This is The Police – Análisis

Bienvenidos a Freeburg, un lugar donde el crimen, la corrupción y el Estado son la misma cosa. Como jefe de Policía, tu tarea será defender a los ciudadanos de peligros externos y de sí mismos, aunque la oscuridad quizás sea muy difícil de disipar. Esfuérzate para torcer el destino trágico de la ciudad, tienes 180 días para lograrlo.

Antecedentes

01

Asigna las tareas de acuerdo a tu personal

De la mano de WeAppy Studios llega este interesante juego que pondrá en juicio nuestras decisiones como figura de autoridad, lidiando en el frágil balance de lo “bueno” y lo “malo”. This is The Police es un juego maduro, pensado exclusivamente para público adulto. La temática y el tono se mantienen en lugares oscuros donde no se maquillan las intenciones de los protagonistas y nos lleva a situaciones que nunca pensamos evaluar. La cotidianidad ante la muerte, corrupción, racismo, misoginia y otros flagelos genera un gameplay intenso, por decirlo de alguna manera. Incluso para los jugadores asiduos de títulos de gestión, podemos asegurarles que nunca vieron algo parecido.
Las mecánicas tienen mucho de estrategia en tiempo real, simulación y por supuesto, gestión. Si bien no podemos considerar a This is The Police como un juego “puro” dentro de estos géneros, la suma de esas partes hacen el todo. Existe otra característica que contribuye a la originalidad de este juego y es la toma de decisiones. Al igual que sucede en la mayoría de los juegos de película interactiva, o las aventuras estilo TellTale, nuestras decisiones definen el curso y el final de la historia. Incluso durante simples eventos diarios tenemos que decidir en un margen que define quién vive o quién muere. Sin duda es un título que promete y lo intentaremos desarrollar.

 

Investigación

This is The Police cuenta la historia del Teniente Jack Boyd (interpretado por Jon St. John, la voz de Duke Nukem), un viejo policía sobreviviendo los últimos días en la fuerza. El juego comienza con la noticia de que el Alcalde tomó la decisión de renovar el Departamento de Policía, y por lo tanto, reemplazar su cabeza. El Alcalde en cuestión, que no es más que un corrupto burócrata, nos pide en privado que acompañemos sus decisiones y él se compromete en “darnos un respiro” en los 180 días que nos quedan dentro de la Policía. Por supuesto que sus demandas no serán sencillas ni mucho menos. Las tareas a cumplir por parte del capitolio pueden incluir despedir a todos los policías negros, que por lo menos la mitad del personal sea femenino, asiático, menor a 25 años, o cualquier capricho atado a los intereses de la política. Cumplir estas demandas “especiales” siempre terminan con graves consecuencias para Jack. No cumplirlas, significa una reducción de personal forzosa. Como verán, no hay finales felices en esta historia.

02

Tus decisiones definen la vida o la muerte

La otra cabeza del poder en Freeburg es la mafia. Nos veremos forzados a cooperar con la familia Sand a cambio de recompensas económicas y “favores” en la corte. Para los que se lo preguntan, no hay manera de jugar sin ser corrupto, en mayor o menor medida. De hecho, la única forma de llegar al objetivo económico del juego (US$ 400.000) es cooperando con la mafia. Al igual que con las misiones de la alcaldía, las consecuencias para nuestro protagonista son desastrosas. No cumplirlas, se paga con la vida. Para colmo de males, los Sand no es la única familia mafiosa de la ciudad, por lo que tendremos que lidiar con guerras internas en el patio de nuestra casa. ¿Y qué hay de los ciudadanos?.
Hablando específicamente de las tareas diarias del Departamento de Policía, es decir, velar por la seguridad de los personas, nuestra tarea será administrar dos turnos de personal, uno diurno y el otro nocturno. Cada miembro tendrá una puntuación específica que nos indicará su capacidad de resolución y/o profesionalismo, así como también ciertas características que no se muestran pero tendremos que averiguar (a veces por la fuerza) como pueden ser alcoholismo, depresión, agotamiento o creencias político-religiosas extremas. Cada detalle influye en el comportamiento de nuestros oficiales y el éxito en la misión que emprendan. Las llamadas al 911 pueden ser por amenazas, peleas, asaltos, intentos de asesinato, suicidio, toma de rehenes o falsas alarmas. Debemos usar nuestra sabiduría y a veces nuestra percepción (las famosas corazonadas de las películas) para decidir cuántos y a quiénes enviar. La mayoría de las llamadas se resuelven por sí mismas, y sólo vemos un resumen de lo sucedido. Si el hecho se resolvió favorablemente, nuestros oficiales suman puntaje. Si algo salió mal, restan. Cuando la situación se complica, debemos tomar decisiones que definirán el final del caso. Generalmente, las chances de ganar o perder en estos casos especiales son de un 50%, lo cual genera picos de tensión que nos mantienen al filo de nuestra silla.

07

Responde por tus acciones ante la prensa

Merece un párrafo aparte la mecánica de investigaciones. Por supuesto, no todo el personal del Depto. de Policía son oficiales, también hay detectives. Éstos tendrán la tarea de investigar llamados específicos que involucran asesinatos notorios o robos involucrados con bandas criminales. La gestión del personal es exactamente igual al de los oficiales, con la diferencia que los detectives sólo se limitarán a “revelar” imágenes de la reconstrucción del hecho. A medida que van apareciendo estas imágenes, es nuestro deber reconstruir la escena del crimen (es decir, poner las imágenes en orden) para resolver el caso. No hace falta ser muy astuto para llegar a la conclusión que esta mecánica es la más floja del juego. Es válido que hayan intentado mezclar distintas formas de encarar una solución, aunque sinceramente la parte “detectivesca” del juego es pobre y se siente de más. Además de agregarle una dificultad extra a un juego ya de por sí difícil, nunca queda claro cuál es la forma de encarar la solución de los casos, y terminamos moviendo imágenes al azar hasta que de alguna forma todo concuerda. Digamos que en un título tan detallado, semejante improvisación queda fuera de lugar.

 

Veredicto

This is The Police es un juego que asegura muchas horas de diversión para los fanáticos de la estrategia y la gestión. Los jugadores casuales encontrarán sorprendente su originalidad y su facilidad de control. Tanto la interfaz como los comandos son realmente muy sencillos y hacen que el juego sea fácil de tragar, aunque pronto nos enteraremos que es duro de digerir. La dificultad es realmente elevada y no tiene opción de modificarla. Esto puede ser bueno para quienes siempre buscan un desafío, y una traba para los jugadores que prefieren una experiencia de juego más relajada. Excepto el apartado de investigación que desarrollamos arriba, el juego no tiene grandes contras y es sin duda uno de los títulos indie más interesantes en lo que va del año. Recomendamos jugarlo para quienes sienten que ya lo han probado todo y necesitan un nuevo desafío.

Key para This is The Police en Steam

 

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.