Doom (1993) – Análisis

slider Doom

El lanzamiento del reboot de esta franquicia clásica de acción hace que revisemos las raíces de este fenómeno que hizo delirar a dos generaciones de fanáticos. Intentaremos explicar por qué masacrar demonios nunca pasa de moda.

Doom_1

La inolvidable Spider Mastermind

¿Qué tenía de bueno?

Doom es el título que definió los FPS, el que marcó las reglas y el primero en romper todas las taquillas. Fue desarrollado por ID Software en 1993, principalmente por John Carmack y John Romero, este último considerado como uno de los padres de los juegos FPS y el primer programador en vivir como un rockstar.
Para ser justos, hay que reconocer que el 80% del gameplay de Doom es tomado de Wolfenstein 3D (también de ID Software) que salió un año antes y es considerado como el primer FPS de la historia. A diferencia de su antecesor, la historia de Doom es original y la temática era inédita para la época: mucha sangre, cuerpos descuartizados, demonios, iconografía satánica, etc. Está de más decir que la polémica rodeó a Doom desde antes de su lanzamiento. Distintas organizaciones religiosas y civiles se opusieron a la venta del juego y de hecho, lograron censurarlo en muchos países. Actualmente es considerado como uno de los juegos más polémicos de la historia. A pesar de la controversia, Doom fue editado bajo la restricción +18, algo también inédito para 1993.

Su jugabilidad marcó una época en los videojuegos y las mecánicas utilizadas se tomaron como un estándar en lo que serían los años venideros. Hizo para los FPS lo que el Prince of Persia para los juegos de plataformas. Dinamismo, gráficos sorpresivamente detallistas, acción, adrenalina, Doom lo tenía todo. Incluso coqueteaba con el multiplayer a través de las viejas y queridas LAN parties. Antes de los dos años de lanzamiento, ya había sido jugado por más de 20 millones de personas, convirtiéndose en ese entonces en el juego más popular para PC de la historia. La inclusión de los power-ups, variedad y sistema de armas, las diferentes clases de enemigos o el automap son algunas de las “novedades” que introdujo Doom en el mercado. El juego estaba dividido en tres episodios de ocho niveles cada uno, y para el juego Ultimate Doom (la última versión comercial de este juego) se agregó un cuarto episodio exclusivamente para jugadores avanzados.

A pesar de tratarse de un juego de disparos, la historia de Doom también marcó un precedente en este estilo, ya que si bien hoy en día se puede calificar como “simple”, es una trama que engancha lo suficiente como para jugar este título por años. Y lo decimos literalmente. Otro dato curioso es que el protagonista del juego no tiene nombre. Es un marine espacial que en ningún momento de la historia aclaran cómo se llama. Según la idea de los desarrolladores, esta decisión respondía a que el jugador sintiera en primera persona lo que significaba estar en ese infierno espacial.

Doom_2

Trampas y pisos secretos llenos de enemigos

 

¿Cuál es su legado?

La franquicia Doom incluye 4 juegos para PC, versiones para Nintendo 64, Super Nes, Génesis 32, Playstation, Game Boy Advance, Sega Saturn, Atari Jaguar, Xbox y Xbox 360. La primera versión y su secuela fueron desarrollados por el equipo original, y a partir de Doom 3 se cambió al equipo de desarrollo (si bien se mantuvo dentro de ID Software). Justamente el único título que tuvo una floja respuesta crítica fue la tercera versión del juego, considerado como un gran logro técnico pero pésimamente optimizado. La saga recibió un duro impacto en Doom 3 que casi la lleva a la ruina. Al igual que sucedió con GTA IV, era prácticamente imposible jugarlo correctamente en PC debido a sus requerimientos. Incluso cumpliendo con lo que se solicitaba en la caja del juego tampoco corría con fluidez. Por supuesto que semejante falla desató la ira de los fans más acérrimos, y de pronto el nombre Doom fue sepultado por una avalancha de críticas hasta que en 2008 Bethesda acudió al rescate de la franquicia (al igual que hizo con Wolfenstein). El diseñador original John Carmack volvió a ponerse al frente del proyecto, y a semanas del lanzamiento la crítica bendijo de manera unánime a este reboot.

Ya desde el lanzamiento del Doom original, varias compañías licenciaron el motor gráfico para hacer juegos originales a partir de la tecnología de ID. Algunos de ellos lograron un modesto logro comercial y aceptación del público, como Heretic y Hexen. También estuvieron los juegos que no tenían nada que ver con el motor gráfico, pero debido al descomunal éxito de Doom quedaron en la historia como “copias”, por ejemplo Rise of The Triad y System Shock (sí, el abuelo del BioShock).
Si alguna vez usaron un arma en primera persona para matar cosas que se mueven, se aventuraron en un laberinto para encontrar puertas de salida, se enfrentaron a jefes poderosos o se batieron a duelo con sus amigos en un deathmatch, tienen que saber que en parte están jugando al Doom. Así de inmenso es el legado de este juego, un infaltable título en la juegoteca de cualquier gamer que se precie de tal.

Key de Doom original para Steam en G2A.com a 4,55 €

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.