Blackwood Crossing – Análisis

PaperSeven nos trae una aventura gráfica onírica y plagada de surrealismo que cuenta la historia del distanciamiento de dos hermanos.

Blackwood Crossing nos recordará en más de un detalle a la película Donnie Darko y en el ámbito del videojuego a títulos como Dear Ester, no sólo por encontrarse dentro del género de los story-driven sino por su modo de presentar el hilo argumental, que avanza de forma sutil con información en pequeñas dosis.

El argumento

En esta aventura nos meteremos bajo la piel de Scarlett, una chica adolescente que viaja en un tren con su hermano Finn. Pronto descubrimos que no es un tren normal y sucesos extraordinarios y sobrenaturales comenzarán a ocurrir. Siguiendo los pasos de nuestro esquivo hermano iremos ahondando en la relación entre estos dos hermanos y su distanciamiento.

En este sentido el uso de un mundo surrealista y onírico se convierte en un canal para expresar ciertas emociones y sentimientos visualmente. No es difícil darse cuenta de que son estas emociones las que van a dar vida al mundo en el que se desarrolla la aventura de Finn y Scarlett, quedando representados sentimientos y estados de ánimo con poderes y dificultades en el juego.

Sencillez de las mecánicas al servicio de la historia y el simbolismo

Al igual que en otros story-driven como el ya mencionado Dear Ester, Blackwood Crossing es un cruce a medio camino entre el videojuego y el cine. Podríamos decir que se trata de una película interactiva en la que tendremos que interactuar con otros de los personajes que van apareciendo y resolver pequeños puzles que no nos llevarán una gran cantidad de tiempo.

Estos puzles se limitarán a hablar con las personas correctas, recoger y colocar determinados objetos o interactuar con elementos del escenario. Sin embargo, aunque son mecánicas sencillas, todas ellas van cargadas de un fuerte simbolismo que irá cobrando cada vez más sentido en la medida en la que nos vayamos acercando al final de nuestra aventura con Scarlett. Dentro de estos símbolos y mecánicas tal vez el más acertado y quizás uno de los elementos principales es la tristeza y la depresión, cuya representación no ha podido evitar recordarnos en cierta parte a los dementores de JK Rowling.

Esta ambientación se rompe parcialmente en el apartado técnico, donde a pesar de que nos encontramos con escenarios de gran belleza visual, la interacción con los elementos del escenario y las animaciones resultan en determinadas ocasiones algo rudimentarias. Esto hace que durante esos momentos salgamos de la burbuja onírica en la que trata de introducirnos el juego con una cuidada narrativa simbólica y visual.

Otro de los elementos que puede resultar un tanto frustrante es la lentitud con la que movemos al personaje, con unos controles que en ocasiones pecan de falta de fluidez. Sí es cierto que en cuanto a la lentitud del movimiento del personaje se puede intuir cierta intención a la hora de intentar transmitirnos una especie de mundo de los sueños, donde el hecho de movernos y avanzar requiere un esfuerzo extra.

Conclusiones

Quizás uno de los aspectos más débiles de este juego sea su duración, ya que puede ser completado en menos de 3h. Aunque la historia queda cerrada de una forma correcta nos hubiera gustado conocer algunos detalles más acerca de la misma que podrían haber incrementado la duración del título algunas horas más.

En definitiva, Blackwood Crossing es un juego dirigido hacia un tipo de público muy específico dentro de las aventuras gráficas, aquellos que buscan experimentar una experiencia emocional por encima de las mecánicas. Asimismo la historia, aunque está rodeada de elementos fantásticos, es muy real y humana.

Estará disponible en Steam a partir del día 5 de abril.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.