Tyranny – Análisis

Este nuevo RPG de Obsidian y Paradox nos aporta una perspectiva que parte desde el mundo de los villanos en vez de los héroes. Usando el mismo motor gráfico que Pillars of Eternity trata de capturar la esencia de los juegos de rol de la vieja escuela.

No somos un héroe, somos un villano, y no uno cualquiera. No somos uno de los miles de soldados rasos del todopoderoso ejército del señor supremo Kyros, ni siquiera sargentos o capitanes. Somos la voz de Kyros, su alguacil, portadores de implacables castigos capaces de someter a miles y desolar parajes enteros.

Bajo esta premisa Tyranny nos sitúa desde los primeros instantes en una situación de poder y control, permitiéndonos ejercer desde los primeros minutos de juego una influencia notable sobre el desarrollo del mundo.

Encarnando a nuestro fatebinder o forjadestinos (ese es el cargo de nuestro protagonista) podremos desde los primeros pasos del juego elegir los inicios del personaje, y, si hemos seleccionado el modo conquista (lo más recomendable para disfrutar plenamente), elegir entre una serie de opciones disponibles durante la invasión, cuestión que nos permitirá forjar unas determinadas relaciones iniciales con las distintas facciones, incluso abrirnos la posibilidad de reclutar a ciertos personajes para nuestro séquito.

La historia y los personajes

La trama tal vez sea el punto más fuerte de todo Tyranny. Desde las primeras líneas podemos observar que Obsidian ha dedicado mucho tiempo a los diálogos y descripciones, que están impregnadas de un aire literario que hace disfrutar a todos los que aprecien un buen libro de fantasía.

Ya desde los primeros momentos en los que nos ponemos en la piel del fatebinder descubrimos que los dominios del señor supremo y sus ejércitos no son un todo homogéneo, y encontraremos diferentes formas de interpretar la ley de Kyros. Dentro de esas disensiones tendremos que lidiar nosotros e impartir justicia, tratando de salir vivos del atolladero en el que nos vemos metidos, el cual implica relacionarnos con figuras superiores a nosotros, los arcontes, que vienen a ser los lugartenientes y “ministros” del señor supremo.

A lo largo de nuestra aventura nos iremos encontrando con diferentes compañeros, cada uno de ellos con su propia personalidad y aspiraciones, que en ocasiones chocarán con la de otros miembros del grupo. Muchas de las acciones que realicemos tendrán efectos en los compañeros, con los que tendremos una barra de lealtad y otra de miedo que nos dan una visión de en qué estado está nuestra relación con ellos. Uno de los aspectos que también juega a favor de Tyranny es que estos compañeros, dependiendo de nuestras decisiones, no tienen por qué unirse a nuestro grupo, y en más de una ocasión tendremos la ocasión de matarlos si no los consideramos útiles.

Otro aspecto importante de la historia es la coherencia con el planteamiento del juego. Dentro de las decisiones que tendremos disponibles no tendremos las opciones tradicionales de los “buenos”. Incluso aunque tratemos de causar el menor daño posible a los que se resisten al mandato de Kyros, tendremos que mancharnos las manos de sangre y nuestro nombre quedará marcado por ello.

Tyranny - Efecto de nuestras acciones

Nuestras acciones dejaran su marca en el mundo.

Facciones y nuestra huella en el mundo

Más que guiarse por un esquema de alineamiento en Tyranny nuestras decisiones se enfocan más al efecto que producen sobre el mundo y las facciones. Tendremos una pestaña destinada a evaluar nuestra relación con las facciones, que tendrá un apartado de favor y otro de ira. Dependiendo de estas barras tendremos opciones especiales para desbloquear en ciertos momentos, lo que aumenta la percepción de libertad del jugador y nos permite explorar nuevos caminos una vez hayamos completado el juego por primera vez.

Además de las facciones, también tendremos barras de relación con personajes importantes como los arcontes, que serán decisivas a la hora del desarrollo de la historia.
A nivel más pequeño también disfrutaremos de las barras de relación con nuestros personajes (esta vez con los parámetros de lealtad y miedo) e incluso niveles de reputación con armas legendarias que encontremos durante nuestra aventura.

Habilidades y progreso del personaje

Nuestro personaje, como en cualquier RPG, irá progresando y adquiriendo niveles a lo largo de la aventura. Uno de los puntos que ya incluía Pillars of Eternity y que mantiene Tyranny es que podemos hacer progresar a nuestro personaje en las conversaciones y no sólo en los combates, lo cual agradará a todos los que buscan en este título la esencia del rol de mesa. Como consecuencia del progreso del personaje podremos ir especializándolo y mejorando ciertos parámetros: los atributos, las habilidades y los talentos.

Tendremos un total de seis atributos para distribuir nuestros puntos, los cuales determinarán aspectos como la vida, el poder mágico o la recarga de habilidades. En este sentido no hay grandes novedades para aquellos que hayan jugado a juegos de rol. Por otro lado las habilidades nos permitirán especializar a nuestro personaje, que irá mejorando aquellas que use con más frecuencia.

Algunas de estas habilidades como pueden ser subterfugio, atletismo o tradición, nos desbloquearán determinadas opciones en las conversaciones, por lo que las elecciones que tomemos en la creación y durante el progreso de nuestro personaje también afectarán a lo que podamos o no podamos hacer. El sistema de progreso es sencillo y a la vez eficaz, aunque tiene algunos aspectos que no terminan de convencer, como que a la hora de desactivar trampas con subterfugio todos los personajes ganen experiencia en la habilidad en vez del encargado de hacerlo.

Los talentos van a ser una serie de habilidades especiales (normalmente de combate), que iremos adquiriendo en la medida que nuestro personaje suba de nivel. Nuestro protagonista va a tener una gran cantidad de posibilidades de especialización (5 árboles), mientras que nuestros compañeros tendrán sus propios árboles personalizados aunque con una menor cantidad de opciones.

Sistema de combate y magia

El combate se produce en tiempo real, aunque tendremos la opción de pausar en cualquier momento, un recurso muy usado por otros RPG. Se basa mucho en el uso de las habilidades y en saber mantener un grupo equilibrado donde cada uno de los personajes se especialice en una faceta del combate.

En cuanto a la magia, sí que presenta algunas originalidades con un sistema de sellos que nos va permitiendo modificar y aumentar el poder de los hechizos. A lo largo del juego vamos encontrando pergaminos que nos permiten añadir características a los hechizos si contamos con la suficiente habilidad en tradición. Asimismo podremos elegir el nombre de los conjuros, un toque de personalización que es de agradecer.

Tyranny combate

El combate tendrá un elemento táctico donde habrá que combinar habilidades de compañeros.

Apartado artístico y sonoro

El apartado visual merece una mención aparte por su calidad. Al igual que Pillars of Eternity usa la perspectiva isométrica, con escenarios muy cuidados. Uno de los aspectos que más nos ha gustado ha sido el trabajo artístico que se ha realizado con el mapa del mundo, ofreciendo un gran detalle y que supone un espectáculo visual.

El apartado sonoro es sencillamente impecable y casa completamente con el agarre de una historia épica. Si tuviéramos que destacar dos pistas sobre las demás señalaríamos Spires y Pillars in the Sky, que ambientan momentos que no hubieran sido lo mismo con otras canciones.

Conclusiones

Para aquellos que estén buscando una aventura de rol con lo mejor de la vieja escuela, Tyranny es una apuesta segura que no va a decepcionar. Con más de 20 horas invertidas en el título en el momento de escribir el análisis (y a falta aún de conocer el desenlace), podemos decir que Tyranny es un juego capaz de mantenernos pegados a la pantalla durante horas con una historia compleja y adictiva. Como anotación adicional, cuenta con una traducción que a grandes rasgos es muy correcta, lo cual nos va a permitir disfrutar el juego en toda su amplitud aunque no dominemos el inglés.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.