HoI II Iron Cross: La expansión más completa de la saga

Esta expansión añade 4000 nuevas provincias, más de 6000 nuevos eventos, un árbol tecnológico más complejo, una IA mejorada con respecto al vanilla y gran multitud de elementos que nos hacen experimentar la Segunda Guerra Mundial con un mayor grado de realismo.

El equipo español de IRSHAPPA ha desarrollado una labor colosal para traernos prácticamente un juego nuevo dentro de la ambientación de los Hearts of Iron. Tomando como base el mod34, su creador, Quintelosky, junto con otros fans de la saga, siguen trabajando y mejorando Iron Cross desde su lanzamiento en 2010. Recientemente, a principios del año 2015 se lanzó un nuevo parche (1.04 alpha) que añade mejoras con respecto a la producción de barcos y los depósitos de suministros. Además, el título es compatible con todas las demás expansiones, aunque es recomendable jugarla solo con las desarrolladas por Paradox (Doomsday y Armageddon) para poder utilizar todo el sistema de HQ (cuarteles generales) que aporta una nueva dimensión estratégica y más realismo.

La multitud de nuevas provincias da mayor posibilidad de realizar maniobras al jugador

Puesto que ya hay realizado un análisis sobre el Hearts of Iron II nos centraremos en los aspectos centrales que aporta Iron Cross a la saga. Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de eventos históricos que nos permitirán explorar caminos diferentes a los que se desarrollaron durante este periodo. Estos eventos se dan con más abundancia en países grandes, pero también hay para países medianos o pequeños. Entre estos eventos podemos destacar los de unidades de élite, la política de ocupación alemana y japonesa, el Z Plan, mayor profundidad en el desarrollo de los planes quinquenales o planes de industrialización para países más pequeños.

La mayor profundidad histórica implica que haya nuevos países que en el HoI II no aparecían, tales como el Imperio Indio, Egipto o algunas facciones chinas. También podremos liberar muchas más naciones que las que vienen con el juego original.
Otro añadido importante es el nuevo escenario de campaña, en 1933. Empezar en estas fechas nos permite vivir el ascenso de Hitler al poder y prepararnos para la guerra con más tiempo.

El árbol tecnológico es completamente nuevo y más complejo

El árbol tecnológico es completamente distinto al de HoI II y el más complejo de todas las expansiones. Tiene más tecnologías y como novedad importante se eliminan los penalizadores por época histórica (si no investigábamos una tecnología en su año histórico teníamos un penalizador) permitiéndonos especializarnos en una rama en detrimento de otras. Para controlar el desarrollo de las investigaciones hay ciertas tecnologías cuyo desarrollo reducirá nuestra velocidad de investigación y otras que la aumentarán. La mayoría que ralentizan la velocidad son las industriales o de recursos.
Pero donde realmente revoluciona Iron Cross es en todo lo referente al combate, que se vuelve mucho más realista y preciso. En primer lugar el sistema de los HQ, que tiene cierto parecido con el de HoI III, representa los puestos de mando y la jerarquía militar. Habrá diferentes tipos de cuarteles generales, los de capital, los de región y los de área, y todos ellos combinados mejorarán de forma decisiva la eficacia de nuestras tropas, que bien organizadas y en inferioridad numérica podrán derrotar a un enemigo más numeroso pero que no cuente con una correcta organización militar. Además los HQ ganan en Iron Cross la posibilidad de crear depósitos de suministros, algo muy útil para que nuestras tropas no queden desabastecidas.

Cercar la capital ya no es garantía de dejar al enemigo sin suministros

En cuanto a los depósitos de suministros hay muchos cambios que son claves en la experiencia de juego. En primer lugar, cambios cuando tenemos sitiada nuestra capital. En HoI II era relativamente fácil acabar con un enemigo si sitiábamos su capital, ya que así dejábamos desabastecidas al resto de unidades. Con esta expansión si la capital tiene un depósito de más de 1000 de suministros y petróleo, al ser cercada se creará otro fuera del cerco.

Los depósitos de suministros en zonas con puerto también cambian de manera significativa. En esta expansión no se pueden acumular sin fin, sino que estarán limitados por el tamaño del puerto. Otra novedad importante es que podremos abastecer territorios aliados evitando depender de sus líneas de suministro.

Con seis barcos o más podremos bloquear puertos

Los cambios en los depósitos con puerto van de la mano con los cambios en las misiones de las flotas. Entre los cambios más importantes se encuentra la posibilidad de bloquear puertos y así dejar sin suministros a las tropas enemigas. Esto va añadido a la penalización mayor por los asaltos anfibios, que hacen más realistas los asaltos en el pacífico y la misión de bloqueo de puerto una operación imprescindible.

Los penalizadores en las flotas también han sido cambiados para evitar batallas con muchos buques, algo que se dio de manera escasa durante la Segunda Guerra Mundial. Por eso cuando agrupemos a más de 6 navíos, empezaremos a acumular penalizadores de batalla.

El último de los cambios fundamentales en el aspecto naval tiene que ver con la producción. Si la capacidad industrial de un país nos permite producir una determinada cantidad de barcos, con Iron Cross se añade un límite de producción en astilleros, que representa que no se puede producir barcos en cualquier fábrica y que dicha producción está limitada por el tamaño y número de astilleros que tengas.

En definitiva, Iron Cross es prácticamente un juego nuevo que en el terreno militar ha sido mejorado infinitamente. La inmensa cantidad de provincias y de nuevos eventos nos ofrecen una experiencia mucho más gratificante y una cantidad incontable de horas de juego. La existencia de una comunidad que persiste a pesar de los años del título es también otro aliciente, ya que las partidas multijugador son uno de los grandes reclamos de Hearts of Iron, que además en Iron Cross elevan su nivel de diversión exponencialmente. El único punto negativo que se puede esgrimir es externo a los desarrolladores del proyecto. Al no estar integrada esta expansión dentro de Steam, por decisión de Paradox, pierde un público mayor y queda excluida de las habituales ofertas en esta plataforma. No obstante es una dificultad que no debe hacer más pequeña a esta auténtica obra maestra.

Podemos adquirir Iron Cross en Gamersgate por 10€

Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies