Seasons After Fall – Análisis

Cada tanto conviene tomarse un respiro y descubrir un título para jugar y simplemente disfrutarlo. Este juego de plataformas es una excelente experiencia para todos aquellos amantes de la música, el arte, y una agradable sensación de tranquilidad. Bienvenidos al mundo de Seasons After Fall.

 

Datos de color

Seasons After Fall fue desarrollado por el estudio independiente Swing Swing Submarine, y publicado por la veterana Focus Home Interactive. Se siente el espíritu independiente en cada pincelada de paisaje dibujado a mano, en su argumento metafórico, en cada armonía musical que acompaña las 4 estaciones del año. Técnicamente es un juego de plataformas con puzzles, pero muy rápidamente descubriremos que todo el gameplay es una excusa para entregarnos una experiencia audiovisual de puro placer onírico. En este mundo no existen presiones de tiempo ni de cantidad de vidas. Simplemente nos dejaremos llevar por mecánicas muy simples e intuitivas, que nos guían como niños hasta el final del juego.

seasons 2

Imponentes escenarios dibujados a mano.

De más está decir que su dificultad es de baja a nula, lo cual puede verse como un aspecto muy negativo teniendo en cuenta que estamos hablando de un juego de plataformas. Sin embargo, su apabullante entorno gráfico y su espectacular banda sonora (de lo mejor que escuchamos este año) hacen que sea imposible enfadarse con este juego. Ya hablaremos de su historia y las dificultades que presenta para seducir a un público adulto, pero más allá de estas falencias nunca cae en el abismo del aburrimiento o la indiferencia. A pesar de sus imperfecciones, Seasons After Fall logra la misión de entretenernos; y eso es un logro en sí mismo.

Resulta imposible no hacer la comparación con el juego más obvio que nos viene a la mente: Ori & The Blind Forest. La historia es muy similar, el género comparte muchas cosas, la visión artística también es parecida… aunque tampoco tiene nada que ver con la joya de Moon Studios publicada por Microsoft. Mientras que Ori se define por su dinamismo, acción y puzzles ingeniosos, Seasons es la exacta sensación de un paseo por el bosque bajo el sol de un domingo de sosiego. No necesariamente esto es algo malo, pero todo depende contra qué lo comparemos y cuál sea nuestra necesidad. Suponemos que los desarrolladores buscaban transmitir sensaciones más que imposición de reglas, algo típico de los juegos artísticos.

 

¿De qué va todo esto, entonces?

El argumento de Seasons After Fall es curiosamente complejo y a la vez chato, algo pecaminoso teniendo en cuenta que es el único factor del título que nos debería mantener en juego. Controlamos a una esfera de energía (¿un espíritu?) que es llamado “semilla” por una extraña voz femenina que nos guía y asigna tareas para cumplir. Ni bien comienza el juego, nos metemos en el cuerpo de un zorro al cual pasamos a controlar, y esta voz nos ordena que encontremos a los cuatro guardianes de las estaciones. La razón destrás de la búsqueda es realizar el “ritual de las estaciones” para liberar a esta voz femenina, que nunca queda claro quién es (¿la tierra, la naturaleza?). Tanto la narración oral como la presentación de los eventos corresponden a un cuento infantil, y no pretende vestirse de otra cosa. Acostumbrados a temáticas e historias más adultas, esperamos giros en la trama que nunca sucederán. Los guardianes entregan sus llaves sin mayores complicaciones, y pronto comprendemos que la única dificultad pasa por saltar plataformas y encontrar el camino de salida. A medida que vamos conociendo a estos seres mágicos, iremos obteniendo el poder de las estaciones, es decir, la capacidad de cambiar de estación instantáneamente. Ésta es la gran y única mecánica para diferenciar a este juego de un plataformero estándar, su mayor apuesta.

seasons 1

Los guardianes de la estaciones

Encontraremos algunos puzzles en el camino, pero todos ellos se resolverán manipulando las fuerzas de la naturaleza. Necesitaremos del invierno para congelar un río intransitable, la lluvia de primavera para hacer crecer plantas que nos servirán de plataformas, el calor del verano para aumentar el caudal de agua y mover rocas, y el viento de otoño para mover hojas gigantes que nos llevarán a destino. La solución consiste siempre en pensar cuál de las cuatro estaciones nos será útil para avanzar. En caso de que la respuesta no sea del todo clara, basta con probarlas todas (tampoco es que son tantas opciones). Aunque el mundo del juego es de libre exploración (generalmente) siempre que encontremos una nueva estación, tendremos que volver al Santuario, un espacio en el centro del mapa donde se encuentra la misteriosa voz que nos guía. Después de unas horas esta repetición resulta un poco tediosa, aunque afortunadamente en la recta final del juego el argumento varía un poco y rompe esta monotonía.

Llegar a una conclusión de Seasons After Fall es complejo, ya que transitamos por distintas sensaciones a lo largo del juego. Sí podemos destacar que es un juego que nunca llega a aburrir, que su falta de dificultad nos permite concentrarnos en otros aspectos del juego que generalmente pasamos por arriba (música, arte) y que el control del personaje y las mecánicas son precisas y bien ejecutadas. Como contras tenemos la historia, un cuento para niños que intenta dejar un mensaje ecológico pero es demasiado encriptado para los pequeños y no despierta interés en los adultos. Recomendamos este título con varias observaciones, ya que no podemos asegurar un disfrute pleno en un público masivo. Desafortunadamente, a pesar de sus buenas intenciones, Seasons After Fall no será un juego que recordaremos por años, sino que su paso será efímero, justo como las estaciones del año.

 

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.