Expansiones de Europa Universalis IV: Res Publica

Esta expansión incluye mayor variedad de opciones para las repúblicas con un énfasis especial en los Países Bajos, la construcción de puestos comerciales para las repúblicas comerciales, la inclusión de las monarquías electivas y un buen puñado de eventos para todos los nuevos tipos de gobierno que se habilitan.

Res Publica es uno de los DLCs de Europa Universalis IV más específicos. Aunque sus contenidos son algo más limitados que otras expansiones, la jugabilidad que aportan y el precio más limitado de los mismos lo convierten en un candidato a tener en cuenta a la hora de seleccionar qué expansión nos interesa comprar.

Paises Bajos

La república de los Países bajos tiene un interfaz único.

Como adelanta su nombre el foco sobre el que se centra es el estado. Donde este contenido descargable alcanza una mayor profundidad es en el caso de los Países Bajos ya que nos ofrece ciertas particularidades a la hora de jugarlos. Podremos elegir el enfoque de nuestra república entre los estatistas y los monárquicos orangistas. Cada facción nos aporta unas ventajas si está en el poder. Los estatistas se centran en lo económico y dan un 5% al poder de comercio global, un 10% a los límites de las fuerzas navales y +1 de tradición republicana anual. Los orangistas por su parte tienen un 10% menos de coste para mejorar la estabilidad, un 25% más a los límites a las fuerzas terrestres y tienen un -1 a la tradición republicana anual. Además, esta república única permite matrimonios reales y otorga ciertos bonos añadidos a los de la facción que esté en el poder: Un 10% más de capacidad de combate para los barcos pesados, un 10% más de eficiencia comercial y una reducción mensual de la autonomía de las provincias.

Los cambios y la profundización en las repúblicas no se limitan sólo a esta nación, sino que aparece un nuevo tipo de gobierno intermedio entre monarquía y república, la dictadura republicana. Este tipo de gobierno se desencadena al tener una baja tradición republicana y otorga un 10% más de moral a los ejércitos, un 1% más de tolerancia de herejes y una reducción de la autonomía de las provincias. El dictador dirige el estado hasta su muerte y al tratarse de un gobierno transicional el estado puede encaminarse hacia dos vertientes: hacia la monárquica, si se tiene menos de 50 de tradición republicana, o si se tiene un índice mayor, la vuelta a la república previa a la dictadura.

Los puestos comerciales son otro de los añadidos que incluye la expansión. Los construiremos con las repúblicas comerciales pudiendo tener un máximo de 1 por nodo. Esto no incluye el nodo natal al que pertenezca la república, donde no será posible levantarlo. Podremos hacerlo en cualquier provincia que poseamos dentro de un nodo comercial a cambio de 50 de poder administrativo. Esta construcción nos ofrecerá un 10% más al comercio local.

Polonia

Polonia y la Commonwealth posibilitan al jugador situar al noble deseado como heredero al trono. Promocionarlo nos costará, si jugamos con estos países, legitimidad.

En cuanto a la monarquía electiva, los cambios se limitan a Polonia y la Commonwealth, únicos países que pueden elegir esta forma de estado. Aunque este tipo de gobierno está implementado de base en el juego, el DLC nos permite promocionar a nuestro candidato al trono con otros países, siempre y cuando sean del mismo grupo religioso. Colocar a este monarca da al reino en cuestión una mejora de relaciones entre los dos estados, una mejora del prestigio (+25), de legitimidad (+10), así como puntos administrativos, diplomáticos y militares.

Esta inestabilidad de las monarquías electivas es compensada con la existencia asegurada de un heredero de la dinastía local en todo momento. Dicho heredero tiene un mínimo de 3 en cada una de las stats, por lo que normalmente el apoyo a estos candidatos por parte del jugador polaco es rentable.

A estas características hay que añadir multitud de eventos relacionados con las repúblicas y la monarquía electiva así como la posibilidad de escoger un foco nacional para nuestro gobernante, una función que el Common Sense volvió a recoger.

En definitiva, nos encontramos ante un DLC muy específico y orientado casi exclusivamente al tablero europeo, siendo Polonia/Commonwealth y Holanda/Países Bajos los dos reclamos más importantes en los que se centra. Aunque no es la expansión más completa, su focalización en los países citados da un aliciente más a los jugadores para manejarlos. Su precio, más reducido que otros DLCs, lo hace más atractivo al público.

Podemos adquirirlo en Steam por 4,99€ o en Kinguin a partir de 2,33€

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.