Boid – Análisis

Una misión desesperada en el espacio. Una guerra sin tregua entre organismos con la habilidad de transformarse en distintas amenazas. El desafio de enfrentarte con jugadores de todo el mundo y desmenuzar sus estrategias. En medio de todo, tus decisiones que harán de Boid un excelente juego o la peor de tus pesadillas.

 

¿De qué trata?

Boid es un juego de estrategia en tiempo real de temática espacial desarrollado por Mokus y distribuido por Tiny Build. Es un RTS de acción y ritmo frenético, que obliga a desarrollar un plan eficaz muy rápidamente. Como novedad dentro del género, no contamos con estructuras, mejoras, investigación ni unidades mecánicas. Simplemente nos vamos a valer de organismos que pueden modificar su genética y cambiar de acuerdo al lugar del mapa donde se encuentren. Las modalidades de juego son PVP 1 vs 1 de manera aleatoria o rankeada, con la chance incluso de competir en ligas. También existe una campaña single player, pero es paga y se asocia al juego como un DLC. No hay mucha grandilocuencia en el menú de inicio o las opciones a configurar. Es notorio que todo el juego está diseñado para ser una experiencia casi Plug & Play, focalizada en no perder un minuto de más que no sea batallando.

¿Qué hay que hacer?

Boid_1

Un verdadero ejército de organismos alienígenas

El gameplay es sencillo pero desafiante a la vez. Intentaremos dar una breve idea de por qué. La estrategia básica es controlar “nidos” de unidades simples, también llamadas neutrales, que son nuestra principal fuerza y recurso. Estos nidos generarán organismos neutrales continuamente, y solo se detendrán cuando el oponente las ocupe. Nuestra tarea será controlar estas unidades y llevarlas a distintas bases que las convertirán en organismos con ataques específicos. Por supuesto que las unidades en las bases no se generan automáticamente, y tendrán la cantidad que nosotros le asignemos a cada una.

Lo más difícil de este título (y aquí es donde entra en juego la estrategia) es decidir qué cantidad de unidades dispondremos en cada base, teniendo en cuenta que una mala decisión puede borrar todas nuestros “soldados” de un plumazo. Metiéndonos un poco más en las mecánicas del juego, existe la oportunidad de mezclar distintos tipos de organismos en la misma base. Esto quiere decir que no necesariamente tienen que mutar en la clase que hay en ese lugar. Esta simple decisión cambia de manera drástica la estrategia e incluso las chances de ganar las partidas, por el simple hecho de que (quizás adrede) no se explica en ningún momento. Los distintos tipos de organismos son:

  • Venom: Unidades de ataque de rango con la posibilidad de envenenar a muchos enemigos a la vez. Como contra, cabe señalar que una vez que lanzan el veneno son totalmente vulnerables a los ataques y no pueden defenderse, lo cual generalmente les provoca la muerte. De todas formas, todas las unidades que fueron afectadas por el veneno indefectiblemente mueren (salvo que sean curadas por la unidad Medic).
  • Scout: Son unidades ultra veloces, ideales para destruir organismos de ataque de rango, ya que son lo suficientemente rápidos como para atacar entre disparos. La gran contra que tienen es que son muy débiles, y mueren de un par de golpes. Para atacar enemigos que no sean de rango, hay que criar una gran cantidad de Scouts, de otra manera serán eliminados con facilidad.
  • Leech: Se ven como pequeñas arañas. La habilidad particular de esta unidad es ralentizar a los enemigos y poco a poco absorberles la vida. Hay que resaltar que tardan mucho más que los Venom en matar a los enemigos, por lo que no son una opción muy fiable de ataque. Sí son muy útiles estratégicamente, sobre todo para enfrentar y retrasar grandes hordas enemigas.
  • Kamikaze: Unidades bomba, con un poder devastador de daño. Sumamente útiles para acabar con bases enemigas con tan sólo tres unidades. La principal contra es que también mueren con el ataque y su explosión desencadena la de las unidades aliadas. Esto quiere decir que sólo basta con que una unidad enemiga entre a nuestra base Kamikaze para hacer explotar todas nuestras unidades. Es el organismo más difícil de utilizar.
  • Crab: Pequeños cangrejos extra resistentes, perfectos para ataques cuerpo a cuerpo. Después de los Kamikaze, es la unidad con mayor poder de daño del juego.  Su contra (y es una gran contra) es que son extremadamente lentos, lo cual los hace muy vulnerables a los ataques de rango. Los Crab son ideales para defender bases.
  • Gun: Otro organismo de ataque de rango. Los Gun son las unidades más equilibradas de Boid, ya que son útiles para atacar y defender. Le dan pelea a todas las unidades excepto a los Scout, que se los devoran con facilidad. Si el adversario no está criando Scouts, los Gun son una excelente idea para ganar la partida.
  • Medic: Esta unidad es la más interesante del juego. Básicamente son organismos que curan unidades aliadas. Su particularidad es que no tienen ataque, ni siquiera uno débil. Saber utilizar esta clase define la suerte de una partida, sin duda. Los Medic son un arma poderosísima juntándolos con las unidades de gran ataque pero poca vida, como los Venom o los Scout. Un gran número de Medics en un mob nos asegura un ataque permanente casi sin recibir bajas.
Boid_2

Boid cuenta con una división y ranking de jugadores accesible

Saber administrar y balancear grupos de ataque con las diferentes clases de unidades debería bastar para ganar la partida. Sin embargo, el juego ofrece tres opciones más para beneficiar o perjudicar a los contendientes. Hay tres tipos de bases que no producen unidades, sino que generan ataques muy poderosos (con un importante cool down) y controlarlas nos permitirá congelar a un grupo de enemigos, teletransportarlos o regresarlos a unidades neutrales. Siguiendo con los power-up, existe la posibilidad de controlar torretas o una unidad especial muy poderosa, que no puede criarse y existe una por partida. Para dejarlo en claro por si no se entendió, no podemos elegir las clases ni los ataques especiales que aparecerán en la partida. Hay que decidir la estrategia sobre la marcha y arreglarse con los recursos que se nos brindan aleatoriamente.

¿Es para recomendar?

Boid es un juego original y entretenido. No cumple con los requisitos para ser considerado “adictivo” ya que no es apto para jugadores casuales, porque es imperante desarrollar una mínima estrategia para sobrevivir. Casi no interviene el azar en la definición de las partidas. Paradójicamente, los jugadores hardcore de RTS pueden ver a Boid como un juego demasiado simplista. Rompe un poco con las estructuras clásicas del género, lo cual siempre genera polémica entre los puristas. Sin duda, teniendo en cuenta que es un juego gratuito, no hay ninguna razón para no darle una chance en nuestra juegoteca. Superado el primer obstáculo que es entender cómo funciona, Boid puede brindar muchas horas de diversión competitiva.

Key para Boid disponible en Steam de manera gratuita.

 

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.