Surviving Mars – Análisis

Ahora que de nuevo vuelve a ponerse sobre la mesa en el panorama científico-tecnológico la posibilidad de colonizar Marte ¿A quién no le gustaría enfrentarse a los retos y peligros del planeta rojo? Surviving Mars nos entrega la responsabilidad de gestionar la primera colonia marciana.

Haemimont Games y Paradox Interactive no podían llegar en mejor momento para reclamar un pedazo de Marte en el mercado de los videojuegos. Aprovechando la cada vez mayor expectación puesta en hipotéticas misiones al planeta rojo, los desarrolladores de Haemimont Games nos proponen un juego de gestión de ciudades en el que tendremos que tener en cuenta todos los peligros de un entorno hostil a la vida humana.

La hipotética colonización de Marte sería imposible sin los importantes avances en el campo de la robótica y eso es algo que Surviving Mars sabe reflejar muy bien desde el inicio de nuestra partida. Los primeros pasos de nuestra colonia no involucran vida humana, sino que dependerán enteramente de un puñado de entrañables héroes mecánicos que se encargarán de construir las infraestructuras necesarias para la llegada de nuestros primeros habitantes marcianos. Esta fase de planificación inicial contribuye a crear una ambientación realista que llena de emoción la llegada de nuestros primeros colonos a Marte.

Preparando nuestra aventura en Marte

Pero nuestra historia comienza mucho antes de la llegada de nuestros amigos de metal al planeta rojo. La preparación de nuestra misión comienza en la Tierra, cuando tenemos que elegir un sponsor para nuestra misión de una variada lista para todos los tipos de jugadores. Tendremos desde la todopoderosa Misión Internacional de Marte, dotada de fondos prácticamente ilimitadas, hasta la humilde aventura marciana patrocinada por Paradox Interactive, donde tendremos que vigilar dónde gastamos cada céntimo si no queremos que acabe en un fracaso. Además, como líderes de la misión espacial, podremos elegir de entre una serie de rasgos que nos caractericen, cada uno de ellos con distintas ventajas que permitirán potenciar ciertos aspectos de nuestra colonia.
El juego ofrece una buena cantidad de opciones iniciales pero lo más apasionante de esto es que Surviving Mars ofrece posibilidades de personalizar ilimitadas. Con un editor de mods que cuenta con sencillos tutoriales es muy fácil crear nuestras propias misiones espaciales y logos personalizados que harán que nos identifiquemos más fácilmente con nuestras colonias.

Al empezar una nueva partida también podremos elegir el tipo de misterio que aparecerá durante el desarrollo de nuestra partida de un total de nueve, lo cual contribuye a que cada una de nuestras aventuras tenga un toque ligeramente diferente una vez más allá de la mitad de nuestra partida.

Para finalizar tendremos que seleccionar un sector de Marte en el que aterrizar y aquí los seguidores de los avances científicos reales en cuanto al mapeo del planeta rojo se van a regocijar: Tenemos ubicaciones reales en las que podremos establecer nuestra colonia.

Dependiendo de estas ubicaciones habrá mayor o menor cantidad de recursos, así como peligros meteorológicos que amenazarán nuestra colonia, por lo que la dificultad aumentará o disminuirá según la región que escojamos.

El polvo como enemigo

El polvo será uno de nuestros mayores quebraderos de cabeza en Surviving Mars

Poniendo un pie en Marte

Una vez lleguemos a Marte es el turno de que nuestros drones preparen el terreno para la llegada de los nuevos colonos, que necesitarán una cúpula con suficiente electricidad, oxígeno y agua. Si bien hemos dicho que el proceso de traer a nuestros colonos es muy gratificante, ya que tenemos que crear las condiciones para que la vida se desarrolle en el planeta, a los colonos les hace falta vida y color.

Para nuestra colonia son poco más que números para tapar vacantes en nuestras fábricas y diversos edificios. Aunque nuestros pioneros de Marte tienen rasgos y adiciones que pueden desarrollarse, así como diversas especializaciones, nos queda la sensación de que están un poco vacíos, sin historia ni jugo. Nos hubiera gustado ver a esos colonos al mando de las operaciones de exploración o realizando pruebas científicas sobre la superficie de Marte, dando lugar a eventos que afecten a nuestra colonia. Incluir niveles de experiencia, o cierta oportunidad de que creen objetos especiales como ocurre en Dwarf Fortress hubiera sin duda ayudado a llenar de vida a los colonos, que de esta manera quedan relegados a un papel secundario.

Colonos cenando

El juego nos deja unos colonos un tanto insípidos.

Aunque nuestros colonos carecen de personalidad Surviving Mars sí que consigue engancharnos con otros aspectos como son ciertos eventos que se suceden cuando investigamos anomalías. En una de nuestras partidas encontramos dos antiguas sondas soviéticas que se estrellaron en la superficie de Marte durante la carrera espacial. Son detalles como este los que añaden un extra de verosimilitud a nuestras partidas y nos dan pie a investigar y a desarrollar un interés por todo lo que rodea a Marte y al espacio.

Otro de los aspectos que merecen mención especial es el cuidado que se han tomado desde Haemimont Games para acercarnos los problemas con los que se encontraría una hipotética colonización del planeta rojo. Aún en la ubicación más sencilla tendremos que lidiar con cantidades enormes de polvo que estropearán constantemente nuestros sistemas eléctricos. La actividad minera, los aterrizajes y despegues de cohetes contribuyen a llenar de polvo nuestros edificios y son aspectos de los que tenemos que estar pendientes.

Pero tal vez lo más interesante sean los retos meteorológicos que tendremos que superar si queremos sobrevivir a Marte. Olas de frío que congelarán edificios y depósitos de agua si no estamos prevenidos, lluvias de meteoritos que arrasarán el progreso de nuestras colonias, y tormentas y remolinos de polvo que estropearán nuestros queridos MOXIEs que producen oxígeno, además de dejar en casa a nuestros útiles convoyes aéreos que suministran a toda la colonia.

Que viene el frio

Una ola de frío amenaza nuestra colonia.

Conclusiones

Surviving Mars nos ha generado sentimientos encontrados a la hora de jugarlo. La documentación, la gran variedad de posibilidades de inicio (y eso sin contar con mods), la verosímil representación de los peligros para la colonia y los diferentes misterios nos parecen impecables. Pero una vez ponemos los pies sobre el planeta rojo hay ciertas cosas que nos dejan un sabor agridulce fundamentalmente debido varias cuestiones.

Por un lado el comentado problema de que los colonos provocan nuestra apatía cuando deberían jugar un rol más activo e interesante. La segunda cuestión podría resumirse en demasiada microgestión. Especialmente se nota a la hora del transporte de recursos, donde la única opción de automatizarlo es a través de nuestros convoyes aéreos (que no funcionan durante las tormentas de polvo) o superponiendo centros de droides combinados con depósitos de suministros. Los vehículos de transporte de mercancías a nivel terrestre sólo permiten hacer rutas predeterminadas para llevar recursos de un sitio a otro, pero no podemos ordenar que transporten mercancías según las necesidades del momento.

A pesar de sus dos principales fallas Surviving Mars es un juego que ha sabido aprovechar el momento con una temática en auge, acompañándolo de algunas ideas muy interesantes y retos en los que otros juegos de gestión no profundizan tanto. Si nos gusta la temática tenemos como poco decenas de horas para invertir en el juego base, a la que muy probablemente se sumarán otras cuantas decenas si queremos probar las creaciones de la comunidad.

¿Os gustaría que hiciéramos una guía de Surviving Mars?
Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.