Stellaris: diplomacia, administración y guerra

sectores administrativos imperios

Lo últimos diarios de desarrollo (19,20,21,22) del juego de ciencia ficción que lanzará Paradox este año nos aportan información importante acerca de conceptos tan interesantes como las federaciones, coaliciones o sectores administrativos.

Aunque Stellaris bebe en gran medida de otros títulos de alta estrategia de la compañía sueca, los desarrolladores, a juzgar por la información que vamos conociendo, están sabiendo adaptar y ampliar los límites alcanzados en sus obras anteriores.

La forma de entablar negociaciones con otras civilizaciones galácticas tal vez sea uno de los aspectos que menos ha cambiado. Podremos ofrecer dinero y recursos a cambio de información del mapa o acceso militar, mejorar las relaciones haciendo regalos o enviar exigencias a cambio de un deterioro de las relaciones.

Los tipos de vasallos van a funcionar de una manera similar a Europa Universalis IV, con algunos pequeños cambios. Habrá tres tipos de vasallos: los estados tributarios, protectorados y vasallos propiamente dichos.

federaciones

En cualquier momento, siempre y cuando estemos en paz, podremos dejar nuestra alianza o federación.

Podremos tener estados tributarios si ganamos una guerra y exigimos que nuestros adversarios se conviertan en este tipo de vasallos. Es similar al concepto de reparaciones de guerra del EUIV con la diferencia de que este estado no podrá librarse de las reparaciones tan fácilmente. Tendrá que exigir el fin de las mismas o ir de nuevo a la guerra para liberarse del yugo de su opresor.

Por otro lado tendremos los protectorados, también inspirados en anteriores juegos. Estos los podremos crear cuando entremos en contacto con civilizaciones tecnológicamente muy atrasadas. Ofreceremos un rápido avance a esta civilización a cambio de que esta nos rinda pleitesía. Cuando el protectorado alcance un determinado nivel de desarrollo, se convertirá en vasallo.

Los vasallos no tienen excesivas diferencias con otros juegos de Paradox: acudirán a nuestras llamadas a las armas y no tendrán relaciones independientes con otras civilizaciones.

Todos los tipos de vasallo tendrán además un porcentaje de deseo de libertad, que podrá ser apoyado por otros imperios, una característica que de nuevo vuelve a aparecer en Europa Universalis IV.

Donde sí hay una diferencia sustancial con respecto a otros juegos es en el sistema de alianzas y en las federaciones. Las alianzas funcionarán de una manera similar a la OTAN, a la que se pueden sumar o abandonar los diferentes imperios. Para la declaración de guerra será necesaria la aprobación de la mayoría de miembros de la alianza. Por lo tanto tendremos que ofrecer alicientes que hagan que el resto de miembros se posicionen a nuestro favor.

Además de la unión militar, existe la posibilidad de llegar a una unión política entre varias civilizaciones o imperios formando una federación. La federación tiene un presidente rotatorio que permite a cada estado miembro tener el control de la política exterior durante un determinado periodo de tiempo. El presidente tendrá a su disposición su propia flota, cuyas naves usarán la tecnología más avanzada de cada uno de sus estados miembro.
Las federaciones pueden permitir a civilizaciones más pequeñas coaligarse para hacer frente a grandes imperios, lo cual puede contribuir significativamente a mantener la intensidad en las partidas.

Si nos vamos a la administración de nuestra civilización o imperio, Stellaris mostrará un sistema muy interesante basado en el Crusader Kings II. Para evitar que la gestión planetaria sea una tortura en imperios muy grandes se ha acuñado e incluido el concepto de sectores administrativos.

guerra

La guerra en Stellaris es similar a otros títulos de Paradox.

Directamente sólo podremos controlar unos cuantos planetas en el núcleo de nuestro imperio, mientras que el resto del mismo estará dirigido por gobernadores. Estos funcionan de una manera similar a los vasallos en el Crusader Kings II, con la diferencia de que no tendrán sus propios ejércitos ni nivel tecnológico. A estos gobernadores podremos asignarles un foco que nos permita dedicar a cada sector a una tarea diferente.

En cuanto a la guerra en Stellaris, funciona de una manera similar a otros juegos de la compañía. Al declarar la guerra tendremos que elegir unos determinados objetivos que cumplir, que podremos exigir en la paz dependiendo de la puntuación que hayamos conseguido.

No obstante sí hay un par de elementos novedosos que nos han llamado la atención. El defensor también podrá elegir sus metas de guerra, pero tendrá un año para pensárselas, lo que da al defensor cierta ventaja. El otro elemento son las “guerras del primer contacto”, que podremos desencadenar nada más damos con otra civilización, tomando uno de sus planetas directamente al ocuparlo y sin necesidad de pedirlo en la puntuación de guerra. Esto marcará una rivalidad que perdurará durante eones.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.