Stellaris Megacorp y Le Guin 2.2 – Análisis

Stellaris vuelve más innovador y victoriano que nunca, cambiando nuestra manera de jugar y confundiendo a la IA y antiguas mecánicas a su paso.

Stellaris sigue destacándose como el juego de Paradox que más aporta a los jugadores en contenidos gratuitos y este nuevo parche/expansión es un nuevo ejemplo. El sistema económico y de poblaciones ha sido remodelado por completo en la versión 2.2, reconvirtiéndolo en una especie de híbrido entre Victoria y Europa Universalis. Estos cambios han añadido toneladas de gestión al juego y una experiencia muchísimo más única en cada una de las partidas en las que jugamos, además de acercarnos al deseado Victoria III(pero en el espacio).

Pero todos estos cambios conllevan un precio. En un intento por lanzar el parche y la expansión antes de Navidades algunas de las mecánicas no han sido testeadas debidamente ni encajan correctamente con las antiguas mecánicas. El resultado es que a partir de mediados de la partida la IA es incapaz de gestionar estas nuevas mecánicas y se estanca. Lo mismo sucede con la gestión de los sectores, que al ser ineficiente deja en manos del jugador una cantidad inabarcable de microgestión.

Cambios en las poblaciones y el sistema planetario (2.2)

Los cambios en las poblaciones han sido masivos. Se acabó la limitación de una población por casilla, ahora nuestros planetas pueden tener tantas poblaciones como seamos capaces de atraer y alojar. En vez de las antiguas casillas los planetas ahora se organizan a través de distritos y edificios que ofrecen trabajos a los habitantes.

distritos

La pantalla de administración planetaria ha cambiado completamente.

Esto es sin duda uno de los aspectos que más nos gusta de Le Guin. Dejamos un sistema correcto pero que carece de inmersión por algo que nos da una mejor visión de las estructuras sociales, hecho que es aprovechado para que las clases sociales aparezcan por primera vez en Stellaris. Y de qué manera, porque dependiendo de nuestros principios e ideología la composición de nuestra sociedad es distinta, abriendo un abanico realmente amplio de posibilidades, desde el camino de la igualdad socialista hasta sociedades fuertemente estratificadas.

Las bases de este sistema son intachables pero su aplicación en la versión actual generan varios problemas que necesitan ser solucionados. El más importante tal vez sea la tendencia a la superpoblación y el desempleo cuando existen colonias que pueden ofrecer espacio y trabajos. En segundo lugar, el crecimiento de la población permanece sujeto a la mecánica de casillas, existiendo sólo una población en crecimiento, lo que puede resultar en que poblaciones que no tienen demasiada representación en un imperio sean capaces de ganarla con cierta rapidez.

Economía y recursos(2.2)

La economía también sufre cambios muy importantes, convirtiéndose un proceso más complejo donde existe una interdependencia de recursos. Aunque mantenemos comida, minerales y energía como recursos básicos, aparecen otros como aleaciones o bienes de consumo, que son producidos a partir de minerales. Esto unido a las necesidades materiales de las poblaciones hace que la economía este mucho más viva y sea una ecuación mucho más difícil de despejar.

poblacion

El consumo en las poblaciones es ahora mucho más complejo.

Aunque el grado de complejidad aumenta, lo hace de una manera comprensible y lógica. Sin duda esta mejor estructuración de recursos funcionará mejor a largo plazo para Stellaris. Los principales problemas que hemos encontrado en estas mecánicas ha sido la organización de la interfaz, que no agrupa visualmente los distintos tipos de recursos con demasiado éxito, y como la IA es capaz de gestionar este nuevo sistema. Afortunadamente, los desarrolladores han confirmado que están trabajando en estos dos aspectos.

Comercio(2.2 y MegaCorp)

El comercio es el otro gran bloque que añade el parche 2.2, permitiendo por primera vez en Stellaris crear un lugar de encuentro para todos los imperios, donde la oferta y la demanda hacen variar los precios de venta de recursos. Es sencillo y fácil de usar, y aunque no aporta nada innovador a Stellaris hace mucho más sencillo intercambiar recursos. Aquellos que tengan MegaCorp también podrán acceder al mercado de esclavos y comprar o vender poblaciones.

El toque de originalidad comercial de Le Guin viene con la creación de rutas comerciales. Las rutas comerciales toman prestadas algunas características de los nodos comerciales de Europa Universalis IV, pero añaden elementos propios.

comercio

La piratería es ahora una amenaza real

Cada sistema tiene un valor comercial y podemos conectar nuestros sistemas estelares con la capital a través de rutas comerciales. Pero debemos ser cuidadosos con los sistemas que conectamos, ya que a mayor valor comercial que transportemos más atraeremos a la piratería, que sólo podremos combatir enviando flotas a patrullar o fortificando los sistemas de tránsito. Esta manera de hacer funcionar nuestras rutas comerciales nos da mucho margen de maniobra y determinará decisiones estratégicas en cuanto a dónde establecer nuestros bastiones y como especializar nuestros planetas. Nos gustaría ver en el futuro algún tipo de mecánica que nos permitiera establecer rutas comerciales con otros imperios aunque no parece que esto vaya a suceder a corto/medio plazo.

MegaCorp

Después de los colosales cambios que hemos relatado los de MegaCorp quedan empequeñecidos, cubriendo aspectos concretos orientados a los jugadores que quieren experimentar opciones extra en sus campañas.

La joya y razón de ser de la expansión son las megacorporaciones, un nuevo tipo de gobierno que puede fundar puestos comerciales en otros imperios otorgando ciertas bonificaciones y sacando provecho de ello. Aquí los desarrolladores vuelven a tomar material prestado de títulos anteriores y aplican el DLC de Crusader Kings II, The Republic. No obstante en Stellaris le añaden un extra que merece la pena explorar. Además de ser capaces de jugar con una civilización de “honrados” comerciantes, tenemos la opción de crear una organización criminal que no necesita permiso de otros imperios para establecer sus enclaves comerciales. Estas organizaciones criminales pueden ser de carácter puramente económico pero también se nos brinda la posibilidad de mezclar los bienes de contrabando con la difusión religiosa, una opción que todo el que vaya a comprar este DLC tiene que probar.

megacorp

Crear sucursales beneficia al imperio promotor y receptor.

Además de la joya de la corona MegaCorp incluye añadidos menores como nuevas ventajas de ascenso (como la que nos hace capaces de construir Ecumenópolis o megaurbes al estilo Coruscant), megaestructuras y comerciantes nómadas, estos últimos añadiendo un toque humorístico al juego ofreciéndonos comprar lootboxes.

Innovación a costa de estabilidad

Este parche ha sido probablemente el más arriesgado que el equipo de Stellaris ha lanzado. Stellaris es simple y llanamente otro juego después de esto, y ni siquiera necesitamos gastar dinero para disfrutar de estas mejoras. La dimensión de los cambios ha sido colosal y por ello creo que la fecha de lanzamiento estuvo precipitada por la intención de acabar el año con un nuevo DLC y empezar a monetizar los costes del desarrollo del parche y la expansión. En este sentido Paradox debería tomar nota y espaciar algo más el ciclo de desarrollo de parches/expansiones en sus juegos.

Los efectos del parche (bugs y bajada del rendimiento) han sido motivo de controversia en la comunidad y hay que conceder a estas quejas parte de razón, el parche 2.2 ha sido una especie de Early Access de Stellaris 2. No obstante, es un precio que a mi juicio vale la pena pagar.

Que la mayor parte de los contenidos hasta ahora hayan sido gratuitos, añadiendo decenas e incluso centenas de horas a un juego que va ya camino de los tres años desde su lanzamiento, es algo que muy pocos juegos ofrecen.

Sabiendo que los siguientes meses van a dedicarse a solucionar los cabos sueltos e incompatibilidades que la implementación de tantos cambios han generado, podemos decir que Le Guin ha sido un gran avance para el juego y MegaCorp un pequeño extra de variedad más.

Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies