Europa Universalis IV: Rights of Man – Análisis

La saga EU4 sigue expandiéndose con este nuevo DLC que trae gobernantes y líderes militares con rasgos, mecánicas para las grandes potencias, nuevos objetivos religiosos para coptos y fetichistas, y más juego para prusianos y otomanos, que reciben contenido específico.

Esta expansión trae una buena cantidad de elementos que se complementan con los importantes cambios que trae el parche Prusia. Podemos dividirlos en varios ámbitos.

Grandes potencias

De todos estos elementos destacados existe uno en el que Rights of Man sobresale por los efectos que acarrea en la partida: las mecánicas de las grandes potencias. Ser una gran potencia tendrá grandes beneficios que se incrementarán cuanto más nos acerquemos a la primera posición. Las 8 primeras potencias disfrutarán de entre 25 y 10 puntos de proyección de poder, una menor pérdida de prestigio (1%) y menor coste para abrazar las nuevas instituciones (contenido del parche que explicaremos más adelante).

grandes potencias beneficios

Los beneficios de ser una gran potencia.

Pero lo más importante son las mecánicas que se generan en torno a las potencias, que dan mucha más importancia a estar dentro de ese ranking. Como grandes potencias podremos interferir en los asuntos de otros estados ya sea pagando deudas de otros países a cambio de su confianza y favores en un futuro. O las influenciaremos pagando los ingresos de un año del estado en cuestión y ganando con ello confianza y una mejora de relaciones que puede servir a nuestros planes. No obstante no todas las acciones van a ser de talante filantrópico y vamos a poder provocar la ruptura de alianzas entre estados si inspiramos demasiado terror. También, y tal vez sea la mecánica estrella, podremos intervenir en guerras entre grandes poderes para equilibrar la balanza y evitar que alguna de ellos crezca demasiado.

Gobernantes y opciones de gobierno

Otra de las características importantes que trae este DLC es la introducción de una pizca de personalidad en nuestros gobernantes, los cuales ganarán con el paso de los años determinados rasgos que pueden ayudar decisivamente a la gestión de nuestro reino. Esto conlleva algunas cadenas de eventos como las que podemos disfrutar en Crusader Kings II. Aunque con esta expansión no nos vamos a acercar a la profundidad en los personajes que tiene CK2, sí que nos permite al menos darle algo más de color que a lo que hasta ahora tan sólo eran un nombre y tres atributos.

Dentro del gobierno también hay algunas mejoras destacables, como la posibilidad de que un rey abdique en su sucesor o que lo desheredemos, opciones muy interesantes y que tendrán un coste en legitimidad y prestigio. Esto, junto a la posibilidad de que haya reyes y reinas consortes que lleven a cabo regencias, enriquece enormemente lo que Europa Universalis ofrecía hasta ahora.
Como detalle adicional tendremos la posibilidad de abandonar uniones personales con estados menores, lo que nos costará 25 de prestigio y 5 años de paz.

Por último, dentro de este apartado tenemos que destacar algunos aspectos concretos que se añaden:

  • En primer lugar, tendremos la posibilidad, con Prusia, de tener nuestra propia forma de gobierno, la monarquía prusiana. Este tipo de monarquía provee monarcas con un mínimo de 3 puntos en militar y ofrece beneficios de militarización en la medida en que esta puntuación se incrementa.
  • En segundo lugar tendremos eventos para los Otomanos, así como la estabilidad dinástica (la familia gobernante no cambia si no es por la fuerza), hecho que también se extiende a los daimyos en Japón.
  • En tercer lugar se añaden facciones a las repúblicas revolucionarias para así equilibrar con el resto de formas de gobiernos. Tomando el ejemplo de Francia tendremos tres “estamentos”: jacobinos, girondinos y realistas, cada uno con sus propios objetivos.

Religión

La religión es otro de los puntos en los que vemos algunos añadidos en este DLC, aunque son de índole bastante específica. Lo más destacable son las mejoras en la fe copta, que ahora tendrá sus propios lugares sagrados cuyo control por parte de esta fe garantizará cinco bonos a elegir de una lista. Esto mejorará considerablemente las capacidades de nuestro estado.

fetichistas

En la religión fetichista tendremos tres caminos.

Los estados de religión fetichista también obtienen algunas mejoras significativas permitiéndonos elegir entre tres tipos de culto, cada uno con sus propias bonificaciones.

Otros añadidos

Dentro del grupo de otros añadidos es destacable la mejora de las interacciones con los vasallos, que ahora nos permitirá construir edificios y reclutar tropas en sus territorios. También hay que señalar que el DLC incluye algunas mejoras menores en el minimapa, recuadros más detallados cuando finalizamos las guerras (con las pérdidas de cada bando) y la posibilidad de aumentar la legitimidad gastando puntos de poder militar usando la opción de fortalecer gobierno.

Parche 1.18, Prusia

Todos estos añadidos se complementan con un parche gratuito muy ambicioso que aunque sólo tiene dos cambios de envergadura, modifica significativamente la experiencia de juego con uno de ellos: las instituciones.

A partir de este parche las diferentes culturas no van a tener un penalizador al desarrollo tecnológico como sucedía hasta ahora. Por el contrario vamos a tener una serie de estadios o etapas que otorgarán ciertas ventajas a los estados que la abracen y dará penalizadores que se irán agravando con el tiempo a aquellas que no lo adopten.

Las fases de las que hablamos son feudalismo (la mayoría de estados lo tienen implantado de inicio), Renacimiento, colonialismo, imprenta, comercio global, manufactura e Ilustración. Todos ellos se originarán en una provincia y se irán expandiendo a lo largo del globo a una velocidad que dependerá del desarrollo de las provincias. Cuando esta corriente llegue a un país, podremos elegir adoptarla de una forma más veloz gastando una cantidad de dinero que irá bajando en la medida en que se propague por nuestros territorios.

Si usamos de ejemplo el Renacimiento, que se origina en una provincia de Italia, los países más alejados del continente europeo tardarán presumiblemente más tiempo en poder asumir esa institución como propia y sufrirán un retraso tecnológico considerable. No obstante este sistema es mucho más flexible que el que existía hasta ahora y nos da la posibilidad de intentar seguir el ritmo tecnológico Europeo con estados de otros continentes.

instituciones

La pantalla de instituciones nos sirve para ver el progreso de las mismas en nuestra nación.

El segundo de los cambios importantes es referente a la aceptación de culturas, que se hace más comprensible para el jugador, permitiendo a los países tener cierto número de culturas aceptadas que podremos cambiar y promocionar, por lo que ganaremos cierta capacidad de gestión en este aspecto.

Junto a estos dos grandes añadidos hay algunos de menor importancia que se pueden visitar en el foro oficial.

Conclusiones

Rights of Man es un DLC que ofrece contenidos para todo tipo de jugadores con las mecánicas para las grandes potencias, mejoras en los gobernantes y la interacción con los súbditos. Pero a la vez que nos ofrece contenidos generalistas es especialmente interesante para aquellos que quieran jugar con estados coptos, fetichistas, los Otomanos o formar Prusia.

Podemos adquirir Rights of Man en Steam por 20€

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Un Comentario

  1. Santiago González

    Después de comprar la expansión “RIGHTS OF MAN” voy a desconectarla porque la institución “La Imprenta” se extiende solamente por las provincias protestantes y sólo cuando en éstas está “presente” (completa) se empieza a extender poco a poco por las católicas. Esto provoca un retraso tecnológico exagerado en los países católicos (máxime los alejados de Alemania) que no creo justificado. Por no hablar del castigo económica de “adoptarla” si tienes colonias fuera de Europa. Se les ve el “plumero protestante” a los creadores del juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.