Gnomoria. Construye y defiende tu fortaleza gnoma

Hoy vamos a dedicarle un espacio a un juego indie basado en el Dwarf Fortress. Cuando nos ponemos a los mandos de nuestro equipo e iniciamos Gnomoria por primera vez tenemos que tener una idea presente: es un juego que requiere muchas horas de juego y paciencia. En el momento de escribir este artículo ya le ha dedicado 68 horas de juego y aún quedan cosas por aprender, por no hablar del nuevo contenido que se añade en los parches como los “simpáticos” zapadores goblin de la última actualización y que se colarán en tu base cavando.

Cada partida genera un mundo diferente de forma aleatoria, emplazando los minerales, árboles montañas y llanuras en lugares diferentes. Empezaremos con un grupo de gnomos recién asentados en el terreno, con unas cuantas herramientas y armas para defendernos, víveres y un par de Yaks (que vienen a cumplir la función de una vaca). Tendremos que construir nuestro reino (al que podremos poner nombre) desde cero.

Un aspecto importante es que no podremos ordenar directamente a nuestros gnomos, sino que les daremos tareas por orden de prioridad y estos las realizaran si les es posible. Si, por ejemplo, hemos asignado una zona de tala de árboles y uno de nuestros gnomos se ve superado por el sueño, primero dormirá y luego realizará esa tarea. Por muchas tareas que ordenemos a nuestros gnomos, no quiere decir que estos avancen más rápido, es más, probablemente haya un colapso en nuestra producción.

Para esto podremos agrupar a los gnomos en clases, delimitando sus competencias y sus prioridades de tareas. De inicio nos vendrán clases predeterminadas que abarcan tareas generales. Pero a medida que queramos ir especializando a los gnomos para aumentar la producción del reino, tendremos que ir creando clases nuevas. Es un aspecto bastante importante, y requiere dedicarle tiempo y pensarlo bien ya que si no organizamos bien esas clases y tareas para nuestros gnomos podemos acabar desorganizando la producción. Si no se reflexiona antes se pueden dejar flancos sueltos por especializar demasiado a los gnomos o por el contrario sobresaturarlos de tareas y que muchas de ellas se queden sin hacer.

Cuando hablamos de construir la base desde cero, nos referimos a cada tablón, a cada piedra, a cada barril y caja con víveres, a cada herramienta. Para ello tendremos que construir una serie de talleres, comenzando por el más básico, que es un tronco y un bloque de piedra en el que podremos empezar a construir tablones e instrumentos de piedra como cinceles que van a ser una pieza clave para las mesas de trabajo. A partir de esta mesa podremos construir una carpintería y un aserradero que nos permitirán trabajar de forma más eficaz la madera, así como mesas de trabajo de piedra.

Las mesas de trabajo se clasifican en aquellas dedicadas a la madera, las dedicadas a la piedra, a ropa, a comida y bebida, a gemas, a metal (con las que podremos armar a nuestros gnomos y construir herramientas), mecanismos (que nos permitirán desarrollar tecnologías y construir piezas para nuestros descubrimientos), militar (que se limita a una zona de entrenamiento para nuestros gnomos) y por último misceláneo donde tendremos la mesa de trabajo de hueso en la que podremos hacer una aguja que será clave para tejer vendas y que nuestros gnomos no se desangren después de las batallas. En esta última pestaña también podremos hacer un puesto para que puedan venir mercaderes de otros reinos y otras mesas de trabajo como la del peletero y el prospector.

El tiempo se mide en días y estaciones y es muy importante de cara a nuestra estrategia. Cada estación tiene siete días. Al quinto día en todas las estaciones vendrán los comerciantes con los que podremos hacer trueque (en Gnomoria no hay moneda, al menos por el momento). Otro día clave es el primero de cada semana, en el que según los puntos que tenga nuestro reino, vendrán más o menos gnomos. Por el momento, los Gnomos no se reproducen (la leyenda de que no existen las mujeres enanas parece que se aplica también a los gnomos, que deben nacer de agujeros), así que la inmigración es la única forma de fortalecer nuestro reino gnomo.

Con respecto a las estaciones, lo más relevante e importante es que en invierno no hay cosecha, ni llegan los comerciantes, por lo que debemos producir los víveres suficientes para el invierno o será nuestro fin.

El valor del reino es otro de los puntos clave que tenemos que tener presente en Gnomoria. El valor se mide por las riquezas que produce, y una parte importante de ese valor depende de cómo decoremos nuestro Gran Salón donde se reúnen y comen nuestros gnomos. A mayor valor del reino, más gnomos querrán venir, pero ello tiene una contrapartida, más jugoso será el botín para gnomos, ogros y toda clase de monstruos, y por lo tanto mayor será la fuerza de los ataques.

Al crear nuestro mundo podemos fijar también la fuerza de los enemigos. Podemos elegir si queremos que esta se incremente con el paso del tiempo para añadir más dificultad. También podemos configurar la fuerza con la que empiezan los ataques. Esto permite adaptar a nuestras capacidades y gustos la partida.

En definitiva, para todos aquellos amantes de los juegos de estrategia y de gestión, que buscan un reto y un juego al que dedicarle muchas horas, este es su juego. No destaca en el apartado gráfico, aunque tampoco le hace falta, y en el sonoro la música se hace repetitiva. Aun así, es capaz de mantenerte pegado a la pantalla y eso hace que merezca la pena desentrañar los entresijos del título. Un título al que aún le queda contenido, ya que a fecha de este artículo todavía está en la versión 0.9.8, y esperemos que se siga añadiendo contenido una vez se llegue a la versión 1.0.

El juego se puede adquirir en Steam por 5,99€. Probablemente para las rebajas de verano vuelva a estar de oferta, por lo que si esperáis es probable que lo podáis adquirir a 2€.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.