Lovely Planet Arcade – Análisis

Lovely Planet Arcade es una extraña mezcla de shooter y puzzles en el que deberemos superar decenas de fases distintas e intentar superar nuestro propio recórd. Con una estética de tono asiático de difícil definición, que parece sacada de una animación en flash con mucho colorido, nuestra misión será acabar con los enemigos que salen a nuestro paso a golpe de escopeta y cumplir todos los objetivos en el menor tiempo posible.

Lovely Planet Arcade

Lovely Arcade Planet nos invitará a derrotar a nuestros enemigos en un mundo simple y lleno de colorido

Este juego producido por Tiny Build es, como especifica en su título, un arcade, de forma que no cabe esperar una historia o hilo conductor alguno. Así, al empezar el juego, apareceremos directamente en el menú principal, con unas pocas opciones, y al darle a “Play” comenzaremos a jugar de inmediato, con una pequeña pantalla mostrándonos algunas características del juego, eso sí, en japonés.

Lovely Planet Arcade no es  un título de difícil aprendizaje: sólo tendremos que aprender a movernos, saltar y disparar. Usamos el ratón para mover nuestra escopeta en primera persona, únicamente en un eje, es decir, de izquierda a derecha. Como la munición es infinita ni siquiera tendremos que preocuparnos de recargar, aunque existe una pequeña cadencia entre un disparo y otro. No hay más controles, por lo que el juego se hace realmente intuitivo.

El juego se compone de cuatro etapas con alrededor de veinte fases cada una, las cuales son bastantes simples, sobretodo en los primeros compases del juego. Dichas fases terminan cuando cumplimos todos los objetivos. El más simple de todos es derrotar a todos los enemigos, pero en muchas fases además de eso tendremos que llegar a un pilar de luz o recoger monedas. Si después de estas fases nos hemos quedado con ganas de más, desbloquearemos dos nuevos modos de juego al pasarnos el juego: FastMirror.

Lovely Planet Arcade (3)

Habrá múltiples tipos de enemigos a los que deberemos abatir

Los enemigos a batir no representan demasiada dificultad, todos morirán de un disparo, al igual que el jugador. Hay distintas clases de enemigos, que van apareciendo conforme avanzas en el juego. Hay algunos que no disparan, otros cuyas balas son grandes y lentas, los hay que si consiguen levantar la pistola automáticamente pierdes la partida; otros van escudados y debes saltar para dispararles, y algunas clases más especiales que se irán descubriendo poco a poco y añaden bastante diversidad en nuestro recorrido.

Respecto a la variedad y diversión del juego, hemos de decir que las dos primeras etapas se hacen algo monótonas y aburridas a nuestro parecer, pues la mecánica repetitiva y la poca dificultad no son un buen incentivo para seguir jugando. No obstante, a partir de la tercera etapa, el juego gana bastante en complejidad, y aparece realmente esa parte de puzzle que caracteriza al juego. Habrá una gran variedad de enemigos con distintas habilidades, bombas a las que debes disparar antes de que caigan al suelo (que nunca sabes cuando serán lanzadas) o portales para ir de un sitio a otro. Esta variedad de situaciones hace que debas plantearte como avanzar en la fase, y sobretodo, a qué disparar primero. Si atacas primero a un enemigo puede que una bomba caiga en algún sitio y pierdas, o quizás aparezca espontáneamente alguno detrás tuya y te dispare. En esta etapa casi siempre deberás repetir la fase al menos una vez, lo que entretiene bastante y “pica” al jugador, retándole a encontrar la forma de resolver la fase.

El juego solo dispone del modo principal, aunque invita a rejugarlo para mejorar tus tiempos, existiendo tres calificaciones dependiendo de cuan rápido lo hagas. Conseguir la máxima puntuación es realmente complicado, pues debes hacerlo todo a la perfección sin perder de una décima de segundo.

Lovely Planet Arcade (4)

El juego nos invita a superar nuestro tiempo, lo que añade un punto de dificultad y rejugabilidad

En cuanto al apartado gráfico, como hemos apuntado antes, parece estar hecho en flash, de forma simple, aunque encaja de cierta manera con el estilo artístico del juego. Todo es muy colorido, con tonos pastel en su mayoría, lo que evoca ese aire de inocencia al juego. El diseño de los escenarios, y de los enemigos (bastante simple) es de corte oriental. Todos los escenarios están sembrados de corazones, únicamente como decoración, lo que le da ese toque “lovely” que aparece en el título.

La banda sonora va en el mismo sentido, es simple, y solo cambia cuando pasamos de etapa, haciéndose algo repetitiva y quizás alguna melodía un poco molesta, pero nada que lastre la calidad del juego. Suelen ser melodías felices y con un tonillo infantil.

En definitiva, podemos decir que es un juego entretenido, aunque no mucho más. Hasta que no avanzas en las fases y la dificultad te rete puede que no le encuentres el atractivo, pero una has llegado a ese punto, puedes pasar delante de la pantalla horas resolviendo la fases acompañado de esa música feliz que se mete en la cabeza. El juego no está en español, sino en una mezcla entre inglés y japonés, aunque esto no es absoluto un problema a la hora de jugar por la facilidad de los controles y lo intuitivo del producto en sí.

Puedes encontrar Lovely Planet Arcade en Steam por 6€.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Borja Salom Silveira

Licenciado en Periodismo y cursando un Máster de Investigación en Comunicación Periodística en la actualidad. Los primeros recuerdos que tengo de videojuegos es usar a Dhalsim en el Street Fighter II contra mi hermano; los juegos de lucha han sido mis favoritos desde entonces. Apasionado del manga y el anime japonés, así como del cómic americano y europeo. Cinéfilo desde que descubrí el Emule. Lector con ínfulas de escritor.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.