Europa Universalis IV: Dirige cualquier estado en plena era moderna

Los reinos feudales agonizan y una nueva época surge entrando en una era de descubrimientos, conquistas y revoluciones. Bajo este contexto Paradox nos ofrece un título centrado en los estados en vez de en las dinastías como en Crusader Kings II.

Desde un primer momento ofrece un interfaz con abundantes cantidades de opciones que pueden abrumar a los jugadores más nuevos. No obstante a pesar de la variedad de opciones es bastante intuitivo. En cuanto a los países que podremos seleccionar, cualquiera está a nuestro alcance, desde los gobiernos tribales de América a los estados europeos, pasando por Asia. Los más fáciles de controlar son los estados europeos que poseen un mayor nivel tecnológico.

En Europa Universalis IV tendremos un amplio abanico de tipos de gobierno para elegir

Como en el Crusader Kings II vamos a contar con un tutorial que nos enseñará los aspectos básicos del juego. Para comprender como funciona hay varios valores básicos que tendremos que tener en cuenta y que están situados en la parte superior de la pantalla. Tendremos el dinero, que nos servirá para contratar unidades, financiar rebeldes, construir edificios, etc. En segundo lugar la soldadesca, que representa el número de hombres en edad de combatir los cuales podremos utilizar para formar regimientos y reforzarlos. Seguido de este la estabilidad, que va desde el valor de -3 hasta 3. Esta tiene un efecto determinante sobre el reino e influye en la recaudación de impuestos, moral de los ejércitos y riesgo de rebelión. El prestigio es también un valor importante y representa la reputación de nuestra nación en el mundo. A mayor puntuación más bonificaciones tendremos en aspectos muy variados que podemos ver si dejamos el puntero del ratón sobre la puntuación. La legitimidad (o tradición republicana) es otro indicador a tener en cuenta en las monarquías. Va de 0 a 100, cuanto mayor sea el valor más probabilidades tenemos de tener sucesiones tranquilas. Y por último la proyección de poder, vital para mejorar los atributos de nuestra nación.

Al lado de estos indicadores tendremos una serie de funcionarios de nuestro gobierno: mercaderes, colonos, diplomáticos y misioneros. Los primeros sirven para recaudar impuestos de los centros de comercio. Estos son lugares en los que se concentran las mercancías y el intercambio. Los mercaderes pueden utilizarse para recaudar una parte de esos beneficios o bien para trasladar poder comercial a otros centros y aumentar su valor. Esta opción es interesante si controlamos algún centro de comercio ya que beneficia los ingresos que obtenemos.

Los colonos sirven para asentarse en territorios que no están reclamados y son vitales para expandir los dominios de las naciones en América y África.

Los diplomáticos sirven para entablar relaciones con otros estados. Hay diversidad de acciones, desde matrimonios reales y alianzas hasta declaraciones de guerra y anexiones diplomáticas. Estos personajes hacen también la labor de espías y pueden establecer reivindicaciones y apoyar a facciones rebeldes entre otras opciones.

Los misioneros por su parte sirven para convertir provincias a la religión oficial.
Una vez asimilados estos aspectos básicos el jugador debe familiarizarse con el interfaz de la nación que se abre al pulsar el escudo. En él se invertirán muchas horas ya que desde ese interfaz se realizarán muchas de las funciones y tendremos una visión general del estado.

pestaña de tecnologia

Pestaña de tecnología

Allí tendremos la opción de ver el gobierno, la diplomacia, economía, comercio, tecnología, ideas, misiones y decisiones, estabilidad y expansión, religión, fuerzas armadas y súbditos. Dentro de la configuración de la nación podremos escoger entre diferentes tipos de gobierno que tendrán sus bonificadores y penalizadores. Para ello tendremos que cumplir una serie de requisitos y los gobiernos más avanzados requieren un determinado nivel tecnológico. Este, tiene tres vertientes: la administrativa, diplomática y la militar. Nuestra investigación puede incrementarse gastando estos tres tipos de puntos que tienen otras utilidades. Pero estos puntos tienen otras utilidades adicionales: entre ellas se encuentra la posibilidad de mejorar la estabilidad con puntos administrativos, exigir la liberación de naciones y algunas condiciones en la guerra con puntos diplomáticos o en el caso de los militares reclutar generales y reducir el hastío bélico.

Otro aspecto importante es el grupo tecnológico. Dependiendo el estado y su localización pertenecerá a un grupo tecnológico u otro y podrá tener ciertas penalizaciones. Por ejemplo, los pueblos tribales de América o las hordas tienen fuertes penalizadores tecnológicos.

Las ideas también son muy importantes para comprender Europa Universalis IV. Las iremos desbloqueando a medida que vayamos investigando niveles de tecnología administrativa pero cada nación tendrá unas ideas exclusivas con bonificaciones únicas. Además de estas en nuestro máximo apogeo podremos tener 8 ideas más a elegir entre una amplia lista, centradas cada una en un aspecto diferente y permitiéndonos personalizar el enfoque hacia el que queremos encaminar nuestros objetivos.

En el terreno militar manejaremos a las unidades moviéndolas de unas provincias a otras y asignando generales a los ejércitos. Es muy importante tener en cuenta para la guerra el límite de abastecimiento, hasta dónde llegan nuestras líneas de suministro y cuantos regimientos puede abastecer una provincia. Si no tenemos cuidado podemos perder miles de tropas por concentrarlas en una provincia sin la dimensión ni infraestructura para mantener un gran ejército. Los líderes militares también tienen una gran importancia ya que otorgan bonos decisivos a los soldados. Los combates se resuelven por fases en las que se realizan tiradas de dados aleatorias modificadas por las habilidades de los comandantes. Esto influye en el número de unidades que pierde cada bando. Al igual que los líderes dan bonificadores a las tiradas, el terreno puede penalizar las tiradas del atacante.

Mapa religioso

Gráficamente el Europa Universalis IV no necesita de grandes prestaciones pero sí que es cierto que el mapa se hace muy agradable a la vista. La cantidad de modos de mapa ayudan a visualizar mucho mejor la abundante información y clasificarla de manera más organizada. Una de las diferencias notables con el Europa Universalis III, además de la mejora gráfica, es el movimiento fluido de las tropas y barcos, algo que contribuye a darle una mayor sensación de vida al mapa.

La banda sonora permanece al nivel de otros títulos de Paradox con el añadido de que podemos ver que canción se está reproduciendo en cada instante si ponemos el cursor sobre la fecha, en la parte superior derecha de la pantalla.

Tal vez su aspecto más conflictivo sea el de los DLCs, ya que al igual que en Crusader Kings II existen multitud de ellos. Aunque es cierto que hay parches gratuitos, la adición de un gran número de expansiones supone un gasto adicional importante para el jugador.

En definitiva, Europa Universalis IV es una obra maestra de los títulos de estrategia, apto para aquellos que desean dedicarle multitud de horas y paciencia, virtudes por las que se nos recompensa con una experiencia de juego única y muy completa. Como colofón es un título en constante actualización y recibe mejoras con parches y DLCs cada cierto tiempo.

Podéis adquirir Europa Universalis en Steam por 39,99€ o considerablemente más barato (a partir de 10€) en Kinguin

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.