Star Ruler. Diseña tu flota y domina la galaxia

Star Ruler es un RTS 4X (explore, expand, exploit, exterminate) poco conocido entre los castellanohablantes que introduce un elemento revolucionario y arriesgado. Los creadores tan sólo nos darán una esquemática plantilla de naves básicas, el resto será obra del jugador que además de tener que dedicarse a conformar un imperio capaz de hacer frente a sus rivales, tendrá que dedicar una parte importante del tiempo para desarrollar nuevos prototipos de naves.

La gran baza con la que cuenta este título es la posibilidad de diseñar las naves de nuestro imperio con total libertad. Aunque gráficamente sólo hay unos pocos modelos según el tamaño, podremos diseñar nuestra nave: los propulsores, las armas, el blindaje y casi todo lo que se nos ocurra.

En esta pantalla podremos crear nuestros prototipos

Otro de los aspectos que hacen único e innovador al título es la personalización de las partidas. Aunque carece de una campaña de un jugador (algo que sin duda habría contribuido a hacerlo un título más completo), las amplias opciones de personalización de la galaxia en la que batallaremos y construiremos nuestro imperio nos permiten jugar diferentes tipos de partida. En cuanto a los sistemas solares, podemos poner tantos como queramos y elegir la separación entre sistemas. También podremos incluir tantas IAs como queramos. Si queremos podremos personalizar su nombre y sus características, ya que tendremos a nuestra disposición la posibilidad de crear civilizaciones, aunque con un abanico limitado de opciones. Además se puede incluir a la facción pirata, que realizará incursiones cada cierto tiempo pudiendo fijar su agresividad y la potencia de fuego con la que se desarrollen estos ataques.

Ya en la partida, advertiremos un detalle muy significativo que aliviará a muchos gamers a los que les guste investigar sobre el espacio exterior. Los planetas no son estáticos y tendrán una órbita, y si no hemos elegido la opción de que el mapa sea plano las galaxias estarán situadas en 3D (lo cual es mucho más fiel pero puede hacer que nos perdamos en el vasto universo con facilidad).

Tendremos varios recursos con los que trabajar: Partes avanzadas, materiales electrónicos, alimentos, metales y bienes comunes y de lujo. Los cuatro primeros nos sirven para la construcción de naves y edificios en los planetas, mientras que los dos finales son para mantener contenta a nuestra población, y por lo tanto que sea productiva.
Otro de los aspectos fundamentales es el desarrollo tecnológico de nuestro imperio. Para ello contaremos con un árbol tecnológico que investigar, con diferentes ramas que podremos mejorar sin límites. También contaremos con algunas ramas que tendremos que descubrir, hallando vínculos entre los diferentes campos. Cuantos más laboratorios científicos tengamos y mayor nivel de conocimiento de ciencias generales (una de las ramas a investigar), más rápido desarrollaremos nuestro poder tecnológico.

Podremos automatizar la investigación como si fuera una cola de producción o dejándolo en manos de la IA

Esta carrera científica nos permitirá descubrir nuevos componentes para las naves, y será la principal responsable de que los modelos de las primeras naves que diseñemos se queden obsoletos. A medida que avancemos en el juego tendremos que especializar más las naves, construir nuevos tipos como por ejemplo naves mineras para los asteroides, refinerías flotantes o comerciantes. También tendremos la posibilidad de crear naves espía, con las que podamos robar diseños a nuestros enemigos.

La IA desarrollará sus propios diseños y se ha conseguido que haya cierta variedad entre las diferentes facciones, lo cual es de agradecer. Sin embargo, donde realmente podemos ver todo el potencial de los diseños es en las partidas multijugador.
Uno de los puntos que se quedan a medio hacer en Star Ruler es la vertiente diplomática. Es bastante limitada y no pasa de intercambiar recursos, compartir puntos de investigación y declarar guerras.

En cuanto a los combates, tendremos que asegurarnos bien de tener en nuestra flota cargueros con suficiente combustible para abastecernos, y también tendremos que disponer de la munición suficiente si no queremos quedarnos sin misiles u otras armas que requieran munición en un momento crucial de la batalla.

En un juego con muchas vertientes y planetas que gestionar, por eso es muy importante la interfaz. Esta nos va a permitir crear colas de producción para directamente cargarlas en nuestros planetas, o por ejemplo poner a producir a todos los planetas a la vez. Aunque facilita en gran medida la tarea de gestionar un imperio galáctico, no termina de eliminar la sensación de agobio y de no conocer bien todo lo que sucede dentro de tus fronteras.

En definitiva, Star Ruler es una pieza digna de ser jugada para todos los gamers a los que apasiona la estrategia y en especial a los que les gusta la ciencia ficción. Introduce un revolucionario sistema de diseño de naves que puede ser un impulso para el género. Aunque es un juego al que tardaremos en hacernos por la ingente cantidad de datos que manejamos, cuenta con un tutorial que sirve para introducirnos en el mundillo y aprender lo básico. Lamentablemente no hay traducción al castellano y la comunidad gamer en este idioma es más bien escasa, por lo que en el modo multijugador dependeremos de la gente a la que seamos capaces de arrastrar.

El juego está disponible en Steam por 14,99€, aunque en prácticamente todos los periodos de ofertas suele aparecer a un precio más asequible, 3,75€.

Además hace unos días los desarrolladores del Blind Mind Studios dieron el salto al acceso anticipado de Star Ruler 2, que según los diarios de desarrollo entre otros aspectos se está centrando en añadir mucha más profundidad al aspecto diplomático.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.