrá, que clase de comercio, cuál será su sistema económico y qué tipo de presidente seremos. Por primera vez tendremos la posibilidad de ser un líder completamente “limpio”, democrático y altruista. Claro que también está la clásica alternativa de ser corrupto, fascista, déspota y violento. Ambos mundos conviven con naturalidad en Tropico 5, y se pueden mezclar sin llegar necesariamente a los extremos.

tropico_1

Una pequeña parte del paraíso

El juego comienza en la era colonial, y el primer gran desafío es romper con la corona y plantear nuestra independencia. Para eso será necesario un delicado trabajo de diplomacia y acopio de recursos, más allá de convencer a nuestros ciudadanos simpatizantes de la monarquía. La aceptación popular siempre es un punto a tener en cuenta, ya que una baja popularidad entre los distintos sectores sociales lleva a revueltas casi permanentes que pueden terminar con nuestra cabeza en una pica.

Nuestra pequeña isla deberá adaptarse y sobrevivir a las Guerras Mundiales, la Guerra Fría y los tiempos modernos. El nivel de control sobre la ciudad y los ciudadanos es total, y tenemos la posibilidad de decidir sobre la vida de cada uno de los habitantes de la isla: sobornarlos, hacerlos desaparecer, exiliarlos o hasta matarlos en la vía pública. Podemos saber en tiempo real quiénes son los líderes religiosos, rebeldes o criminales de la isla, como también entre quienes tenemos más apoyo. La gestión de la felicidad de los ciudadanos es detalladísima y podría decirse que es un juego en sí mismo.

Comunismo o capitalismo

El éxito en las finanzas equivale al éxito en general de la partida. En Tropico 5 hay muchas opciones de administrar nuestra moneda. Desde el sistema económico (comunismo, capitalismo, plutocracia) al tipo de comercio (agroexportador, industria liviana, industria pesada, paraíso turístico, etc.) y todos los grises en el medio. A diferencia de entregas anteriores, es posible tomar matices de todos los modelos y adaptarlas a nuestro proyecto. Esta nueva característica extiende las posibilidades y combinaciones casi al infinito. Sin embargo, lo que a priori puede resultar un rasgo positivo, también es justo decir que reduce bastante la dificultad del juego, ya que podemos cambiar rápidamente si detectamos que el camino elegido no funciona.

Otra gema en Tropico 5 es su sistema de comercio marítimo. A través de la construcción de puertos, tendremos la posibilidad de acceder a rutas comerciales con distintos países, tanto de exportación como de importación. El excedente de recursos que no se utilicen en el mercado interno, será exportado automáticamente. También existe la posibilidad de exportar un recurso específico, acción que nos generará más ingresos pero agotará más rápido las reservas naturales.

Trópico 5 nos ofrece una gran variedad de minerales, cultivos y criaderos para fortalecer nuestra minería, agricultura y ganadería. Las plantaciones y ranchos son muy útiles para generar riquezas rápidamente, y se le pueden hacer mejoras para mejorar la producción. Muchos de los cultivos servirán también como materia prima para industrias livianas y pesadas (fábrica de tela, puros, ron, alimentos envasados, joyería, etc.). Las ganancias serán mayores en tanto y en cuanto la industria crezca. Debemos también prestar atención a los requerimientos sociales (mayor estudio en los trabajadores, polución, belleza, ubicación, etc.) que garantizarán nuestros ingresos o nos harán perder dinero.

Democracia o dictadura

Una vez establecido el sistema de financiamiento de la isla, debemos decidir qué tipo de líder seremos para nuestro pueblo. Podemos fácilmente decidir sobre la vida de cada uno de los ciudadanos de la isla y de sus familias, así como también de las industrias, los medios de comunicación y los edificios militares. La tentación de jugar a ser un dios vengativo y totalitario es una opción más que divertida ya que la cantidad de aberraciones son variadas y sorprendentes. Recomendamos este camino para jugadores avanzados porque esta decisión trae muchísimos problemas económicos y sociales. Ser un líder democrático justo, honesto, trabajador y atento a las necesidades del pueblo hacen al juego mucho más fácil. Casi no habrá rebeliones, la gente trabajará feliz y tendremos la partida prácticamente ganada.

Como mencionamos antes, no es necesario tomar un camino o el otro, ya que podemos mezclar elementos de todos los modelos y adaptarlos a nuestra idea. De esta manera, en cierta forma iremos moldeando la dificultad del juego a nuestro gusto.

tropico_2

Conflicto de guerrilla en Trópico 5

No solo es posible personalizar el sistema político, también tenemos un editor físico de nuestro presidente y su familia, producto de dudosas relaciones con bailarinas exóticas. La variedad de atuendos y rasgos físicos es abrumadora y muy divertida, desde el clásico look dictatorial de barba y gorra, hasta una versión punk o gótica de nuestro líder.

Merece un apartado especial la banda sonora original, ya un clásico de esta franquicia, que se siente una delicia en los oídos. Salsas, mambos y rumbas furiosas que hacen hervir la sangre al mismo tiempo que armonizan la experiencia general del juego. También es justo decir que se siente la ausencia de Juanito, el locutor de radio por excelencia de la isla. Fue reemplazado por una seductora voz femenina que presenta la música pero no tiene los gags característicos.

Conclusión

Tropico 5 es un juego divertidísimo, lleno de variables y con múltiples formas de jugarlo. Es cierto que puede asustar por su detallismo extremo y da la impresión de ser muy dificil de controlar. Nada más lejos de la realidad. La interfaz es sumamente amigable y se adapta con precisión al nivel de detalle que busquemos. La experiencia del usuario puede ser desde la generalidad más obvia, al detalle más recóndito.

Para amantes de los juegos RTS, simuladores de ciudades o hasta de gestión política, es un título que no debe faltar en sus juegotecas. ¡Hasta la victoria siempre!

Key de Tropico 5 para Steam en G2A.com a 3,15 €

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. 3,15€ es un chollo para este juego tan entretenido. Yo no lo dudaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.