English Civil War – Análisis

Matrix Games trae un nuevo título de estrategia por turnos centrado en el conflicto entre realistas y parlamentarios. El destino de la primera revolución liberal de la historia está en nuestras manos.

Utilizando el motor AGEOD, presente en otros juegos que ya hemos analizado aquí (RUS, TYW y TEAW), y con la colaboración de The Sealed Knot, una asociación dedicada a la recreación histórica, volvemos a sumergirnos en profundidad en las páginas de la historia. Si buscamos un título de valor educativo en el que aprender historia English Civil War nos va a aportar toneladas de información, algo que Matrix Games ha demostrado saber hacer muy bien.

Estética y mecánicas de tablero

La estética, como en títulos anteriores, es la de un juego de mesa en el que las unidades están representadas por cartas y los territorios divididos en casillas. Nuestro objetivo será controlar la mayor parte de esos territorios con especial énfasis en aquellos que dan puntos de victoria (las ciudades importantes), los cuales decidirán el bando ganador al acabar la partida. Otra manera de ganar o perder la partida puede darse por un índice muy alto o muy bajo de moral nacional, un indicador que aumenta con nuestras victorias y decrece con nuestras derrotas.
Además de las cartas de unidades cada uno de los bandos tiene una especie de baraja donde podemos poner en marcha decisiones provinciales si cumplimos ciertos requisitos, como por ejemplo la declaración parlamentaria, que nos permite cambiar la lealtad de una región neutral hacia nuestro bando. Decisiones de este tipo van a introducir cierta variedad táctica a cada partida, ya que la suerte influye en que estas decisiones tengan un feliz desenlace para nuestros intereses.

ECW - Experiencia

La experiencia de las unidades marcará una importante diferencia en el campo de batalla.

Decisiones y eventos

En English Civil War, así como en otros juegos de la franquicia, no contamos únicamente con decisiones a nivel de provincias, sino que tendremos a nuestra disposición decisiones políticas, religiosas y militares que se activarán al darse ciertas condiciones o al llegar a una fecha determinada.

Esto va en consonancia con los eventos prefijados, muy abundantes, que requieren del jugador un conocimiento previo para aprovecharlos al máximo. Son tan importantes que es imposible concebir una victoria sin conocer algunos de ellos, ya que en muchas ocasiones activan ejércitos y generales en fechas muy específicas, como por ejemplo la toma de Cambridge por Cromwell con una milicia improvisada. Aunque es cierto que esto limita hasta cierto punto la flexibilidad en cuanto a las tácticas que podemos emplear, a través de estos eventos vamos a aprender multitud de sucesos históricos. Matrix Games nos hace recordar y aprender la historia para lograr mejores resultados en la siguiente partida, rompiendo el molde preestablecido de que el ocio y el conocimiento son campos separados e irreconciliables.

La guerra

Como en todo wargame el asunto al que se ha dedicado un mayor esfuerzo ha sido al de la guerra y a las operaciones militares. El nivel de detalle que ofrece este título es abrumador, y no sólo porque tenemos una gran precisión histórica en cuanto a unidades y líderes (estos últimos con rasgos únicos), sino por cómo influye el transcurso de la campaña en los mismos.

Para dirigir correctamente a nuestros ejércitos tendremos que tener en cuenta aspectos como liderazgo, moral, suministros, orografía, previsión meteorológica y experiencia de nuestras unidades. Este último campo merece una mención especial ya que su evolución es más hardcore de lo que encontramos en la mayoría de juegos de estrategia. Nuestras unidades y líderes no tienen que ganar experiencia necesariamente, sino que sólo lo harán si infringen más bajas al enemigo de las que sufren. Esto hace muchísimo más valiosas a nuestras unidades con experiencia y hace que nos lo pensemos dos veces antes de ordenar una operación arriesgada.

En los combates entre ejércitos entra también cierto componente de aleatoriedad y fruto de ello algunas unidades pueden realizar más o menos daños, lo que hace que en cada campaña las unidades que van desarrollando una mayor experiencia en combate cambien de una partida a otra.

Otro de los puntos fundamentales en la guerra es el sistema de turnos que usa AGEOD, que es una simulación simultánea de los dos jugadores. Este sistema es la joya de la corona de English Civil War, ya que tenemos que intuir qué es lo que va a hacer el enemigo y tratar de anticipar sus movimientos. Por ejemplo, si lanzamos un ataque a una provincia adyacente y el enemigo durante su turno ordena abandonarla, cabe la posibilidad de que al simular los turnos no encontremos a nadie con quien luchar.

La curva de aprendizaje y la interfaz

Así como la parte del combate e histórica es impecable, English Civil War peca al igual que otros títulos de AGEOD de una curva de aprendizaje demasiado pronunciada que aleja a los nuevos jugadores del título. A pesar de que el tutorial ayuda, es del todo insuficiente para hacernos sentir cómodos con el juego y son necesarios varios intentos de partida para salir del fango de las más vergonzosas derrotas y empezar a plantar cara a la IA.

En nuestro caso ha sido a partir del tercer intento cuando hemos empezado a comprender mejor las mecánicas del juego, y eso contando con el hecho de que ya poseíamos algo de experiencia en otros títulos de AGEOD.

La interfaz es en parte responsable de eso, es un tanto espesa y poco intuitiva. Se echa en falta un acceso directo a nuestros ejércitos, sin que sea necesario abrir ninguna pestaña. A veces da la sensación de que mucha información está escondida entre los menús y especialmente durante las primeras horas provoca frustración. Este es uno de los motivos principales que separa a juegos como English Civil War de un público más amplio al que sin duda Matrix Games tiene capacidad de aspirar.

ECW - pestañas

Aunque tenemos una pestaña de ejércitos, no es muy cómodo tener que abrirla cada vez que queremos tener una visión general de los mismos.

Conclusiones

Pese a lo espeso de la interfaz, que podría ser solucionado para futuros juegos con el lanzamiento del nuevo motor AGEOD2 (ya en desarrollo), English Civil War es un título cuya diversión aumenta en la medida en que invertimos un mayor número de horas.

Con una IA difícil de superar y tres escenarios para jugar, este título es tal vez uno de los más recomendables para nuevos jugadores que se introducen en el mundo de AGEOD. Al ser un conflicto que se desarrolla en un espacio geográfico más pequeño nos resulta más sencillo hacernos a las mecánicas de juego de la franquicia, hecho que acompañado al periodo histórico tan original que abarca lo hacen un interesante juego para todos los que disfrutan con la historia y la estrategia.

English Civil War puede comprarse aquí.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.