Titan Quest – Viejas Glorias

La reedición de Titan Quest representa un triunfo para una franquicia que vivió injustamente a la sombra de Diablo por ser un juego del mismo estilo. Repasamos las razones por las que este juego es un clásico que vale la pena revisitar.

Historia

titan_2

Escenarios y texturas muy detalladas

La primera edición de Titan Quest vio la luz el 26 de junio de 2006, de la mano de Iron Lore Entertainment y publicado por THQ. Al tratarse de un juego de acción y RPG, muy rápidamente se ganó el mote de “copia de Diablo” como suele suceder con todos los títulos de este género. Fue subestimado de tal forma que las primeras copias tardaron bastante tiempo en venderse, y fue recién en 2007 que el juego comenzó a despegar gracias a las buenas críticas y la recomendación boca a boca. Ese mismo año, aprovechando el envión de ventas, se lanzó la expansión llamada Inmortal Throne, que fue un éxito masivo.
La franquicia quedó guardada en silencio hasta agosto de 2016, cuando Nordic Games compró los derechos intelectuales del juego y lanzó la versión Anniversary, que incluye el juego original, la expansión, y el motor gráfico totalmente remasterizado y actualizado a las necesidades actuales. Según el reporte de Steam, Titan Quest: Anniversary Edition vendió casi dos millones de copias sólo en el mes de su lanzamiento. Teniendo en cuenta el resultado final, las ventas están más que justificadas. Esta versión no se trata del mismo juego con gráficos más bonitos (algo muy de moda últimamente) sino que al entorno en HD se le agregaron parches, fixes, cambios en las mecánicas, mejoras, y sugerencias que la comunidad hizo durante diez años. Los cambios son tantos y tan radicales que es correcto señalar que el juego es otro. La gente de THQ Nordic se tomó muy en serio este relanzamiento y apostó fuerte a la recepción en la comunidad fanática de los ARPG. Afortunadamente, no se equivocaron.

Desterrando mitos: Brian Sullivan y Michael Sheidow, los creadores de Titan Quest, trabajaron en el desarrollo de Age of Empires  y Dungeons & Dragons Online respectivamente, y no tuvieron nada que ver con el equipo de desarrollo de Diablo ni fueron empleados de Blizzard Entertainment. Esta es una historia muy común de los que acusan a Titan Quest de ser una copia. En cambio, la historia es verdadera en el caso de Torchlight, pero eso lo veremos en otra ocasión.

 

¿Qué tiene de bueno?

Por empezar, el entorno gráfico es de otro planeta. El motor es tan bueno (y tan avanzado para cuando fue creado) que incluso se vendió en 2009 para el desarrollo del famoso Grim Dawm, que salió este año. Estabilidad, zoom dinámico, carga instantánea, texturas complejas y a la vez livianas… todas características que hacen a Titan Quest un juego irresistible desde lo visual. Por supuesto que la versión en HD suma muchos puntos y le da una profundidad a las texturas que no tenían, pero hay que recordar que el motor gráfico ya existía desde 2005. El trabajo en la reedición es cuidado y detallista, ya que desde lo gráfico no parece que el juego tiene 10 años.

titan_1

Ciclos de día y noche enriquecen la experiencia

Las mecánicas continúan siendo manejadas casi en su totalidad por el mouse, desde el movimiento del personaje hasta el accionar de habilidades. Se rediseñó el sistema de loot y recolección de oro, para hacerlos más accesibles. El árbol de habilidades y la creación del personaje eran dos características que estaban en el juego original y no se modificaron, ya que eran por lejos lo más innovador del título. A diferencia de otros juegos ARPG, no vamos a elegir nuestro personaje entre distintas clases o razas, sino que simplemente es un hombre o una mujer que puede elegir su perfil de acuerdo al tipo de habilidad que escoja. Profundizando un poco más en las skills, en Titan Quest podemos elegir habilidades de dos árboles distintos, algo muy novedoso en el género y que nos brinda una gran cantidad de opciones y variantes.
El modo historia de un jugador nos presenta un desafío intenso (mucho más que los juegos contemporáneos) con una dificultad que dejará contentos a los fanáticos hardcore de los RPG, pero diseñada con inteligencia para que los novatos progresen -quizás más lento- pero sin llegar a frustrarse y abandonar. La trama de la historia trata sobre mitología griega y ciertos personajes conocidos por los entusiastas del género y jóvenes criados por God of War. La duración del juego ronda en las 50 horas jugando de corrido a lo largo de sus 4 actos. Teniendo en cuenta que la historia completa de Diablo 3 tarda en completarse unas 15 horas siendo generosos, podemos sacar la conclusión de cuánto esfuerzo y visión hay en Titan Quest. Más aún si ponemos en la balanza la cantidad de enemigos y jefes que hay, que difieren según el acto y casi no se repiten. Para poner un ejemplo bien claro, Titan Quest es el Skyrim de los ARPG.

 

Vs. Diablo

No vamos a escapar a la comparación que todos tienen en mente cuando se analiza un ARPG. Señalaremos algunos puntos claves donde Titan Quest pelea palmo a palmo con Diablo 2 y 3. Antes de empezar también conviene aclarar que otros títulos conocidos como Torchlight, Grim Dawn, Victor Vran o Van Helsing no entran en esta “pelea” por quedar varios escalones por debajo en la consideración general.

+ Modo historia: La campaña completa de Titan Quest es mucho más larga que la de Diablo 2 y 3 combinados. Claro que nos referimos a la dificultad normal, la que viene por default cuando comienza el juego.
– Trama: Pasan los años, pasan los juegos, pero la historia de Diablo sigue siendo imbatible. La mitología griega genera empatía, pero no tanta como Cain, Tyrael, Diablo, Baal y su horda de criaturas.
+ Dificultad: Comparando el modo normal de ambos juegos, Titan Quest es muchísimo más desafiante. La dificultad original de Diablo 3 es un insulto a la inteligencia de los jugadores. Por supuesto que todos saben que el verdadero juego comienza en la máxima dificultad, pero esta condición no debería ser una regla.
– Animaciones: Tanto las películas como las animaciones de los personajes, enemigos y skills son la marca registrada de Diablo, y continúan siendo insuperables. El ritmo y la dinámica general del juego (sobre todo el Diablo 3) brinda una experiencia de gameplay superadora.
+ Creación de personajes: El hecho de no elegir entre clases, y la posibilidad de mezclar las habilidades de dos ramas nos da mucha libertad a la hora de armar nuestra build. En Diablo generalmente quedamos “prisioneros” de la rama de skills que elijamos (sobre todo en D2) lo cual a veces requiere reiniciar el personaje.
– Multiplayer: La experiencia multijugador en Diablo es muy superior a todos los juegos similares. Sobre todo el 3, que fue específicamente diseñado para tal fin.
+ Compatibilidad con mods: Titan Quest cuenta con soporte total al workshop y una activa comunidad de mods para mejorar la experiencia de juego.

 

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Saludos
    Tengo un problema acabo de instalar titan quest inmortal throne en windows 10 y me sale el error de “no se puede inicializar el motor grafico” eh consultado muchos foros (todos antiguos) y las soluciones que dan no funcionan.
    Si alguien sabe como poder arrancar el juego se lo agradecería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.