Field of Glory II – Primeras Impresiones

¿Preparado para tomar las riendas de los ejércitos de la Antigüedad? Ejércitos romanos, cartagineses, celtas, griegos y mucho más nos esperan en este juego de estrategia por turnos desarrollado por Byzantine Games y editado por Slitherine.

Con una estética de juego de tablero que Byzantine Games ya ha implementado en juegos como Pike and Shot o Sengoku Jidai, en Field of Glory II nos sumergimos más profundamente en las arenas del tiempo, buceando entre los años 255 A.C y 46 A.C. El juego incluye doce batallas históricas, cuatro campañas históricas (y una personalizada) y la posibilidad de enfrentamientos multijugador.

Desde el primer momento nos ha llamado la atención la precisión histórica de las unidades, cada una de ellas con su propia descripción en la que además se nos señalan sus puntos fuertes y debilidades. Hechos como que la maquinaria bélica romana funciona mejor en enfrentamientos a campo abierto, o que los britanos deben aprovechar las ventajas del terreno para sacar el máximo partido a sus guerreros, son cuestiones que además de ofrecer realismo hacen que enfoquemos de diferente manera una batalla según al ejército que encabecemos.

A diferencia de los títulos de AGEOD editados por Slitherine, que son difíciles de comprender por la gran cantidad de pestañas que hay que usar, en Field of Glory II aprenderemos lo básico en la primera de las batallas del tutorial. Estas batallas cuentan con unos conceptos realmente fáciles de comprender, haciendo el juego asequible para un público más amplio. Sólo tendremos que mover nuestras piezas por el tablero hasta aniquilar o poner en fuga a las del enemigo. Parece sencillo, ¿verdad? Pero como advierte el dicho popular, no es oro todo lo que reluce, y en este caso nuestros soldados no son sólo figuras estáticas que obedecen como robots. Nuestras unidades entrarán en pánico o, en el frenesí de la carnicería, perseguirán al enemigo buscando su aniquilación. Estos elementos que escapan a nuestro control hacen más entretenidas y profundas las batallas, y nos hacen lidiar con imprevistos adicionales.

Conocer a nuestros soldados, sus fortalezas y debilidades y su nivel de cohesión son los típicos “detalles” en los que se decide una batalla. Este conocimiento previo es el que nos va a permitir predecir los resultados más probables de nuestras acciones. Y decimos más probables porque todo en Field of Glory II está sujeto a cierta aleatoriedad que equivaldría a las tiradas de dados en un juego de tablero. Un ejemplo claro lo tenemos al realizar una carga contra otra unidad, donde nos aparecerán distintos porcentajes para victoria, empate o derrota. Incluso en el caso de una victoria podrían sucederse diversos acontecimientos: una evasión enemiga o una pérdida de cohesión en el primer choque, resultando en un mayor número de bajas y vulnerabilidad para el enemigo.

Todo este foco en batallas seguro que ha hecho pensar a más de uno en la saga Total War. Aunque dicha saga ofrece batallas en tiempo real, si realizáramos una comparación entre ambos podríamos decir que lo que pierde Field of Glory II en espectacularidad gráfica lo gana en bagaje histórico y documentación, algo que hay que reconocerle a la práctica totalidad de los juegos editados por Slitherine.

Siendo todavía prudentes con Field of Glory II por nuestras escasas horas de juego, podemos decir que nos ha despertado el gusanillo y que estamos realmente impacientes por probar el modo campaña y ver cómo evoluciona la comunidad multijugador, que parece que ya se está promocionando con un primer torneo en el que participarán los desarrolladores.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.