Star Ruler 2. Impresiones beta (r3374)

Desde que a mediados de julio este título llegó a la escena por acceso anticipado las expectativas sobre su potencial no han hecho más que confirmarse. Este RTS del espacio está consiguiendo superar en mucho a su primera entrega y, aunque es un proyecto pequeño, supone una revolución en el género.

Si el principal reclamo del primer Star Ruler era la posibilidad de diseñar nuestras naves, Star Ruler 2 ha ido mucho más allá, desarrollando una personalización de civilizaciones, una diplomacia y un sistema económico envidiables. Si tenemos en cuenta que todavía tienen que cambiar y mejorarse muchos aspectos el potencial de Star Ruler 2 es prácticamente ilimitado.

Partiendo de la creación de civilizaciones, la personalización es ya mucho mayor que la de la mayoría de juegos de estrategia. Vamos a poder elegir entre una serie de ventajas y desventajas regidas por puntos y divididas en pestañas. Tendremos aquellas referentes a nuestro planeta y la fundación de nuestra civilización, al tipo de FTL (salto a una velocidad mayor que la luz) que usemos, la personalidad de nuestra civilización, el tipo de gobierno y los aspectos militares. Además en el perfil podremos escoger modelos gráficos de flota (de momento sólo hay 2), retrato y de qué color queremos que se dibujen nuestros rayos laser.

Todas las pestañas son interesantes, pero tal vez la que más llama la atención es la de FTL. Se acabó la concepción de que sólo hay un tipo de viaje espacial más rápido que la velocidad de la luz. De momento tendremos 4 tipos de FTL sin contar la posibilidad de no tener este tipo de viajes y ganar tres puntos para gastar en otras características. Está el clásico Hyperdrive al que nos tienen habituados las películas del espacio, que gastará energía con cada salto de nuestra flota. Por otro lado, podremos utilizar puertas que conectarán dos lugares de manera instantánea y gastaran energía regularmente para poder mantenerlas. De una forma parecida a las puertas, y claramente inspirado en la saga Mass Effect, tendremos los Flying Beacons, que tras unos segundos podrán impulsar a nuestras naves en un radio de varios sistemas. Esta construcción también consumirá energía. Por último, dispondremos de la posibilidad de abrir grietas espacio-temporales con una duración limitada. Se encargarán de ello unas naves especiales.

Así luce la pestaña de diplomacia

Así luce la pestaña de diplomacia

Una vez dentro del juego la diplomacia tendrá un papel central, más aún después de las novedades del último parche. Todos los imperios con los que vayamos entrando en contacto aparecerán en la pantalla de diplomacia para que podamos interactuar. Para llevar a cabo la mayoría de opciones diplomáticas necesitaremos cartas de diplomacia y esas cartas se compran con influencia que podremos conseguir si adquirimos determinados recursos que nos otorguen presión de ese tipo. Entre las opciones diplomáticas de las que disponemos se encuentra la posibilidad de nombrar naves capitales, sistemas y planetas (estos dos últimos también podremos anexionarlos), construir estructuras como el senado galáctico, centros de investigación unificados o construcciones económicas que nos conviertan en un referente universal. También podremos hostigar a otros imperios promoviendo investigaciones, reclamando artefactos o saboteando la diplomacia del contrario. Las acciones que tengan implicación con otros imperios deberán ganar una votación y para ello podremos comprar también diferentes cartas de apoyo que nos darán más o menos puntuación. En el último parche se han añadido además opciones diplomáticas sin cartas, tales como tratados diplomáticos o alianzas militares. Otra característica añadida es que podremos tener vasallos y donar tropas, recursos, artefactos y planetas a otros imperios.

En el terreno económico tendremos varios frentes que controlar. Para empezar debemos tener claro que en nuestros planetas habrá dos tipos de estructura: las estatales y las civiles. De estas solo podremos controlar las primeras, ya que las segundas se construirán automáticamente dependiendo de la presión que reciba nuestro planeta.

La presión viene provocada por los recursos que exportemos a un planeta. Los planetas pueden ser de varios tipos y niveles. Entre los planetas básicos tendremos los que dan agua, comida o recursos (como el aluminio u oro). Tendremos planetas de recurso nivel I, de nivel II y de nivel III, que producirán una mayor cantidad de recursos (presión) en cada nivel, pero que a su vez requerirán que tengamos nuestro planeta más evolucionado. Todos los planetas podrán mejorarse hasta nivel IV, lo cual hará que aumente su número máximo de población y la presión (recursos) que puede soportar. Para mejorarlos habrá que importar materiales de otros planetas. Debido a esto no podremos tener todos los planetas en el máximo nivel y tendremos que establecer una jerarquía. En cuanto a los recursos, los hay de muchos nombres, pero fundamentalmente podrán darnos las siguientes ventajas: influencia, investigación, dinero, fuerza de trabajo, gas, energía FTL y poder militar. Estos recursos podremos obtenerlos también de los asteroides si construimos con una fábrica una mina.

La investigación tal vez sea el campo menos desarrollado por ahora, ya que tendremos cinco campos: ciencia, militar, sociología, termodinámica y metalurgia. Cuando vayamos desarrollando niveles de investigación se desbloquearán proyectos que nos podrán dar nuevos componentes para las naves o mejoras sustanciales en los campos en los que hayamos investigado.

A través de la diplomacia podremos nombrar naves capitales

A través de la diplomacia podremos nombrar naves capitales

 

El diseño de naves es un aspecto al que merece la pena dedicarle tiempo, ya que podremos elegir el tamaño y los componentes que llevarán a la batalla. A medida que vayamos descubriendo nuevos componentes, o nuestra capacidad económica sea mayor, necesitaremos de nuevas naves mejor equipadas y más costosas.

En cuanto a la faceta militar, se ha hecho mucho más accesible que en Star Ruler 1, ahora tendremos 2 tipos de nave, las capitales y las de apoyo. Las capitales tendrán la capacidad de agrupar a las naves de apoyo en torno suyo. Podrán agrupar más o menos dependiendo de las instalaciones para comandar que haya en su interior y de su tamaño. Eso hace mucho más fácil controlar las flotas. Tendremos también que estar pendientes de otro punto central, los suministros y la munición. En este título la munición no es infinita y para asediar planetas también necesitas suministros, por lo que en determinadas ocasiones tendremos que retirarnos para reabastecernos. También habrá flotas neutrales que podremos destruir y que guardan artefactos que pueden mejorar nuestra capacidad de investigación u otorgarnos alguna otra ventaja.

En definitiva, con todas estas características y en proceso de beta podemos decir que Star Ruler 2 no dejará indiferente los gamers que tengan la oportunidad de probarlo. De tener una mayor difusión entre la comunidad de jugadores de estrategia podría convertirse en un auténtico fenómeno.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.