X-COM: Terror from the deep

xcom interfaz

A propósito de la reciente salida al mercado de X-COM 2 para PC, no podíamos dejar de acordarnos de aquel gran capítulo de esta saga de estrategia por turnos: “X-COM Terror from the Deep”. El título lanzado por Microprose en 1995, sin tener una calidad gráfica espectacular para la época, atiende a unos detalles de jugabilidad que incluso hoy en día echamos en falta en alguna de sus secuelas.

Corre el año 2040; Cydonia ha caído, pero en su último aliento emite un rayo que activa los sistemas de reanimación de una base alienígena submarina en la Tierra. Los extraterrestres hibernados cuentan con OVNIs y tecnología muy superior a la nuestra y, una vez más, X-COM es la única organización capaz de deternerlos.

Como todos los de la serie, este juego consta de dos fases: en primer lugar, la gestión de la base (subacuática, en este caso), en la que debemos decidir qué construir, almacenar, comprar y vender, investigar y fabricar; en segundo lugar, pero no menos importante, las intervenciones tácticas de nuestros soldados, gracias a las cuales recuperamos tecnología alienígena, cadáveres para encontrar los puntos débiles de nuestros enemigos a través de autopsias, e incluso prisioneros a los que interrogar.

Las naciones conceden financiación en función del auxilio que se les preste, pero a diferencia de las entregas más recientes, no hay necesidad de elegir entre ayudar a una u otra, sino que podemos atender a todas a la vez en función de los recursos disponibles. Al finalizar cada mes recibimos nuevos ingresos.

xcom base

Una buena gestión de las bases es la clave para el éxito del proyecto XCOM.

En el apartado de gestión, la investigación y la fabricación son piezas fundamentales. Los científicos en los laboratorios nos permiten lograr avances en armas, armaduras, vehículos y tecnología en general. Los técnicos en los talleres nos proveerán de los nuevos artículos investigados, pero además podremos venderlos, lo que nos dará ingresos adicionales.

Con nuestros sistemas de sónar localizamos OVNIs y enviamos submarinos para hundirlos o abordarlos. Lógicamente, la intervención en un submarino hundido es mucho más fácil que en uno aterrizado, ya que su tripulación queda mermada, pero los bienes recuperables también son menos cuantiosos.

Una vez detenido, es hora de enviar a nuestros hombres al asalto del OVNI (o lo que quede de él, si no lo hemos destruido), en un combate submarino en perspectiva isométrica. En este tipo de misiones influye la hora de inicio, puesto que en las nocturnas es más difícil detectar y disparar a los alienígenas. Algunos artículos, como las granadas de fósforo, nos ayudarán a compensar esta desventaja. El entorno es muy destructible, así que hay que tener cuidado de no hacer explotar cadáveres alienígenas o tuberías de petróleo.

Cada soldado tiene sus propias características (velocidad, salud, puntería, fuerza…) que irán aumentando a medida que la experiencia le permita ascender de rango. La barra verde son las unidades de tiempo disponibles en cada turno, que nos permitirán moverlo, agacharlo (lo cual mejora la puntería y la defensa), disparar apuntando, disparos instantáneos, recargar, cambiar de arma, etc. La naranja es la energía, ya que moverse bajo el agua o cargar con algo demasiado pesado (por ejemplo, con un compañero inconsciente) harán que el soldado se canse. La barra roja es la salud, y la morada, la moral. Un soldado aterrorizado tiene un comportamiento impredecible: puede soltar las armas, quedarse paralizado, disparar a los compañeros, y alguna cosa más que no debemos contar si alguien quiere jugar. Los botiquines nos permiten recuperar salud (curar), energía (estimulante) o moral (calmante).

En función del éxito de nuestras intervenciones, lograremos recuperar mejores artículos para vender, investigar y fabricar. Igualmente, los puntos conseguidos mejoran la experiencia de los soldados y cuentan para la evaluación a final de mes.

Xcom combates

El combate, por turnos, se vale de la perspectiva isométrica.

Principalmente nos dedicaremos a interceptar OVNIs, pero a veces son ellos quienes atacan puertos o barcos en alta mar. Se trata de misiones de superficie en las que hay civiles que proteger, y además debemos tener cuidado de no elegir armas que no funcionan fuera del agua, como el lanzatorpedos.

A medida que avancemos en el juego, tendremos acceso a mejores armas, protecciones y vehículos, pero también los alienígenas se percatarán de nuestra capacidad y puede que en algún momento decidan atacar nuestra base, así que deberemos estar preparados para ello, dejando soldados y armas en reserva e instalando torpedos de defensa.

X-COM Terror from the Deep es, sin duda, uno de los mejores juegos de estrategia por turnos de la historia de los videojuegos. Algunos de sus aspectos han encontrado herederos más que dignos, como por ejemplo, la división entre estrategia y combate de la saga Total War. Se echa en falta algún detalle de episodios posteriores, como la limitación del alcance de las armas, pero, sin ánimo de ofender a los chicos de Firaxis, no estaría mal que tomasen nota de algunas cosas de esta maravilla para incorporarlas a futuras secuelas.

Podemos comprar este juego por tan solo 4,99€ en Steam por cortesía de 2KGames. Para la revisión de este juego hemos ejecutado la versión original para MS-DOS bajo el emulador DOSBox versión 0.74.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.