Crusader Kings II Conclave: Análisis

Este nuevo contenido de Crusader Kings II nos trae un renovado consejo, con más poder político que hace más rica la gestión interna de los feudos.

El título medieval de Paradox se hace cada día que pasa más profundo. En esta ocasión, la nueva expansión se ha centrado casi exclusivamente en la política interna. Los cambios pueden parecer escasos, pero las implicaciones que conlleva a la manera de jugar son gigantescas.

Hasta ahora el consejo era una buena herramienta para desarrollar el reino, sin apenas peligros para el jugador. Podíamos situar en nuestro consejo a los personajes con mayores stats para así conseguir más eficiencia. Con Conclave no será tan sencillo. Nuestros consejeros tendrán voz y voto, y los nobles más poderosos del reino querrán un lugar en él, por lo que debemos ser cuidadosos a la hora de elegir a un consejero, ya que eso puede provocar malestar en otros sectores e incluso una rebelión abierta.

Además los consejeros tendrán cada uno sus propios intereses. El DLC añade a los consejeros diferentes tipos de actitud hacia el rey o el señor: podrán ser leales, pragmáticos, fanáticos religiosos, sedientos de gloria o descontentos.

La actitud influye en la actitud que tomarán cada uno de ellos cuando hagamos propuestas de leyes, declaraciones de guerra o sobre las funciones del consejo.

Como punto de partida la mayoría de las decisiones políticas de importancia como reformar las leyes, los poderes del consejo, revocar títulos nobiliarios o incluso encarcelar a personajes, dependerán del voto afirmativo de la mayoría de miembros del mismo. Si queremos asegurarnos de que nuestras votaciones pasan tendremos que hacerlo pidiéndoles voto afirmativo a sus consejeros ya sea a través de nuestras buenas relaciones u otorgándoles un incentivo a través de una nueva opción llamada comprar favor.

consejo

Siendo un noble menor tendremos la pestaña de consejo del reino y el del nuestro.

Tener contentos a los consejeros se convierte en una cuestión fundamental para evitar las guerras civiles, ya que a menos que estén descontentos por ignorar los dictados del consejo, los nobles que participan en él no se podrán unir a las facciones que conspiran para acabar con nuestro reinado.

Con estos cambios en el consejo las regencias también cambian significativamente. El regente pasa a ocupar un sillón con voz y voto propios, mientras el rey tendrá que aceptar los votos del consejo.

La educación de los nobles menores de edad también se modifica sustancialmente con este DLC, cambiándose por un sistema de focos similar al que incluye el DLC de Way of Life en los personajes adultos. Tendremos que elegir un foco tanto para la infancia como para la adolescencia y esto resultará en las características del personaje cuando alcance la mayoría de edad. Existen los siguientes focos:

Infancia:

  • Deber: puede adquirir rasgo de concienzudo (+1 administración).
  • Frugalidad: +1 aprendizaje, puede adquirir rasgo de curioso y quisquilloso (ambos +1 aprendizaje).
  • Orgullo: puede adquirir los rasgos de altanero (+1 a marcial) y pensativo (+1 a intriga).
  • Lucha: puede adquirir los rasgos de alborotador (+1 a marcial) y obstinado (+1 a intriga).
  • Etiqueta: puede adquirir los rasgos de juguetón (+1 a diplomacia) e indolente (+1 a intriga).
  • Humildad: puede adquirir los rasgos de tímido (+1 a aprendizaje) y afectuoso (+1 a diplomacia).
  • Patrimonio: se centra en adquirir la cultura y la fe del señor.
  • Fe: puede adquirir el rasgo adorador (+1 a aprendizaje)

Adolescencia:

  • Intriga: intriga +1, aprendizaje más rápido para juguetones y quisquillosos.
  • Marcial: marcial +1, apto para ruidosos y obstinados.
  • Diplomacia: diplomacia +1, apto para afectuosos y curiosos.
  • Conocimiento: aprendizaje +1, apto para tímidos y adoradores.
  • Administración: administración +1, apto para concienzudos y pensativos.

Por último la expansión trae algunos cambios menores en los requisitos para las leyes (incluyendo requisitos tecnológicos y la necesidad del apoyo del consejo), nuevas ambiciones para los personajes como la de conseguir un asiento en el consejo y la posibilidad de los dirigentes nómadas de crear sus propias compañías mercenarias usando un porcentaje de las levas de ese gobernante.

Añadidos del parche 2.5

Como en todos y cada uno de los DLCs de Crusader Kings II, este ha sido acompañado de un parche gratuito que trae varios elementos destacables que afectan a la jugabilidad.

El más importante es el sistema de infamia, que funciona de manera similar al Europa Universalis IV. Si expandimos nuestros territorios muy rápidamente ganaremos puntuación de infamia, empeorando las relaciones con el resto de reinos y haciendo que nos perciban como una amenaza.

Esto puede llevar a otros reinos a formar una coalición (otro añadido del parche), para acabar con la amenaza que suponemos. Es una idea muy interesante que hace más ardua la tarea de expandirnos y ha traído algo de polémica a la comunidad especialmente por algunos problemas de inverosimilitud. Algunos jugadores se quejan de que han llegado a tener coaliciones que incluían al Papado y a fuerzas musulmanas.

Probablemente el sistema de infamia deba sufrir algunos retoques para hacer más difíciles las coaliciones entre países de diferente religión, aumentar la hostilidad de las regiones adyacentes al país infame y reducirla a medida que estén más lejos. No obstante una vez se calibre puede resultar en partidas mucho más entretenidas.

pactos no agresion

Los pactos de no agresión se añaden con el parche 2.5.

La diplomacia también se ha visto afectada por el parche. Ahora los matrimonios nos dan pactos de no agresión, que en un futuro pueden transformarse en alianzas. Esto hace que los matrimonios tengan un carácter algo más político y no se limiten a intentar adquirir rasgos genéticos interesantes para nuestros herederos.

Los dos últimos añadidos de más peso son las retiradas de los ejércitos, que después de haber sido quebrados en combate se retirarán varias provincias, como en EUIV, y la posibilidad de que nuestros ejércitos se refuercen en tierras de aliados.

En definitiva, en conjunto este DLC sigue profundizando en la política interna de los reinos y hace Crusader Kings II mucho más atractivo para jugar tanto con reyes como con nobles menores, que desde su sillón en el consejo y unas cuantas intrigas podrán forjar un ascenso más épico a la cúspide del poder.

Podemos adquirir el DLC por 14,99€ en Steam.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

6 comentarios

  1. Eso de la infamia en la edad media, no lo veo…

    • A mi me parece igual de justificable que en el Europa Universalis IV, si un estado o reino se expande muy rápido tiene sentido que los vecinos más inmediatos traten de coaligarse entre ellos. Creo que le queda camino para afinar el tiro pero que en sí no es mala idea. Si debemos llamarlo infamia, expansionismo o índice de amenaza ahí ya no entro.

      Gracias por aportar y compartir tu punto de vista
      ¡Un saludo!

  2. Ya me he hecho una idea de Conclave después de varias horas. Algunas buenas ideas mal desarrolladas.

    Partida como rey de León en dificultad máxima. En 65 años tenía ya desactivado el consejo a base de favores por dinero hasta que conseguí que aprobaran precisamente que el consejo ya no volviera  a votar nada. A partir de ahí los siguientes 40 años que jugué ya fue aprobar las leyes que quería cuando se desbloqueaba la posibilidad. Sin Conclave por lo menos tenían que votar los nobles del reino y a veces pasaban muchos años sin aprobar la ley o incluso nunca. Con Conclave ahora sí que soy monarca absoluto y encima como solo tengo de vasallos a mi heredero y al Gran Alcalde y Gran Arzobispo, los 3, miembros del Consejo “florero”, no tengo facciones y la paz interior es absoluta.

    Y lo de educar a los hijos con un foco no me gusta. Además ya no te avisa de que los eduques a los 6 años por lo que es fácil que se te pase.

    Y vi un bug ya que con la ley que prohibe que los títulos del reino salgan de este me salio un aviso de herencia de vasallos.

    Supongo que jugando como emperador será mucho más complicado pero como rey, nada.

    • Te aconsejo que pruebes una partida con algún noble menor, las partidas siempre son más entretenidas y puedes usar el consejo como herramienta para tu ascenso político.

      ¡Un saludo y gracias por compartir tus impresiones con nosotros!

      • Sí, pensaba hacer la siguiente partida como algún duque. El juego cambia bastante y me imagino que con el Consejo, bastante más.

        • Sí porque además tienes que gestionar tu asiento en el consejo del rey y el tuyo propio de tus tierras, lo que hace entretenida la cuestión. Por un lado tienes que tratar de neutralizar un consejo y por el otro evitar que te neutralicen.

          ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.