[Crusader Kings II] AAR. La dinastía Assabi (Capítulo X)

Los guardianes.

Memorias de Abdel Alim, Capitán de la Guardia Assabi.

Nos esperan largos años

No sé qué tiene el nombre de Sisay, pero parece envuelto en algún tipo de oscuro maleficio. El hijo del Viejo sufrió un fatal destino que le impidió una herencia feliz. Así el Viejo cazador tuvo la desgracia de enterrar a su propio vástago en vida, algo que me estremece sólo de pensar en la posibilidad de que me sucediera a mí. Su nieto sí llegó a heredar, un hombre impulsivo que podría haber hecho grandes cosas. Pero en el gran libro de la historia su destino era figurar de forma brevísima. Otro Sisay ocupa el trono en este día en el que los guardianes saboreamos el amargor de una tensa regencia. Nos esperan trece largos años hasta que el crío cumpla la mayoría de edad. Espero que al tercer intento la maldición se rompa y podamos brindar por un reinado largo y próspero.

Puño de hierro

Aunque ya no tenemos con nosotros al desafortunado Sisay su valor y capacidades militares en el escaso tiempo en el que pudimos combatir junto a él ha dejado su impronta entre el resto de hombres de la guardia, que se apuran para que la guerra sea lo más breve posible. Los abisinios por su parte, tratan de evitar que nuestro iracundo puño de hierro se desplome sobre sus cabezas.

Paz

Cuatro años de absoluta paz, que yo recuerde hacía bastante que no disfrutaba de un permiso tan largo, con la suerte de que he podido ver a mi hijo Mohamed crecer y pasar su niñez sin tener que viajar lejos. He de decir que cuando comenzó la regencia me temía lo peor. Familias mejor asentadas han caído y batallado por la sucesión, o al menos eso se cuenta. Aquí, a pesar de que hemos pasado por la regencia del sagaz (y leal) Manushir y ahora la de la Reina Madre Ciçek, no hemos visto ningún alzamiento de tíos, sobrinos o cualquier otro aventurero en busca de un más que apetecible reino. Parece que al fin un Sisay parece tocado por la fortuna aún sin gobernar.

Campesinos. Año 377¹

Aunque la nobleza pasta mansamente el heno con el que los alimenta la Reina Madre, no ha ocurrido lo mismo con los campesinos de Trinkitat. Los años de completa paz han llegado a su fin.

Cuando presentamos batalla a los rebeldes quedé sorprendido. Sin recursos, sin respetables líderes de las mejores casas y sin poderosas dinastías, habían armado la mitad de soldados de los que nosotros llevábamos. Digo soldados porque en la batalla, a pesar de estar en inferioridad numérica, pelearon como tales. Sin apenas instrucción combatieron con un coraje inusitado. Cuando los nobles que dirigían nuestros ejércitos estaban acordando las condiciones de su rendición pude enterarme de algunas de las razones de aquel levantamiento. Los elevados impuestos y la última mala cosecha habían llevado a la situación límite a los habitantes, que sin nada que llevarse a la boca y ante el desprecio de sus señores, habían decidido tomar por la fuerza los alimentos que se guardaban en el granero del castillo. Según he escuchado por algunos de mis hombres, son comunes los banquetes mientras los campesinos se mueren de hambre.

A veces uno se cuestiona si está en el bando correcto, pero, por fortuna para mí y para mi familia, estoy en el vencedor. Esos campesinos fueron unos ilusos si creían que podían vencer a sus señores, y, aún en el caso de que se liberaran de sus grilletes, no había garantía de nada y la posibilidad de caer engrilletados en otras manos hubiera estado presente. Mejor engrilletados por la casa de Assab que por otras. Creo que iré a beber con mis hombres. Lo que he presenciado hoy, y los castigos que recibirán, es mejor olvidarlos. Ya tengo suficientes fantasmas a mis espaldas.

Asedio a la capital. Año 382²

Marchamos hacia Gondar. El audaz Sisay II ha cumplido la mayoría de edad, y sin apenas acomodarse en el trono ha decidido acabar con los últimos coletazos del poder abisinio.

1-Año 988 d.c
2-Año 993 d.c

reina madre

resultado cruzadas

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.