Last Days of Old Earth – Análisis y gameplay

Last Days of Old Earth es un juego de estrategia y cartas ambientado en un futuro post apocalíptico. En él la humanidad vuelve a la vida nómada entre paisajes helados mientras combate a una raza robótica que amenaza su existencia.

Slitherine y Auroch Digital tratan con LDoOE de revivir el espíritu de Armageddon Empires, un juego de finales de la década de los 2000 que combinaba un estilo de juego de tablero con cartas que jugábamos en el escenario. Aunque la ambientación y la historia son distintas, este juego mantiene la esencia de su predecesor espiritual.

Táctica, estrategia y cartas

Los editores de Slitherine ya nos tienen acostumbrados a juegos con una estética y mecánicas de wargames de tablero que LDoOE conserva. No obstante desde el primer momento nos llama la atención su estética, con un aire muy original a la vez que conserva la sensación de estar jugando a un juego de mesa.

Last Days of Old Earth es un título al que es sencillo aprender a jugar aunque difícil de dominar. La clave de todas las mecánicas se basa en las cartas, cuyas habilidades pueden combinarse de muy distintas maneras y en las que siempre hay un componente de aleatoriedad. Los mazos que usamos en las partidas, a excepción de la campaña, los podremos personalizar, dando la posibilidad de enfocar de cierta manera nuestra estrategia en los mapas y resultando un aspecto muy atrayente para todos aquellos que en algún momento de su vida hayan caído en la tentación de las cartas Magic.

Además de las cartas, tendremos algo de gestión de recursos y combates tácticos muy parecidos a los de la saga Heroes, con la particularidad de que las características especiales de las unidades son más abundantes y se pueden combinar.

Modos de juego y objetivos de la partida

last days of old earth campaña

La campaña es una gran escuela para los nuevos jugadores y ofrece algo más de variedad de objetivos.

Last Days of Old Earth cuenta con un tutorial y una campaña que nos permitirán explorar todas y cada una de las facetas del juego y prepararnos para el modo de juego que más horas nos puede dar: las escaramuzas. No obstante en casi todos los escenarios en los que juguemos el objetivo (o uno de los objetivos en el caso de la campaña) será acabar con el cuartel general enemigo.

La campaña está dividida en nueve mapas y en ella se va de menos a más dificultad. En cada uno de los escenarios vamos desbloqueando diferentes cartas con nuevos efectos, como aquellas que tienen la habilidad de sigilo y pueden eliminar a comandantes enemigos o las aéreas, muy útiles para reconocer el terreno rápidamente y mermar ejércitos enemigos.

En cuanto a las escaramuzas, lo más destacable es que está la opción de jugar partidas multijugador donde poner a prueba nuestras habilidades, aunque si lo deseamos también podemos jugar contra una o varias máquinas. En este punto sí que creemos que la inclusión de alguna facción más (sólo hay 2) o un buen puñado de cartas más de las que hay en la actualidad (no es descartable que en futuros parches se añadan más), podrían contribuir a darle una mayor vida al título. Otro aspecto que se nos puede hacer algo pesado son los escenarios, ya que hasta el momento son todos muy similares, y los eventos que nos suceden en ciertas casillas no nos terminan de quitar la sensación de que es algo repetitivo cuando jugamos varias partidas seguidas.


Mecánicas

En cuanto a las mecánicas que ofrece, podemos decir que se centra fundamentalmente en el ámbito militar, ya que la gestión aparece en el juego muy simplificada para que nos dediquemos a otros menesteres. Tendremos tres recursos (materiales, población y energía) que nos servirán para poner en juego nuestras cartas y construir edificios. En cuanto a las construcciones, también son bastante sencillas, se limitan a minas (que construimos sobre los recursos) y puestos avanzados, que aumentan nuestro rango de suministros.

El rango de suministros es un punto importante del juego ya que si estamos fuera de ese rango, nuestras tropas, salvo alguna excepción, sufrirán desabastecimiento y pelearán peor en combate.

Uno de los puntos que nos ha llamado poderosamente la atención del juego de Auroch Digital es la fase de iniciativa. En muchos títulos de estrategia suele obviarse la importancia de la iniciativa o al menos no darle una importancia central. En Last Days of Old Earth la iniciativa puede decidir partidas, y se determina con una tirada de dados entre los bandos, los cuales pueden aumentar el número de dados y conseguir más aciertos si gastan recursos. La recompensa por invertir esos recursos es que tendremos mayor cantidad de puntos de acción, otro concepto central dentro de las mecánicas del juego.

Los puntos de acción valen para todo, como mover unidades, construir edificios, poner cartas en acción etc. Estos puntos son, junto a la iniciativa y a las cartas, muy importantes para el desarrollo del juego, ya que gestionarlos correctamente decide el resultado de las escaramuzas.

last days of old earth mazo

Las cartas y personalizar nuestros mazos es uno de los mayores atractivos del juego.

Los combates son relativamente sencillos y se limitan a asaltos por rondas. Los ataques funcionan por tiradas de dado y algunas unidades tienen ataques y rasgos especiales. Estos ataques y rasgos, si son combinados correctamente y está al mando un general (que puede transformar un número limitado de veces las tiradas en aciertos y dan ciertos beneficios), pueden convertir a un grupo de unidades menos numeroso en un ejército victorioso.

Por último conviene señalar que en los combates hemos de tener en cuenta el terreno, el cual da ciertas mejoras a los soldados que defienden una posición difícil de atacar.

Conclusiones

Last Days of Old Earth es un juego hecho para aquellos que disfrutan con los juegos de tablero y de cartas. La principal baza que puede ofrecer son partidas multijugador, que gracias a la personalización de mazos pueden ser variadas y aportar al jugador una experiencia más profunda con este título. Quizás el que sea un juego con público limitado dificulta en cierta medida el encontrar rivales, aunque existen foros dedicados a este tipo de juegos como Punta de Lanza en los que no suele ser difícil encontrar rivales.

Otra baza a su favor es que en el próximo parche se incluirá la traducción al castellano, lo cual permitirá a muchos desenvolverse mejor y entender de forma más clara las descripciones de las cartas y la trama de la campaña.

En definitiva, aunque no es el juego más innovador con el que nos hemos topado, sí que incluye algunos aspectos interesantes para el género y quizás una mayor variedad de cartas y escenarios podría darle un enfoque más masivo al multijugador.

Se puede adquirir Last Days of Old Earth por 22,99€ en Steam (18,34€ hasta el día 4 de Julio)

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.