To End All Wars: Comanda los ejércitos de la Gran Guerra

Los desarrolladores de AGEOD ofrecen un título donde organizaremos una guerra en toda su amplitud aportando un gran rigor histórico y un nivel de complejidad que supondrá un reto para los jugadores más experimentados.

La Primera Guerra Mundial fue el primer conflicto a escala global que dio rienda suelta a las tensiones entre las principales potencias e incluyó batallas en todo el mundo, aunque las decisivas se libraron en Europa. Este título nos propone elegir entre las Potencias Centrales, encabezadas por Alemania y Austria-Hungría, y las fuerzas del Entente, divididas entre las occidentales, lideradas por Francia e Inglaterra, y las orientales, por Rusia. Además de la campaña principal, que abarca desde 1914 hasta 1919, existen campañas más cortas y centradas en un determinado frente. Algunas de ellas son la ofensiva alemana sobre Francia o la batalla por el control de Prusia oriental entre Rusia y Alemania. La expansión Breaking The Deadlock añade algunos escenarios que detallaremos más adelante.

To End All Wars es un juego de estrategia por turnos centrado casi exclusivamente en el terreno militar, aunque ello no le quita un ápice de profundidad y complejidad. La guerra se desarrolla fundamentalmente sobre territorio europeo, los dominios otomanos y el norte de Egipto en un detallado mapa interactivo. El resto de territorios en los que tiene lugar la contienda están representados a grandes rasgos en dos esferas del mapa donde se representan las colonias de ultramar y países como EEUU, Japón o China.

filtros

Los filtros son necesarios para clasificar la información que ofrece el mapa

La interfaz puede ser algo abrumadora en un primer momento y nos requerirá algunas horas para acostumbrarnos. No obstante una vez nos hagamos a ella podremos conocer de un vistazo una abundante cantidad de datos relevantes. En la parte superior tendremos varios indicadores muy importantes: moral nacional, que influye en la eficiencia del combate y puede provocar revoluciones y motines si está en niveles bajos, puntos de victoria acumulados, dinero, recursos humanos, suministros, ferrocarriles, puntos de compromiso, que sirven para hacer uso de decisiones estratégicas y activar opciones políticas e históricas, y municiones.

Además de comprender la interfaz es importante saber utilizar los atajos del teclado, especialmente del F1 al F10, donde podremos acceder a la totalidad de nuestras fuerzas, colas de reclutamiento, planes de guerra, opciones políticas, investigación y algunos datos más.

Los filtros del mapa por otra parte serán fundamentales a la hora de seleccionar la información que queremos ver en un mapa de enormes dimensiones y con cientos de detalles que requieren de nuestra atención.

En la guerra habrá varios factores de capital importancia que otorgan un gran realismo a la contienda. En primer lugar las infraestructuras y el movimiento de las tropas. El uso de los ferrocarriles va a ser clave para el desarrollo de la guerra, ya que su control o sabotaje acelerará o retrasará el avance de contingentes decisivos. En segundo la pericia de los mandos que utilicemos y como los organicemos. Tendremos variedad de ellos, donde las bonificaciones y las penalizaciones se mezclan. Elegir correctamente y organizar la jerarquía de los ejércitos para que no superen el límite de puntos de mando será crucial para lograr combatir eficientemente. Un tercer factor muy importante es la experiencia de las tropas a medida que avanza la guerra. Una unidad experimentada rendirá de una manera muy superior a una recién reclutada. Otro factor a tener en cuenta es el nivel de desarrollo de las diferentes regiones del mapa, que influye en el aprovisionamiento y el desgaste de las unidades. También lo hacen las condiciones climatológicas y la estación del año.

batalla

Las batallas ofrecen una cantidad de detalles

Combinar las unidades de forma adecuada será una faceta que también tendremos que dominar. Para ello contaremos con un amplio espectro de regimientos de diferentes nacionalidades, ingenieros, caballería, artillería incluso tanques que verán la luz en los últimos compases de la guerra. Además tendremos distintos tipos de buques y aviones. Estos últimos a medida que avance el conflicto se podrán utilizar como armas y no sólo como exploradores.

En el terreno naval tenemos casillas de mar en las que pueden combatir flotas, así como la posibilidad de bombardear la costa y bloquear puertos. Otra faceta interesante son casillas específicas e importantes por las que se mueve el comercio en el Mar Báltico, Océano Atlántico y Mediterráneo. En estas casillas se pueden colocar transportes para mejorar el comercio y la capacidad de suministro en costa, y también podemos atacar con buques veloces estos transportes. Además de estas casillas existen las de bloqueo tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo. Si colocamos unidades en este lugar dañaremos seriamente el comercio del enemigo con todos los efectos económicos, sociales y morales que conlleva.

Muy ligado a la guerra pero no relacionado directamente con el combate se encuentran las decisiones regionales, opciones políticas y planes históricos. Las opciones políticas requieren una serie de condiciones y suelen costar puntos de compromiso y victoria además de otros valores. Todas ellas tienen una base histórica y encontraremos algunas como ofrecimientos a países para facilitar que se unan a la contienda, contratar a personajes emblemáticos como Mata Hari, permitir con los alemanes que Lenin pase por territorio alemán y llegue a Rusia tras su exilio forzado o mandar asesinar a Rasputin.

Los planes de guerra son especialmente interesantes si empezamos una campaña desde 1914 en el escenario no histórico, ya que se nos abre la posibilidad de elegir opciones alternativas a los sucesos históricos, como por ejemplo en Alemania que se nos presenta el histórico plan Schlieffen y otros tres planes más. Según el plan de guerra se nos fijan unos objetivos determinados y se cambia el posicionamiento de los ejércitos.

decisiones

Para activar las decisiones tendremos que arrastrarlas sobre el mapa

Las decisiones regionales las encontraremos pulsando F12 y tendremos variedad para elegir. Estas tienen efecto en una única provincia como por ejemplo utilizar la artillería de los fuertes para incorporarla al ejército, construir fábricas de munición o bombardear fortificaciones. Asimismo hay otro tipo de decisiones como enviar diplomáticos a países extranjeros, emitir moneda para tener más liquidez o nombrar generales. Para nombrar generales o conseguir liquidez tendremos que acudir a un cuadrado del mapa específico donde se encuentran todas las naciones y arrastrar la decisión hasta la bandera, procedimiento que se realizará de la misma manera con los generales.

Los diplomáticos juegan una labor esencial para atraer países a un bando u otro cambiando su alineamiento de manera favorable. Para enviarlos hay que seleccionar la carta de decisión y arrastrarla hasta el país en el que deseemos influir.
Para representar los enormes avances militares que se dieron durante el desarrollo de la I Guerra Mundial cada facción en la campaña de la gran guerra ira desarrollando tecnologías en distintos campos: químico, naval, de artillería, aviación y tanques. Las diferentes especializaciones tendrán hasta cuatro niveles tecnológicos que irán desbloqueando mejoras. Es destacable que tanto las Potencias Centrales como el Entente Oriental y el Entente Occidental tienen cada uno árboles tecnológicos distintos.

El talón de Aquiles de To End All Wars tal vez sea su rendimiento, especialmente al pasar de turno, momento en el que tardará un rato en procesar todas las órdenes en el campo de batalla. También hay problemas de rendimiento en algunos ordenadores al retirar en zoom para ver el mapa en su totalidad.

En cuanto al multijugador se juega enviando los archivos por correo, un sistema un tanto arcaico que tal vez podría mejorarse automatizando este proceso.

victoria

Al finalizar la partida el bando que tenga más puntos de victoria gana

En definitiva, To End All Wars es un juego duro, complejo y que requiere dedicación. Compensará a los jugadores exigentes que disfrutan con la historia y especialmente la militar. Tiene un nivel de detalle difícil de igualar aunque puede ser frustrante en sus primeros pasos y es recomendable acompañar el ensayo-error con la lectura del manual. No obstante una vez pasadas con éxito las 10 primeras horas de juego suele recompensar gratamente la dedicación del jugador. Como colofón el juego está en castellano aunque no ocurre lo mismo con el manual.

Además, el juego cuenta con una expansión ya citada, Breaking the Deadlock, que añade varios escenarios y en consecuencia multitud de horas más. Son seis: uno que comienza la campaña en el 1916, la guerra con Serbia en 1915, el frente rumano en 1916, la ofensiva de las Potencias Centrales en el norte de Italia en 1917 y la campaña de Palestina que recoge las batallas libradas entre 1917 y 1918.

Podéis adquirir To End All Wars en Steam por 36,99€, mientras que la expansión la podemos adquirir por 19,99€. Los que deseen la versión física o adquirirlo en la tienda de AGEOD para apoyar directamente a los desarrolladores pueden hacerlo aquí.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.