Stellaris: Distant Stars – Análisis

¿Preparados para mandar a nuestras naves científicas hasta el infinito y más allá? Distant Stars nos invita a viajar a otra galaxia, descubrir nuevas amenazas y reclamar jugosas recompensas.

Distant Stars es el nuevo DLC de Stellaris centrado en reforzar las mecánicas de exploración del juego, que si bien eran aceptables desde un inicio, en las partidas más avanzadas perdían algo de fuelle. Es un expansión menor por lo que los contenidos que incluye son más limitados que en el caso de Utopia o Apocalypse, todo ello añadido a que ha habido cierta precipitación con el lanzamiento para ajustarlo a los tiempos de la ParadoxCon 2018.

Portal-L

La gran estrella de esta nueva expansión son los Portales-L, unos portales especiales que son capaces de trasladarnos a otra galaxia que oculta interesantes y peligrosos secretos. Atravesar estos portales no será precisamente coser y cantar, sino que para ser capaces de atravesarlos tendremos que recorrer la galaxia en busca de conocimientos sobres estos extraños dispositivos.

La idea aporta todavía más posibilidades al mundo de Stellaris y al menos durante la primera partida jugando con la expansión tienes las sensación de estar compitiendo en una carrera espacial con otros imperios para ser el primero que abre uno de los múltiples portales-l de la galaxia que dan acceso a un sistema apartado de la galaxia.

Como líderes del Cónclave de Telépatas, una sociedad aislacionista pero con interés por conocer los misterios del universo y alcanzar un estado de armonía y balance en la misma, lideramos esta carrera espacial traspasando el portal y llegando al otro lado. Los sabios del Cónclave no daban crédito a las noticias que llegaban a Psioterra desde el otro lado: en vez de encontrar una conexión más profunda con el universo nuestra civilización había desatado la caja de pandora, la Tempestad Gris.

Portal-L evento

Ups, parece que el portal estaba cerrado por alguna razón.

La Tempestad Gris no es otra cosa que una cantidad ingente de nanobots usados por otra civilización para construir un sistema de portales. Pero el asunto acabó muy mal, los nanobots comenzaron a consumir los mundos cercanos y la antigua civilización no tuvo más remedio que encerrarse y aislarse del resto de la galaxia para evitar la propagación de la plaga robótica. Y ahora, nosotros hemos desatado esta plaga de nuevo por la galaxia.

Hay dos cuestiones que no nos terminan de convencer acerca de esta nueva amenaza. En primer lugar, durante nuestra partida, las flotas de la Tempestad Gris eran completamente imparables para cualquier civilización de la galaxia que no fuera un imperio caído. Sería más razonable que la amenaza fuera creciendo en poder con el tiempo y que pudiera consumir otros planetas, ya que las flotas de la tempestad se limitan a vagar por la galaxia destruyendo puestos avanzados pero sin consumir mundos con sus nanobots.

Otro de los aspectos que no nos terminan de convencer con esta serie de eventos es que tiene cierto parecido con la crisis de la Contingencia, sólo que con un nivel de amenaza menor que corresponde con una mid-game crisis. También nos hubiera gustado algo de variedad en cuanto a lo que podemos encontrar desbloqueando el Portal-L, ya que en todas nuestras pruebas nos hemos encontrado con el mismo evento al otro lado del portal, lo que limita la rejugabilidad del DLC.

Nuevas anomalías y sistemas únicos

Como contenido menos ambicioso Distant Stars trata de hacer nuestra exploración de la galaxia más variada cada vez que iniciamos una nueva partida doblando casi la cantidad de anomalías que podemos descubrir y dándoles más continuidad con pequeñas cadenas de eventos.

ameba_amiga

Ahora podemos tener mascotas espaciales.

Los que no tengan la expansión también van a poder disfrutar aunque en menor medida de esto, ya que algunos de los eventos se han reescrito para hacerlos más largos e interesantes para los jugadores.

A diferencia de las mecánicas del Portal-L, al ser pequeños eventos el trabajo de las anomalías sí que da la sensación de estar finalizado y de estar integrado de una mejor manera en el juego.

Además de las anomalías la expansión también incluye algunos sistemas únicos con recursos valiosos (que suelen llevar sus propias cadenas de eventos) y tres nuevos leviatans, que contribuyen a hacer de nuestra galaxia un lugar más peligroso y emocionante.

ameba_amiga_02

¡Y hasta podemos ponerle nombre!

Contenidos gratuitos (parche 2.1 Niven)

Como siempre ocurre con cada nuevo DLC, Stellaris cuenta con añadidos que todos los jugadores que tengan el juego base podrán disfrutar. De nuevo, y a pesar que la cantidad de cambios es obviamente menor que con el inmenso parche 2.0, los desarrolladores han implementado mejoras que siguen elevando la calidad de Stellaris.

Lo que más nos ha gustado ha sido la niebla de guerra que no nos permite ver desde el principio a donde llevan todas las hipervias, lo cual encaja con el halo de exploración con el que se ha dotado al DLC. Esto, junto a la generación de la galaxia con más puntos de interés estratégico y la reducción de los recursos estratégicos, contribuye a que nuestras partidas sean más emocionantes.

Dentro de los toques que hacen la galaxia más diversa también es necesario destacar que ahora tenemos sistemas con diversas estrellas y nuevas clases de estrella, que hacen un poco más diferentes cada uno de los sistemas presentes en la galaxia.

Conclusiones

Distant Stars es un DLC que contribuye a añadir un poco más de variedad a Stellaris con sus contenidos. Sin embargo las prisas por tenerlo listo para la ParadoxCon han jugado la compañía sueca una mala pasada, especialmente con las mecánicas de los Portales-L, que adolecen de una falta de personalidad. Especialmente después de haber completado la cadena de eventos una primera vez, los Portales-L pierden su empuje ya que no disfrutamos de diferentes opciones que nos permitan experimentar la exploración de los portales desde otros ángulos.

El parche, como siempre, impecable, y hay que destacar que el trabajo realizado en contenidos gratuitos en Stellaris merece una mención aparte y es un ejemplo del que otras compañías de videojuegos deberían aprender.

simbiosis_neuronal_01

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.