Hearts of Iron IV: Together for Victory – Análisis

El primero de los DLCs de HoI4 (Hearts of Iron 4) viene con novedades para los dominios británicos, con árboles de enfoque y un sistema de autonomía que será aplicable para todos los estados títeres del juego.

Podemos calificar a Together for Victory como una expansión muy focalizada en un grupo de países cuyas características van a tener una influencia limitada en el resto del juego, aunque no obstante existen algunos elementos generales que es preciso destacar.

Contenidos generales

Uno de los aspectos más interesantes que ofrece este primer DLC de HoI4 es la barra de autonomía para los estados sometidos a una potencia. Si tenemos activo este contenido vamos a poder tener diferentes grados de dominio sobre nuestros territorios. A un extremo tenemos la anexión mientras que en el otro vamos a tener la libertad de las naciones. Esto nos permite más posibilidades al iniciar una partida con un estado satélite, al tiempo que mejora la interacción con las grandes potencias. Para las grandes potencias el gran aliciente es que cuanto mayor sea el nivel de sometimiento más mano de obra drenaremos a nuestros títeres y si es lo suficientemente alto podremos construir edificios en sus territorios. Estos cambios vienen complementados con modificaciones en el mapa de inicio, donde a partir de ahora aparecerán territorios como Malasia o las Indias Holandesas como dominios (además de Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Sudáfrica e India).

titeres

Existen diferentes grados de autonomía cuando somos vasallos.

Por otro lado tenemos una pequeña adición en el terreno de la táctica militar, con una nueva flecha de operaciones, punta de lanza, que nos permitirá lanzar ataques rápidos sobre nuestros enemigos. No obstante cabe destacar que a pesar de esta adición los planes de batalla siguen careciendo de un funcionamiento óptimo y necesitan ser remodelados constantemente, en muchas ocasiones haciéndonos perder un tiempo muy valioso para nuestras operaciones. Este es uno de los puntos que desde el lanzamiento del juego necesita una mejora urgente, causante en gran medida de los extraños e ineficientes comportamientos de la IA, que en más de una ocasión dejará huecos en el frente mientras modifica sus planes de batalla.

Los árboles de enfoque de todos los países también sufren una pequeña mejora, los enfoques continuos. A cambio de invertir nuestro poder político constantemente en una de las opciones obtendremos beneficios considerables en campos específicos como la construcción, entrenamiento de división, producción aérea y naval, tecnología o gestión de autonomía. De alguna manera esto permite hacer más interesantes a países que tienen un árbol de enfoque más limitado, que pueden recurrir a estas opciones en fases tempranas para potenciar su industria o capacidad de reclutamiento.

Otro de los aspectos que se incluye es relativo a las facciones, permitiéndonos compartir tecnología con nuestros aliados y mejorando las ventajas de pertenecer a un bloque. Asimismo dentro de las acciones diplomáticas podremos también solicitar préstamos y arriendos a otros países.

Los árboles de enfoque

Los nuevos árboles de enfoque corresponden con los países correspondientes a la Commonwealth británica y son Australia, Nueva Zelanda, India, Sudáfrica y Canadá. Cada uno de ellos va a presentar algunas particularidades aunque a grandes rasgos estos enfoques nos van a permitir 3 vías fundamentales: La leal a los británicos, la fascista y la comunista, estas dos últimas con opción a crear nuestras propias facciones.

India: Lo más destacable de este árbol de enfoque es que en sus vertientes comunista y fascista nos lleva a una guerra civil en la que podemos pedir voluntarios a la URSS y Alemania respectivamente. En el apartado de ejército hemos de destacar la creación de unidades de élite que podremos realizar desarrollando los ghurkas indios. Además tendremos posibilidades de desarrollar tecnología atómica con ciertas ventajas, por lo que el desarrollo de bombas nucleares se puede convertir en un negocio rentable.

imperio canadiense

Llevar la guerra a suelo estadounidense puede ser una opción interesante y peligrosa.

Sudáfrica: Lo más destacable de este árbol es el apartado dedicado a la segregación racial, que podemos optar por eliminar ganando una gran cantidad de población reclutable. También es destacable que dentro de la opción leal a Reino Unido podemos pedir el mandato de África. Dentro de la vía comunista vamos a tener la posibilidad de crear nuestra facción y liberar diferentes países africanos, aunque al carecer estos de árboles de enfoque propios y líderes, es una elección que resulta contraproducente para nuestros intereses.

Canadá: Al igual que otros componentes de la Commonwealth tendremos la opción de elegir nuestro destino y actitud con respecto a los británicos. La opción que más llama la atención de todo el árbol de enfoque es la de, por la vía fascista, formar una alianza con México para invadir los EEUU.

Australia: Uno de los países de la expansión más interesantes para manejar por la cantidad de opciones que nos ofrece. Además de la vía comunista, fascista y la leal a la Commonwealth, tendremos la opción de cortejar a los EEUU y crear una facción con ellos. También es especialmente interesante la participación en la guerra entre China y Japón, ya que tendremos opciones para apoyar a China Comunista. Por otro lado, tanto en la rama comunista como fascista tendremos opciones para hacer títere (siendo comunistas) o anexionar (siendo fascistas) a Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda: Así como el árbol australiano es muy completo, el de Nueva Zelanda es bastante simple ofreciendo como único elemento destacable la opción de aliarnos con Japón.

Conclusiones

Todos estos añadidos son bienvenidos y añaden más profundidad al juego, aunque a nuestro juicio hay aspectos prioritarios generales que deben mejorarse antes de continuar incluyendo contenido específico. Entre ellos, la mejora en el funcionamiento de los planes de batalla y el uso de los mismos por la IA, y el aprovechamiento en todos los países de las facciones no alineadas que en su estado actual no juegan ningún papel.

Together for Victory es un DLC que puede resultar interesante a aquellos que deseen jugar una partida con alguna de las naciones de la Commonwealth, mientras que en un nivel secundario puede ser interesante para experimentar las nuevas mecánicas de autonomía con grandes potencias como Alemania o Reino Unido. Por último a nivel general tenemos algunas mejoras que refuerzan levemente la experiencia de juego pero sin suponer cambios sustanciales con respecto al juego base.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.