Elvira II: The Jaws of Cerberus

elvira-0003

En los primeros años de la década de los 80, y en España comenzaba a hacerse ver una chica de buen ver, hispano-mejicana, cuyo verdadero nombre es Olvido Gara (nacida en 1963) pero que todo el mundo conoce como Alaska. Mientras tanto, en Los Ángeles (Estados Unidos), el canal de televisión KHJ comenzó a emitir en la primavera de 1981 Movie Macabre, un programa sobre películas de terror de serie B, presentado por Cassandra Peterson (nacida en 1951), en el papel de una bruja vampiresa conocida como Elvira.

El programa fue todo un éxito de audiencia, probablemente no gracias a la calidad de la filmografía, sino al sofisticado, sensual, macabro y en ocasiones cómico rol de su presentadora. Su salto definitivo a la fama se produjo con el estreno de la película “Elvira, Mistress of the Dark” en 1988.

El fenómeno Elvira ha sido hasta nuestros días una inagotable fuente de historias, fotografías, merchandising y, como no podía ser de otra manera, también tuvo protagonismo en el mundo de los videojuegos.

En 1990, Accolade lanzó al mercado el juego “Elvira: Mistress of the Dark”, desarrollado por Horrorsoft, para Amiga, Atari ST, Commodore 64 y PC. A la vista del éxito obtenido, al año siguiente decidieron hacer una segunda parte, “Elvira II: The Jaws of Cerberus”, que es la que nos ocupa en este artículo. Aún hubo una secuela más, aunque ya sin Elvira, bajo el nombre de “Waxworks”, el último juego de Horrorsoft antes de pasar a ser Adventure Soft, casa archiconocida por su “Simon the Sorcerer”.

“Elvira II: The Jaws of Cerberus” es un survival horror en primera persona tipo aventura gráfica con sistema de juego point & click. A juzgar por el argumento, al principio parece un juego muy simple: eres el novio de Elvira y has ido a recogerla a su inmenso e importantísimo estudio de cine, pero al llegar se te aparece y te dice que la han secuestrado, así que debes rescatarla.

catacumbas

Las catacumbas albergan todo tipo de peligros.

En ese momento tenemos que decidir nuestra profesión, y en función de ella se definirán nuestra capacidad mágica, fuerza y puntos de vida. Hay cuatro disponibles: especialista de cine, detective, programador o lanzador de cuchillos.

En el juego no hay scroll, sino una sucesión de pantallas fijas. Podemos movernos de una a otra o girarnos para examinar los objetos disponibles en el escenario, así como subir o bajar de planta en algunas ocasiones. En la esquina inferior derecha se iluminan los iconos de las acciones posibles.

En la esquina superior derecha hay botones para mostrar el inventario del personaje, los objetos localizados en el escenario (que no aparecen ahí mientras no se haya pinchado antes sobre ellos), los hechizos preparados, el libro de hechizos de Elvira (del que hablaremos con mayor profundidad), las armas y la opción de conversar con otros personajes (aunque a decir verdad, en el juego se habla poco). A la izquierda tenemos los puntos de vida, los efectos activos y el detector de movimiento.

Los hechizos son uno de los elementos más complejos, a la vez que atractivos, de este juego. En el libro hay una serie de recetas que indican qué nivel e ingredientes necesita el personaje para prepararlos. Hay que colocar los ingredientes adecuados en los huecos del libro y pulsar el mortero; una vez preparados, aparecen en la lista de hechizos y ya se pueden lanzar, mientras tengamos suficientes puntos de magia. Debemos tener en cuenta que cualquier cosa podría ser adecuada para preparar un hechizo: un objeto frío, cualquier cosa comestible, una banda metálica, un objeto en forma de tenedor, un artículo religioso o algo vinculado a la buena suerte son algunos ejemplos de los elementos que se indican en el libro como ingredientes.

El edificio tiene tres plantas. En la planta baja están el cuarto de la limpieza y las calderas; en la segunda planta, las oficinas, vestuario, maquillaje y todo lo vinculado a los rodajes; y en la primera planta, los estudios propiamente dichos.

hechizos

Los hechizos requieren de ingredientes para ser lanzados.

Hay tres estudios. El número uno está infestado de gusanos, mosquitos gigantes, hormigas y otros bichos feos que nos complicarán la vida; el número dos es una casa encantada, bastante más pequeño que los otros pero plagado de misterios que resolver; el número tres es una iglesia con una cripta subterránea llena de trampas, esqueletos y otras criaturas.

En cada uno de los estudios hay objetos que nos ayudarán a avanzar en el juego; dos de ellos (la “colmena” y la cripta) son verdaderamente laberínticos, e incluso el jugador más avezado puede perderse con facilidad.

“Elvira II: The Jaws of Cerberus” es un auténtico reto para amantes de la aventura gráfica de terror, por su complejidad y los inesperados “saltos” que nos permite dar de la silla.

También es destacable su cuidada banda sonora, en 16 bits. La licencia del juego es abandonware, así que se puede instalar (requiere DosBox) o jugar en navegador de manera gratuita. Hemos probado ambas versiones y nos decantamos por la instalación, debido a que el navegador ofrece menor rendimiento y los textos están en inglés.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.