Europa Universalis IV: El Dorado – Análisis

Con un diseñador de naciones que nos permite crear nuestros mapas personalizados esta expansión de EUIV se centra en ofrecer más posibilidades a aquellos que deseen jugar con las civilizaciones mesoamericanas y sudamericanas, así como algunas mejoras para las naciones colonizadoras.

El diseñador de naciones que ofrece el DLC es una potente herramienta para personalizar las partidas dando nombre a estados y configurando a nuestro gusto cada juego, aunque como es de esperar las partidas que creemos con este editor no serán aptas para el modo hombre de hierro.

Si avanzamos hasta el contenido más histórico y a nivel de jugabilidad, El Dorado, que toma el nombre de la leyenda de la ciudad de oro, está orientado para aquellos jugadores que bien buscan detener a los colonizadores con culturas como la de los aztecas y los mayas o quieren algunas funciones más para las potencias invasoras.

Para los que busquen una experiencia con los nativos mesoamericanos y de américa del sur habrá tres nuevas religiones (nahuatl, maya e inti) que podrán ser reformadas para enfrentarse a los misioneros católicos y frenar la invasión de las naciones europeas. Todas ellas gravitan en torno a una serie de fases que tendremos que superar para conseguir un importante bono a la tecnología y poder equipararnos con las potencias colonizadoras.

reformas religiosas

Cada una de las tres religiones tendrá cinco reformas previas a la completa reforma de la religión.

Cada una de las tres nuevas religiones tiene sus características particulares pero coinciden en que cada fase de reforma que completemos tendrá graves consecuencias para nuestra estabilidad política y expansión. Cada una de las cinco reformas que tendremos que llevar a cabo para convertir a nuestro estado y religión nativa en una nación moderna nos dará algún beneficio a cambio de perder conquistas y estados vasallos, quedándonos prácticamente como al principio.

Nahuatl

La religión de los aztecas gira en torno a los sacrificios de sangre y la sombra permanente del apocalipsis. Tendremos un marcador que va del 0 al 100 que irá aumentando anualmente. Si llegamos al máximo las consecuencias serán catastróficas: nos veremos obligados a sacrificar a nuestro gobernante y perderemos todos los vasallos que tengamos así como, si las hemos llegado a realizar, dos reformas.

El incremento de la puntuación de apocalipsis se produce al poseer muchas provincias (+1 por cada una que tengamos) y disminuye cuando matamos enemigos en batalla o realizamos una reforma, por lo que tendremos que mantener una expansión moderada y tratar de convertir en vasallos a los estados vecinos (requisito indispensable para llevar a cabo estas reformas).

Además, cada punto de apocalipsis que tengamos incrementará el coste de las ideas y la tecnología a la vez que reduce el impacto de la expansión agresiva.

Mayas

La religión maya está más centrada en la expansión y para reformarla tendremos que controlar al menos 20 provincias y tener estabilidad positiva para realizar una reforma. Después de esto nos quedaremos con 10 provincias y liberaremos el resto, aunque cada vez que reformemos nos podremos quedar con dos más.

Esta religión no tiene una puntuación de apocalipsis por lo que sólo tendremos que cumplir los requisitos para emprender una reforma.

Inti

Por último la religión inti, que se da en Sudamérica, se basa en la autoridad del gobernante, que es considerado como una especie de dios. Para poder reformar la religión tendremos que llegar a los 100 puntos de autoridad. La autoridad avanza más rápidamente al tener un estado centralizado, es decir, cuanto menor sea la autonomía de las provincias. El desarrollo de las provincias es otro factor que influirá en el incremento anual de la puntuación. Como complemento habrá algunos eventos que aumentarán o disminuirán esta autoridad.

Cambios para las potencias coloniales

religión azteca

Cada una de las religiones nativas tiene sus propios beneficios.

Los añadidos son en este caso más limitados y están centrados en la exploración y la piratería. Con esta expansión se habilita la opción de mandar en misión a nuestros exploradores tanto por tierra como por mar. Podremos realizar diferentes misiones de descubrimientos navales y en el caso de las de tierra tendremos la opción de buscar las siete ciudades perdidas, interactuando con las aventuras de los exploradores a través de algunos eventos.

Por otro lado se enriquece el realismo en las remesas coloniales y se incluyen envíos de oro (si poseemos minas en el continente) a través del mar, que podrán ser interceptados por flotas piratas pagadas por otros estados. Esto hace que sea necesario poner a trabajar a nuestras naves en los nodos comerciales por los que pase ese oro si queremos que llegue a buen puerto.

En definitiva, El Dorado es una expansión muy focalizada que cobra especial interés para aquellos que deseen jugar con mayas, incas y aztecas mientras que los jugadores que prefieren centrarse en Europa u otras zonas del globo no verán cambios a excepción del potente diseñador de naciones.

Podemos adquirirla en Steam por 14,99€ aunque suele aparecer con importantes descuentos en las rebajas de verano, Navidad y en algunos momentos concretos.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.