¿Qué hace a Banner Saga un gran juego? Analizamos la trilogía

banner_saga_banner

Aunque la tercera entrega de la trilogía salió al mercado hace ya tiempo siempre es bueno de vez en cuando volver atrás y reflexionar qué es lo que hace que ciertos juegos una profunda huella en los jugadores.

Hasta hace poco no había tenido la ocasión de probar esta saga que tan buenas críticas ha recibido y he de decir que tras unos días maratonianos está hecho, lo he terminado. No me arrepiento para nada de haberle dado una oportunidad aunque haya sido unos meses después del lanzamiento de su última entrega.

Banner Saga ha conseguido encandilarme sin ser un título especialmente innovador en cuanto a mecánicas de juego. El juego combina batallas tácticas con una aventura gráfica de texto sin añadir grandes novedades al género.

Las batallas tácticas son un elemento para añadir un cierto reto estratégico y un sistema de subida de niveles que nos permite aferrarnos algo más a los personajes, pero desde el primer momento me pareció algo secundario, una sombra borrosa que proyecta una historia colosal.

El corazón de Banner Saga

El momento en el que empecé a sentirme dentro de la historia fue cuando tomamos por primera vez el control de Rook, junto al que iniciaremos una larga travesía liderando a la tribu Skorg en su lucha por la supervivencia. Desde el principio de la travesía nos tenemos que enfrentar a duras decisiones que decidirán en la vida y la muerte de miembros de la caravana.

Esa responsabilidad te sumerge completamente en el personaje que encarnas y crea un vínculo que se mantendrá hasta el final de la historia. A lo largo del juego vamos poniéndonos en la piel de diferentes personajes cuyas vidas acabarán entretejiéndose en los tapices del destino. Estos cambios de protagonistas nos aproximan a un punto de vista similar a los libros de Canción de Hielo y Fuego, pero con el añadido de estar participando activamente en la historia. Si somos capaces de jugar e interpretar con la mentalidad de los héroes a los que encarnamos la experiencia es mucho más gratificante, y nos garantiza en ciertos momentos mejores resultados.

Banner Saga también incluye personajes profundos con sus aspiraciones. Hay que resaltar con un especial énfasis los personajes femeninos, que tienen el mismo peso y se alejan de los tristes estereotipos sociales y de la industria. No necesitan de ninguna historia de amor para brillar, son fuertes y su ropa y equipamiento son coherentes con la posición que desempeñan sus equivalentes masculinos.

Las arterias de Banner Saga

Contribuyendo a esta inmersión hay que destacar el excepcional trabajo artístico que hay detrás de Banner Saga. Banner Saga no necesita de gráficos de última generación y potentes motores gráficos para resultar atractivo a la vista. Y vaya si lo hacen.

Ese estilo de manga/anime engarza a la perfección con la historia y el resto de elementos que contribuyen a crear la ambientación. Los desarrolladores aprovechan este excepcional trabajo en más de una ocasión, reduciendo la velocidad de nuestra caravana para permitirnos apreciar el paisaje, como por ejemplo cuando nos acercamos a las piedras de los antiguos dioses que se desvanecieron sin previo aviso.

banner_saga_serpiente

El apartado artístico es simplemente impecable.

Acompañando al sobrecogedor aspecto gráfico se encuentra una banda sonora que hace que se nos pongan los vellos de punta y que convierten cada decisión en una hazaña heroica.

Una trilogía redonda, o casi

Banner Saga es un perfecto ejemplo que demuestra cómo los videojuegos son una forma de arte capaz de combinar literatura, pintura, música, cine y capaz de acercarse al jugador colocándolo al frente de la historia, tomando las riendas de la misma. El único aspecto que enturbia el perfecto círculo que traza la trilogía es la traducción, que en más de una ocasión arruina la experiencia forzándonos a cambiar la configuración del juego a inglés para lograr comprender algunas partes y tomar decisiones clave como por ejemplo la que determina el final del juego.

Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies