Limbo, buceando en la oscuridad

Si tuviéramos que describir Limbo en una palabra esta sin duda sería sencillez. Sencillez y controles intuitivos en un mundo oscuro, en blanco y negro, donde manejaremos a un niño en busca de su hermana, teniendo que sortear los obstáculos que nos vayamos encontrando por el camino y resolviendo pequeños puzles.

Si por algo se destaca el título es por no ser nada explícito. Seremos nosotros los que tengamos que descubrir los controles. Son muy simples y no nos llevara más de medio minuto aprender a manejar el personaje (si no siempre podremos ir a la pantalla de configuración y mirarlo) ya que tan sólo se van a utilizar cinco teclas, las flechas de dirección y el botón de acción (Ctrl). En lo referente a la historia, tendremos que intuirla, ya que en ningún momento nos vamos a encontrar con un narrador que nos cuente lo que sucede. Con la ayuda del título del juego y descifrando lo que sucede en el escenario nos daremos cuenta de la trama. Al parecer, somos un niño perdido en el limbo que vamos en busca de nuestra hermana, que debe haber muerto como nosotros. Esto lo sabemos por lo que Play Dead Games nos dejó ver antes del lanzamiento del juego en el que tan sólo se decía “unsure of his sister’s fate, a boy enters the unknown”, que viene a significar que sin saber el destino de su hermana, un niño se adentra en lo desconocido. Esta va a ser la única pista que tengamos durante todo el juego, el resto, la interpretación de los acontecimientos y el final, serán cosa de nuestra imaginación, que es precisamente el objetivo que tenían en mente los desarrolladores del juego.

En cuanto a la ambientación podemos decir que es magnífica. Desde el primer momento nos deja inmersos en una atmósfera lúgubre de un lugar hostil y terrorífico. Y esto lo hace sólo con el blanco y negro, con los juegos de luces y sombras que son capaces de generar más sensaciones que películas o videojuegos en el que abundan las vísceras. La fragilidad de un niño en un mundo hostil, hace que vayamos con cuidado (especialmente después de que experimentemos nuestra primera muerte por ir demasiado confiados). En nuestro camino nos encontraremos con criaturas gigantes que tendremos que vencer con nuestro ingenio, de las cuales veremos sólo su sombra, que podremos imaginarnos gracias a los sonidos que nos pondrán en alerta. Estos sonidos, añadidos al diseño tan cuidado, harán que cuando muramos de las más variopintas maneras no podamos evitar hacernos una imagen mental a todo color de lo que ha sucedido.

Limbo probablemente sea uno de los juegos que mejor aprovecha las 2D, vamos a tener que volver sobre nuestros pasos en diferentes ocasiones, caminaremos por el suelo, pero también por el techo y por las paredes mientras vamos resolviendo diferentes puzles, lo que va a hacer que veamos los escenarios desde diferentes perspectivas. Los puzles son muy intuitivos, pero a pesar de que sobre el escenario suele haber pocos elementos alguna que otra vez nos tendremos que parar unos minutos para pensar, accionar mecanismos para ver sus efectos, e intentar resolver el rompecabezas. También, para resolver los puzles, tendremos que practicar varias veces. Si probamos este juego por primera vez con casi toda seguridad no nos lo vamos a poder pasar sin morir. Hasta este aspecto está cuidado y ambientado en el propio universo del limbo, algo que si tenemos la suficiente imaginación, podremos llegar a conectar también con el final del juego.

En cuanto a la duración del título, es muy breve (unas 4 o 5 horas), pero al acabarlo nos quedamos con la sensación de que tenemos que volver a jugarlo para desentrañar todos sus misterios (de hecho hay escenarios ocultos que muy probablemente no descubriremos la primera vez que nos pasemos el juego) y comprender más sobre su críptico final.

Esta semana además, está en Humble Bundle y podremos adquirirlo junto a otros juegos por 4,59€. La única pega es que el título, que está en PC, sólo ha llegado a Iphone y no existe versión para Android, algo que seguro que le hubiera dado muchísimos más seguidores ya que es un juego que puede adaptarse perfectamente a dispositivos táctiles.

En definitiva, Limbo es uno de esos juegos en los que nos podemos basar para decir que los videojuegos también son un arte. Por su sencillez y controles intuitivos tienen la capacidad de llegar incluso a personas que no suelen jugar a los videojuegos.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.