No Man’s Sky – Análisis

Uno de los fenómenos gamer más importantes de los últimos años finalmente ha visto la luz trayendo consigo una avalancha de críticas. Trataremos de analizar este juego inmenso, tan ambicioso como un universo entero y tan elevado como el sol… quizás demasiado cerca del sol.

Prólogo

no mans 2

Explora bases alienígenas y comercia con ellos

Hay varias cosas para saber sobre No Man’s Sky antes de empezar a analizarlo. El proyecto comenzó a desarrollarse en el año 2012 por Hello Games, un estudio independiente de apenas 14 personas. Se anunció en 2013, y desde el mismo el día en que se mostró su trailer por primera vez, el mundo de los videojuegos entró en estado de conmoción. Este juego prometía la exploración de un universo generado por procedimientos matemáticos aleatorios casi infinito, aunque la cantidad real de planetas es de 18.446.744.073.709.551.616 (suerte pronunciando ese número). Hay que pensar que para explorar todos los planetas del universo No Man’s Sky necesitaríamos 585 mil millones de años, es decir, 1000 veces más de lo que tardó el ser humano en evolucionar del mono. Más allá de estos números astronómicos, los acontecimientos que fueron sucediendo a medida que el juego llegaba al día de su lanzamiento ponen en tela de juicio la veracidad de estos supuestos.

Por empezar, desde el día 1 comenzaron las dudas sobre el género del juego, es decir, qué había para hacer realmente en este universo. Sin duda una crítica visionaria, ya que se mantiene hasta el día de hoy. Sean Murray, el director de Hello Games, trató de apaciguar estos comentarios nocivos sobre un “Minecraft espacial” diciendo que además de la exploración, combate y navegación por el espacio, contaría con una funcionalidad multiplayer que nos daría la oportunidad de jugar con nuestros amigos e incluso -aunque muy remotamente- tendríamos la chance de encontrar otros jugadores tanto en el espacio como en los planetas. De pronto un juego que se intuía como de exploración pura contaba con elementos que lo hacían más atractivo para todo tipo de público. Menos de una semana antes del lanzamiento, la etiqueta multiplayer se borró sin muchas explicaciones de todas las plataformas que lo vendían para PC, e incluso pasó a la categoría single player. Para terminar de decorar este bochorno, la primera tirada de copias en caja para PS4 tuvo que ser corregida con un sticker para tapar la palabra multiplayer. No hace falta decir la decepción que provocó esta desprolijidad en mucha gente, incluso con miles de pedidos de reembolso.

Más leña a la hoguera que fue el día de lanzamiento: bugs y pésima optimización para PC. Luego de una catarata de análisis negativos en Steam que llevaron a No Man’s Sky al borde de convertirse en el nuevo Arkham Knight, Sean Murray tuvo que reconocer que no hubo un equipo de QA para PC, ya que no pudieron afrontarlo a nivel presupuestario. El juego se testeó sólo para PS4, ya que Sony cuenta con su propio equipo de calidad. Desde la cuenta oficial del estudio, más las guías de fanáticos entusiastas, se llegó a la conclusión que para solucionar el 90% de los problemas que explotaban al iniciar el juego (pantalla negra, caída extrema de frames, errores de video, lag, etc.) había que editar con el bloc de notas un archivo de configuración que se encuentra en la carpeta de instalación del programa. Sin duda, una verdadera vergüenza y algo inaceptable para un juego que se presume “triple A” y se vende a 60 Euros. Si bien al día de hoy continúan algunos problemas de rendimiento, lo peor habría pasado. Todo este ruido se puede traducir en dos hechos bien claros: un juego que despertó demasiadas expectativas por su temática y su ambición, y la estrategia de un estudio pequeño que falló en sus declaraciones públicas y no supo manejar la presión de entregar un producto acorde a lo que se esperaba de él. Dejando de lado toda la polémica, ahora sí vamos a concentrarnos puramente en el juego.

 

¿Qué hay para hacer?

no mans 3

Consigue recursos imprescindibles para sobrevivir

Una de las preguntas claves a la hora de analizar No Man’s Sky. Para tratar de ser lo más claros posible, vamos a dividir la experiencia de juego en tres facetas:

    • Exploración: Sin duda la gran estrella de este juego, la mecánica más acertada y por la que será recordado en la posteridad. Nunca hasta este momento habíamos experimentado en un juego la exacta sensación de caminar por un planeta alienígena y exponernos a su atmósfera, flora y fauna. Los planetas de No Man’s Sky son “reales”, es decir que podríamos pasarnos años caminando por la superficie de un planeta y no lo recorreríamos por completo. Como si fuera nuestra propia Tierra. Cada uno tiene océanos, mares, cuevas, grutas, cadenas montañosas,  bosques, valles o llanuras, todos de tamaños kilométricos.
      Hay varios objetivos dentro de la exploración. Por un lado, el más obvio, que es la recolección de recursos. A través de nuestra herramienta multifunción podemos destruir total o parcialmente ciertos objetos, animales o plantas que nos proporcionarán elementos químicos necesarios para subsistir en nuestra aventura galáctica. Estos recursos son necesarios para todas las mecánicas del juego, ya sea sobrevivir, craftear, comerciar o recargar combustible. Tenemos un inventario limitado para distribuir entre materiales recolectados e instalar “nuevas tecnologías” que no son más que upgrades de nuestro equipo.
      Otro objetivo dentro de la exploración es la adquisición de conocimiento y cultura del planeta o sistema que estamos recorriendo. A través de pilares distribuidos a lo largo y ancho de cada sistema de planetas, podremos aprender palabras que nos enseñaran sobre la historia de la civilización dominante. Además esta recolección de cultura nos será de ayuda para comunicarnos con los alienígenas a cargo de las bases, que generalmente nos dan pequeñas misiones o demandan algún tipo de pago a cambio de una recompensa. Es un proceso un poco largo y hasta tedioso, pero que da muchas recompensas en cuanto a loot y equipamiento.
      Finalmente, otro gran motivo para justificar la exploración, es sencillamente descubrir especies, planetas y áreas dentro de los mismos. Más allá de la satisfacción que genera descubrir una tierra inhóspita, a través del menú del juego nos van a recompensar económicamente por hacerlo. Ésta es una manera muy fácil y efectiva de ganar créditos para comerciar y comprar materiales raros, mejoras de arma o hasta una nave nueva.
  • Navegación: Otra parte fundamental de No Man’s Sky. La nave se convierte en una parte más de nuestro cuerpo en esta aventura intergaláctica. Comenzamos con un modelo bastante precario que tendremos que ir mejorando para avanzar en nuestro recorrido. Abrimos un paréntesis para aclarar que muchas de las quejas que surgen a raíz de la monotonía de este juego tienen que ver con gente que ni siquiera reparó la nave para salir del planeta donde está, o mucho menos construyó el Hyperdrive que nos transporta entre galaxias.
    La simulación de vuelo en el espacio abierto es sencillamente espectacular, épico y realista a la vez. También existe la opción de combate entre naves o simplemente para destruir asteroides que nos darán recursos utilizables. La nave posee una radio y un radar para detectar todo tipo de señal o punto de interés en los planetas cercanos a nuestra posición. Ésta es otra buena manera de conseguir misiones que nos darán más recompensas.
    La nave también se vuelve imprescindible a la hora de acortar tiempos de exploración en los planetas, ya que desde el aire podemos observar con más claridad los puntos de interés claves para progresar nuestra partida sin tener que pasar horas caminando. Aquí encontramos un punto flojo en la navegación que fue bastante criticado, y es la incapacidad de hacer vuelos rasantes, lo cual arruina un poco la experiencia para quienes prefieren pasar el tiempo volando.
  • Comercio y crafteo: Si bien no ocupan un lugar tan central en la estructura del juego, tranquilamente pueden ser el motivo para jugar horas y horas. Para los fanáticos del craft, tendrán motivos de sobra para recorrer cientos de planetas en busca de valiosos materiales raros que les permitirán crear items y mejoras muy poderosas. Claro que también está la opción de comprar directamente lo que necesitemos a través de centrales de comercio intergalácticas, ubicadas en casi todas las estaciones planetarias y que nos permitirán comprar y vender lo que nos plazca.  Otra opción de comercio es negociar con otros aventureros por los items que llevan en la nave, o incluso hacer una oferta por la nave en sí misma.
    El único peligro dentro del sistema de comercio es encontrarse con piratas, que son sumamente agresivos y si no contamos con la defensa necesaria nos harán polvo en minutos. Hay muchas opciones para evitar estos encuentros, por lo que hay que estar atentos.

 

Conclusión

La industria actual de los videojuegos hace -de acuerdo a la demanda- que todos los títulos AAA o que presuman de serlo, cumplan con al menos tres requisitos. Esta “Santísima Trinidad” consta de crafteo, survival y multiplayer. No Man’s Sky falló en cumplir con una de ellos, lo cual produjo una decepción en el público masivo que dinamitó las chances que tenía de convertirse en un clásico instantáneo. Más aún cuando los propios desarrolladores se desdijeron de sus promesas una vez lanzado el juego. Más allá de este affaire con el mundo online, de todas formas el juego no está destinado a todo el público. De hecho, podemos encasillar fácilmente quienes lo amarán: obsesivos de la exploración de mundo abierto,  juegos sandbox, amantes de la simulación espacial, ciencia ficción o fanáticos de Carl Sagan. Lamentablemente, el gran público que se queda afuera de estas características encontrarán a No Man’s Sky un juego muy aburrido y repetitivo.
¿Lo es realmente? Sí, a veces. ¿Esto hace que el juego sea un fracaso? No, en absoluto. ¿Hace que dejemos de jugar? Para nada. El gran logro de este juego es apuntar todos sus cañones a la curiosidad innata del ser humano por ver qué es lo que hay “mas allá”. Ese motor hace que sigamos explorando planetas sólo para ver qué nos depararán.  Por supuesto que hay muchísimas cosas por mejorar, ya que después de todo, esto se trata de un juego y no de una enciclopedia interactiva.
Recomendamos este juego con bastantes precauciones, incluso es atinado decir que el precio actual no refleja el valor real que tiene el in-game. Seguramente los próximos parches y expansiones terminarán de cerrar el concepto original que se tenía para este juego, que tratará de recomponer la imagen de su lanzamiento.

 

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.