Victory and Glory: Napoleon – Análisis

Victory_and_glory_banner

Victory and Glory: Napoleon es un juego de estrategia por turnos de la mano del grupo Slitherine donde la sencillez y la profundidad se mezclan para dar lugar a un título muy interesante basado en las conquistas de la Francia napoleónica.

Desarrollado por Electric Games y editado por Slitherine, Victory and Glory: Napoleon es el resultado de una apuesta curiosa: la idea de producir un juego de estrategia para dos formatos tan diferentes – y a la vez tan conocidos entre ellos – como son el digital y el sobremesa. En lugar de crear una versión del título para un formato y luego una adaptación, han optado por convertir en realidad un proyecto que sea jugable de ambas formas y, lo que es más importante, lo han logrado.

Gran estrategia en un gran tablero

Las circunstancias de la creación del juego, si bien han resultado funcionar adecuadamente, no han evitado que la apariencia general del título parezca la de jugar a un juego de mesa en el ordenador. No es nada malo, especialmente si te gustan los juegos de mesa, pero es un hecho notable que nos acompañará durante toda la partida. Como es normal teniendo en cuenta el período en el que se desarrolla la acción de este videojuego, el mapa sobre el que vamos a jugar nos muestra la Europa de principios del siglo XIX y es absolutamente hermoso.  Se divide en diferentes zonas que representan regiones y que nos permitirán ver rápidamente las direcciones que nuestros ejércitos pueden tomar. Las regiones son lo suficientemente amplias como para que los jugadores no confundamos en ningún momento la posición de nuestras tropas, pero a la vez es un tamaño perfecto para las dinámicas que el juego ofrece y, a nivel estético, el diseño del mapa contribuye de gran manera a la ambientación del juego para que
nosotros nos sintamos como auténticos generales comandando nuestros ejércitos a gran escala.

Victory_and_glory_mapa

El mapa es hermoso a la vez que claro y nos ayuda a trasladarnos al siglo XIX

Las mecánicas de juego

Victory and Glory: Napoleon no teme mostrar que es gemelo de una producción para jugar sobre mesas. Más allá de la apariencia de tablero que ofrece el mapa, descubrimos con sólo asistir al tutorial que la mayoría de mecánicas con las que nos las veremos pueden ser perfecta y fácilmente replicadas en un juego de mesa. Este hecho puede alejar a aquellos que busquen una experiencia con una apariencia más dinámica, pero la verdad es que todo lo que el juego ofrece es fácil de comprender y quizás más importante, cada mecánica está pensada para ofrecer decisiones estratégicas, lo que suple la falta de elementos más visuales que no acostumbran a ser estrictamente necesarios en juegos de este género.

En primer lugar, el tutorial del juego cumple con su objetivo principal, aunque de una forma un tanto rudimentaria. Los vídeos explicativos son claros, pero en juegos de este tipo siempre es más eficiente aprender las dinámicas principales jugando en escenarios creados para aprender. Hay muchos elementos a tener en cuenta y, si bien no es difícil comprender el funcionamiento de todas las acciones que toma el narrador de los vídeos (que no sólo explica cómo jugar sino que ofrece consejos para conseguir mejores resultados), cuando tengamos que ejecutar acciones similares jugando nosotros mismos nos surgen dudas inevitablemente. Además, los videotutoriales de Victory and Glory: Napoleon no se encuentran en el propio juego, sino que los encontramos directamente subidos a Youtube. Siempre es mejor cuando los tutoriales favorecen la interacción con el jugador en lugar de dejarlo como mero espectador, especialmente si  son largos como en este caso: hasta 78 minutos de tutorial divididos en 7 vídeos, de los que al menos aconsejamos ver 42 (5 vídeos) para comprender el juego desde el primer momento.

Superador este pequeño bache, solo nos queda disfrutar de la experiencia que brinda el juego. Por suerte Victory and Glory: Napoleon es de esos títulos sencillos de jugar pero con gran profundidad que nos obligará a prestar atención a nuestras decisiones para entender cuales han sido nuestros errores y aciertos en cada situación. Para empezar a jugar seleccionamos una de las seis campañas disponibles. En todas ellas controlamos al ejército francés, pero la posición inicial de nuestras tropas y nuestra situación diplomática es diferente en cada caso. Una vez elegida la campaña y la dificultad, saltamos al mapa y empieza nuestra conquista de Europa.

El juego se divide en turnos y en cada turno podemos realizar una cantidad de acciones determinada al azar. Este sencillo hecho dificulta nuestros planes a largo plazo, ya que quizás en un turno tenemos la posibilidad de mover cuatro ejércitos y en el siguiente solo dos. Eso sí, la cantidad de acciones por ronda siempre es la misma para todas las naciones, de modo que esta mecánica no genera disparidades entre la capacidad del jugador y la de las naciones controladas por la IA. Los ejércitos pueden contener hasta 20 unidades y deben ser liderados por un general si queremos moverlos por el mapa. Pueden moverse una sola región por turno – siempre que no usemos la carta de Marcha forzada – y cuando dos ejércitos enemigos se encuentran en una misma región empieza una batalla. Las flotas funcionan diferente: pueden mover hasta 3 zonas marítimas por turno y no necesitan ningún almirante para ello.

Además de mover nuestras tropas y flotas también podemos jugar cartas y tomar decisiones diplomáticas. Las cartas con las que empezamos la partida son seleccionadas aleatoriamente y simulan todos los elementos de gestión interna del imperio, así como diferentes acontecimientos que ocurrieron durante el período. Para aquellos que hayan jugado a wargames de mesa verán claramente una influencia del género “Card-Driven games” en Victory and Glory: Napoleon, pues hace uso de cartas para traducir eventos históricos en mecánicas de juego. Funciona bien y la mayoría de opciones que cada carta nos ofrece siempre tiene una parte positiva y una negativa, lo que nos obliga a decidir cual es el mejor momento para jugarla o incluso si jugarla vale la pena. Por ejemplo, la carta “Crear el Reino de Bavaria” nos aportará tropas germánicas a nuestras filas, pero reducirá drásticamente nuestra situación diplomática con Austria.

Las batallas

Victory and Glory: Napoleon ha logrado un sistema de batallas por turnos sencillo que no le impide mostrarse como interesante y ciertamente adictivo. Durante el juego nos encontraremos básicamente con dos tipos de batallas: las terrestres y las navales. A la vez, cada uno de estos tipos tiene dos subtipos: escaramuzas y batallas mayores. Cuando dos ejércitos se encuentran en una región se inicia el combate. La selección entre escaramuza y batalla mayor estará relacionada directamente con la cantidad de unidades de cada ejército.

Además de eso, las unidades disponibles son de tres tipos: infantería, caballería y artillería. Cuando nos decidimos combatir no debemos solo fijarnos en el tipo de unidades que tenemos, sino que también debemos tener en cuenta la calidad de estas, que puede diferir según la nación y la experiencia en batallas anteriores.

Escaramuzas

Victory_and_glory_batalla

Debemos posicionar nuestras tropas estratégicamente para obtener la mayor cantidad de bonificaciones posible

Las escaramuzas ocurren cuando dos ejércitos se encuentran y ninguno de los dos tiene una gran cantidad de unidades. En este tipo de batallas solo existe un frente. Cuando luchamos en una escaramuza es primordial saber cómo posicionar nuestras tropas, pues de ello dependerá gran parte de nuestro éxito táctico. Más allá de otras posibles ventajas por terreno o por el tipo de unidad que estemos usando, cada una de nuestras tropas recibe una bonificación por cada unidad adyacente de distinto tipo en el frente. Eso significará que posicionar una unidad de infantería entre una de caballería y una de artilleria le otorga doble bonificación y nos obliga a usar ejércitos equilibrados para tener el máximo de poder posible en cada encuentro. Debemos tener en cuenta este factor cuando decidamos qué unidades enemigas atacar, ya que en algunas situaciones eliminar las unidades de un determinado tipo puede anular las bonificaciones del enemigo o, en otros casos, si acabamos con las unidades que otorgan bonificaciones a una tropa de alta calidad, podemos reducir su efectividad en batalla.

Las batallas mayores

Cuando dos ejércitos con una cantidad considerable de unidades se encuentran en una misma región, se da una batalla mayor. Estas batallas son el auténtico reto del juego y es donde se nos obliga a tomar decisiones estratégicas que van mucho más allá de posicionar nuestras tropas. En las batallas mayores existen 3 flancos: el izquierdo, el central y el derecho. Además las tropas se dividirán en 3 zonas, la zona de nuestro ejército, la zona del ejército enemigo y la zona central, que podrá ser ocupada por cualquiera de los dos ejércitos para tomar la iniciativa en combate. Las artillerías son el único tipo de unidad que puede disparar de una zona a la otra sin pasar por la zona central de la contienda, las demás deben acercarse para atacar. En estas batallas también se reciben bonificaciones por posicionamiento, aunque en lugar de conseguirse gracias a la adyacencia se consiguen simplemente con compartir un flanco. Si una artillería, una infantería y una caballería se encuentran en el mismo flanco, las tres obtendrán dicha bonificación. Debemos decidir en cada momento si nuestra unidad debe cambiar de flanco, avanzar al centro para entrar en combate o atacar a una de las unidades enemigas. Si en algún momento uno de los flancos queda sin tropas la formación es quebrada y se inicia una retirada forzada, lo que da fin a la batalla.

Las batallas navales

Las batallas navales funcionan exactamente como las terrestres. Sin embargo las mencionamos aparte porque son mucho más flojas a nivel táctico que las demás. Solo existe un tipo de unidades navales en el juego y su efectividad depende exclusivamente de la facción que posea los navíos. Obviamente, por razones históricas, las flotas inglesas son superiores y normalmente acostumbran a ganar las batallas si no se posee una gran superioridad numérica. Esto no destruye la jugabilidad del título, pero es una lástima que habiendo logrado un sistema tan interesante para las batallas terrestres no se haya conseguido una dinámica similar con las navales.

Lo que le echamos en falta

A pesar de ser un título robusto, hay ciertos elementos que sí se echan de menos en Victory and Glory: Napoleon. El primero de todos es la posibilidad de controlar otras naciones además de los franceses. A pesar de que el juego tiene varias campañas y por lo tanto puede rejugarse varias veces obteniendo una experiencia diferente en cada intento, sería mucho más entretenido si pudiéramos hacerlo con una nación diferente cada vez. Al menos creemos que debería poderse controlar a los ingleses que acaban siendo la otra gran nación del momento y los principales rivales del juego.

Esta limitación nos lleva al segundo punto: el juego carece de modo multijugador. No es una sorpresa debido a que solo podemos controlar una nación, pero sí es una lástima, especialmente porque en la versión de sobremesa sí será posible – obviamente – jugar con otras personas. Además, las mecánicas de este juego permitirían tanto partidas en línea como locales, lo que creemos que sería un apartado fuerte el juego. Aunque la IA no lo hace nada mal, siempre es mejor un oponente humano.

El tercer y último punto negativo de Victory and Glory: Napoleon es que el juego solo está en inglés, lo que es una barrera importante para aquellos jugadores que no dominen el idioma, ya que hay una gran cantidad de texto en el juego, bien sea para conocer los efectos de las cartas, para profundizar en el manual interno que ofrece o para visualizar los tutoriales.

Por suerte, los dos primeros puntos – así como una mejora en el sistema de batallas navales – parece que se incorporarán en un DLC cuya salida estaría prevista para agosto de este mismo año.

Palabras finales

Victory and Glory: Napoleon es un buen juego de estrategia por turnos que ofrece un sistema entretenido y bastante adictivo que va a gustar a los amantes del género, pero que su estética parecida a la de un juego de mesa puede asustar a otros tantos. Sin lugar a dudas el título merece una oportunidad, pues complace con creces cualquier apetito de estrategia que alguien pueda tener, especialmente si el DLC que se espera soluciona los problemas que tiene el juego en la actualidad a un precio aceptable.

Se puede adquirir Victory and Glory en Steam por 27,99€ (25,99€ hasta el día 4 de julio)

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Guillem Ruiz Vila

Graduado en Humanidades y con un máster en periodismo digital. Soy jugador de videojuegos desde que tengo memoria y amante de sus bandas sonoras. Adoro encontrarme con títulos de gran complejidad y que requieran del uso de estrategia, especialmente si me presentan nuevos mundos o se vinculan de alguna manera con mi otra pasión: la historia de la humanidad.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.