Doorways: Holy Mountains Of Flesh – Primeras Impresiones

La tercera entrega de la saga Doorways es la más inspirada y sofocante de todas. Para sobrevivir a esta pesadilla polvorienta, no solo tendremos que correr por nuestra vida, sino que además debemos resolver antiguos enigmas que encierran un secreto mortal.

El broche de oro

Doorways nació como una saga en el año 2013, con el estreno de la primer entrega Prelude, a la que le siguió The Underworld un año más tarde. Saibot Studios, la desarrolladora argentina que parió a esta criatura diabólica, encontró en Holy Mountains of Flesh (en adelante HOMF) el cierre perfecto para una trilogía que marcó un antes y un después en el desarrollo de juegos argentinos. De hecho, podemos decir con certeza que es el juego de terror más importante que surgió del país desde el recordado Scratches(2006).
No vamos a analizar este juego con la óptica de un juego indie que se realizó con mucho esfuerzo por un grupo reducido de personas. Aunque todo esto sea cierto, el logro visual, estético y de mecánicas hacen que no sean necesarias justificaciones “salvadoras” que rescaten a este juego del desastre. Nada más lejos de la realidad. HOMF es un título maduro, con la experiencia de sus antecesores en la espalda y que merece el mismo respeto que cualquier buen juego de terror o survival horror creado por grandes desarrolladoras y presupuestos millonarios.

 

Secreto (oscuro) en la montaña

En HOMF seremos nuevamente el agente Thomas Foster, protagonista de toda la saga. En esta ocasión, tendremos que capturar a una familia entera de criminales, liderada por Juan Torres “El Asador”. Esta familia es la más acaudalada y reconocida del pueblo, pero también el centro de numerosos rumores acerca de desapariciones. La acción transcurre en el pueblo El Chacal ubicado en las escarpadas y áridas tierras de Salta, Argentina. El juego se desarrolla lo largo de tres actos: La Escuela, La Mansión y El Templo, que están interconectados por un mapa de transición que parece ser la visión andina del infierno, una representación del pueblo deformada y tenebrosa.

El apartado gráfico funciona bien y generalmente tiene una atmósfera opresiva de pesadilla. Tanto la ambientación como los efectos sonoros son de lo mejor, y sentiremos ocasionales miedos y angustia a medida que progresa nuestro recorrido por pasillos y aulas oscuras. El motor utilizado es Unity 5, lo cual explica la calidad del modelado 3D y el realismo de las texturas, mucho más logradas que en entregas anteriores. Por supuesto que esta carga gráfica trae consigo algunos tirones de frames que no llegan a ser insostenibles, pero que están allí. En cuanto a las mecánicas, nos encontraremos con un juego de terror pero con una carga muy densa de aventura y puzzles. Quizás esto desoriente a los más fanáticos de los survival horror, ya que no sólo tendremos que escapar y correr del mal, sino que en el camino tendremos que resolver varios (y complejos) puzzles para progresar. Depende quién lo mire, esta decisión puede ser un gran acierto o una crítica, ya que la dificultad del juego por momentos es bastante elevada, sobre todo en el sentido que nunca se nos dice lo que hay que hacer.  Quizás la norma indica que los juegos de terror no presentan una estructura tan compleja, por lo que es comprensible si varios fanáticos del género sienten que HOMF es frustrante y aburrido. Mirándolo desde una óptica más general y desestructurada, invita a pasar unas cuantas horas revelando oscuros secretos ancestrales.

 

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.