Polaris Sector – Análisis

Slitherine se lanza al espacio planteando un título de estrategia espacial en tiempo real con algunos planteamientos muy interesantes y una curva de aprendizaje óptima para todo tipo de jugadores.

En Polaris Sector encarnaremos a una civilización y tendremos que llevarla a la hegemonía galáctica. Es un juego que nos ofrece una galaxia enorme en la que tendremos que combatir con otras razas y alguna que otra amenaza que puede pillarnos por sorpresa. Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de estrellas para colonizar que tendremos a nuestra disposición, con un máximo de 900.

Creación de la galaxia y razas

La creación de mundos procedurales es algo completamente asumido por la totalidad de los juegos de estrategia en la actualidad, y Polaris Sector no es menos. Nos permite dar una determinada forma a la galaxia, elegir la aparición de piratas, amenazas externas y otros parámetros.

Asimismo tendremos nueve civilizaciones entre las que elegir con ciertos atributos que podremos ir modificando, lo cual le aporta un mayor apartado de personalización. Aunque el número de razas no es escaso, si se echan en falta algunas opciones más de personalización como por ejemplo ocurría en Star Ruler 2 o promete Stellaris.

Jugabilidad

Polaris Sector es un juego al que nos haremos fácilmente. Presenta una interfaz bastante clara y muchas opciones para automatizar tareas que permiten que se adapte a distintos tipos de jugadores.

Las partidas siempre comienzan con una primera fase de exploración en la que tendremos que buscar planetas habitables mientras desarrollamos las tecnologías para poder colonizar otros con condiciones más duras. En nuestro camino nos encontraremos con agujeros negros y anomalías que pueden darnos recursos e incluso avances científicos.
La colonización de planetas es muy sencilla y puede realizarse de manera automatizada, lo cual facilita muchos elementos de microgestión que, especialmente en un punto avanzado de la partida, podrían resultar un lastre para el juego.

galaxia

La exploración y la colonización son dos elementos clave de Polaris Sector.

Una vez consolidamos nuestras primeras colonias y crece nuestro imperio contactaremos con otras civilizaciones, algunas más propensas a la colaboración y otras más violentas, de las que tendremos que estar pendientes en todo momento.

Según como queramos orientar a nuestra civilización, empezaremos a desarrollar unos tipos de naves u otras para conseguir los objetivos que nos marquemos.

Diseño de naves

El diseño de naves es uno de los aspectos más llamativos y que más cantidad de opciones da a Polaris Sector. Es algo cada vez más habitual en los juegos de estrategia espacial y en este caso el juego de Slitherine muestra bastantes opciones para montar nuestras naves. Cada tipo de nave tiene una serie de huecos y de cubiertas predeterminados pero está en nuestra mano elegir los componentes de su interior. Esto permite muchas posibilidades como la de crear naves espías, portanaves, acorazados, naves civiles de transporte, de repostaje, de transporte de tropas, etc.

Los sistemas con los que contamos de partida se diversifican a medida que vamos investigando nuevas tecnologías, así como los modelos de nave, que también se ampliarán.

Economía

El funcionamiento de la economía en Polaris Sector es relativamente sencillo de entender. Contamos con 6 tipos de recursos: gravitonium, reidium, metales, orgánicos, plutonium y comida. Los cinco primeros son necesarios para construir naves y el mantenimiento de nuestra flota. De estos hay algunos como el reidium que son más raros y por lo tanto los planetas que lo posean se convertirán en lugares de especial interés para el jugador. La comida sirve para mantener a la población viva y feliz y su consumo viene dado por el número de habitantes, por lo que siempre es recomendable tener grandes reservas especialmente si queremos llevar a cabo una colonización a gran escala.
El juego cuenta en general y en este apartado con multitud de elementos que tratan de facilitar la labor de gestión del jugador. Para tener una visión más clara hay una pestaña económica donde podemos conocer de un vistazo todo lo que necesitamos saber. Entre estas facilidades a los jugadores también destaca la opción asignar una función automatizada a un planeta, señalando en que queremos que se especialice.

Otro factor influyente en la economía es la producción, que la aumentamos construyendo fábricas y nos permite construir edificios y naves aunque para esta última necesitaremos una plataforma de construcción orbital.

Otro detalle a tener en cuenta es la posibilidad de incrementar la producción si aumentamos las horas de trabajo de los ciudadanos del imperio a costa de una mayor infelicidad, que en un caso extremo puede llevar incluso a una revuelta.

Política y diplomacia

iniciativas

Iniciativas que podremos poner en marcha en los planetas.

Política y diplomacia son aspectos que sin llegar a ser muy profundos en Polaris Sector tienen algún detalle interesante. Lo más llamativo son las iniciativas, las cuales podremos llevar a cabo en cada planeta y que muestran unas pautas de actuación política. Se pueden aplicar las siguientes: control de escasez de alimentos, utopía (el planeta no produce nada a cambio de mantenerlo feliz), reducción de la jornada laboral, extra bonus (incentivos de recursos para aumentar la productividad) y control de la población (se activa y desactiva automáticamente si la gestión del planeta está automatizada).

La diplomacia con las otras razas no tiene grandes elementos a destacar y es apartado correcto sin llegar a ser brillante. Podremos comerciar, dar o pedir tributos y planetas, abrir fronteras y proponer alianzas militares, así como enviar amenazas si naves enemigas cruzan territorio del imperio sin nuestro consentimiento.

Investigación

La investigación es uno de los aspectos más trabajados de Polaris Sector y uno de los elementos más importantes para hacernos con la victoria en la galaxia. Se divide en dos grandes campos, las ciencias fundamentales y las aplicadas. Las ciencias fundamentales (biología, química, matemáticas y física) son la base para descubrir nuevos campos de investigación, es decir, la teoría que fundamenta la práctica. Las ciencias aplicadas conforman el uso de esas teorías en campos concretos para el desarrollo de nuevas tecnologías.

Tendremos una barra en la que podremos seleccionar qué porcentaje de investigación queremos destinar a cada campo. Los puntos de investigación se consiguen construyendo instalaciones de investigación en los planetas, y como en el caso de los recursos habrá planetas que tendrán unas mejores condiciones para investigar, normalmente los oceánicos y aquellos con condiciones similares a la Tierra.

Aunque hay una gran cantidad de tecnologías a nuestra disposición, la posibilidad de fijar como prioritaria la investigación de una tecnología concreta hace que todo sea mucho más sencillo y asequible. Cuando marcamos prioridad en una tecnología, todo se gestiona automáticamente incluyendo otras tecnologías anteriores que pudiéramos necesitar.

Combate y guerra

La guerra en Polaris Sector tiene un gran parecido con un clásico de la estrategia espacial, Star Wars: Rebellion. Tendremos tanto fuerzas espaciales como de tierra para tomar los planetas y ponerlos bajo nuestro control. En el ámbito del espacio podremos librar las batallas y manejar las unidades en un mapa de batalla táctico o elegir que la batalla se resuelva automáticamente. Esto le da una mayor riqueza táctica al título y nos permite ser los artífices de victorias decisivas en batallas difíciles.

En el caso de las batallas terrestres estas se resuelven de manera automática y se alargan durante un tiempo hasta que nos hacemos con el control total del planeta. En este tiempo influirá la resistencia que encontremos y los edificios defensivos que pueda haber.

Otras facetas

Visualmente Polaris Sector no posee un gran motor gráfico ni una calidad de última generación, aunque tampoco la necesita para el tipo de juego ante el que nos encontramos. Su nivel gráfico juega en cambio como una ventaja, haciendo el título asequible para todo tipo de equipos, lo que sin duda le da un potencial mucho mayor.
La música del juego consigue su objetivo de mantenernos inmersos en la partida con una música relajante y lleva bastante tiempo que se nos haga repetitiva.

Es destacable añadir que cuenta con una traducción al castellano por lo que todos los jugadores podrán disfrutarlo sin ningún tipo de problema idiomático.

batalla terrestre

Los combates terrestres en Polaris Sector son automáticos.

Tal vez la faceta más débil de Polaris Sector sea la de la ausencia de un modo multijugador. La IA jamás será capaz de competir en un jugador humano y esto sin duda es un factor que limita este juego de estrategia espacial. Incluso títulos más antiguos de corte muy similar como Star Wars: Rebelion cuentan con la posibilidad de jugar al menos con otro humano. Añadir la opción de que puedan jugar varios jugadores le daría otro cariz a los diseños de naves, que habría que preparar de forma más exhaustiva para contrarrestar planes enemigos como sucede en Star Ruler 2. La diplomacia también sería más interesante sabiendo que quien está al otro lado no es una IA.

En definitiva, a pesar de que Polaris Sector tiene algunos apartados que aún pueden dar más de sí, es un juego entretenido, asequible para todo tipo de equipos y con bastante vida útil. Las partidas son largas y hay cierta aleatoriedad que nos proporcionará decenas de horas de juego si queremos exprimirlo hasta el mínimo detalle.

Podemos adquirirlo en Steam por 36,99€

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.