Battle Brothers gameplay en español – #9 Erik

Continúa nuestro let’s play al Battle Brothers con la incorporación de un nuevo recluta a los Caballeros del Guantelete: Erik. Conocemos su historia y las razones para unirse a la compañía

Historia de Erik (aportación de Albert Abad)

De padre soldado y madre costurera Erik tuvo que lidiar con la muerte desde su mismo nacimiento, día en el que perdió a su madre mientras él entraba en el mundo de los vivos. Tampoco pudo disfrutar de mucho tiempo con su padre, que pronto tuvo que partir a una lejana guerra dejando al recién nacido con su hermano mayor. Johan, así se llamaba el tío de Erik, también sirvió en el ejército pero abandonó esa vida para hacerse monje.

Tras dos años de cruenta guerra en los que no se supo nada del padre de Erik, Johan recibió una carta en la que se informaba de la muerte del padre de Erik en una emboscada . Siendo la única familia del niño decidió hacerse cargo de él, educándolo en el ámbito del saber y de la guerra.

En su veinte cumpleaños Erik tuvo que volver a lidiar con la muerte. Su tío, que había enfermado meses antes, termino por abandonar esta vida dejando a Erik sin ningún lazo familiar. Antes de morir Johan decidió legar la espada, el yelmo y el escudo de su padre al joven junto con toda la historia acerca de la muerte de su padre. Así fue como Erik averiguó que su padre no había muerto en una emboscada, sino a consecuencia de la incompetencia de unos mandos del ejército, que mandó a su unidad hacia una carga suicida.

Sin nada que perder Erik se enroló en el ejército en el que había servido su padre, buscando saber quién había causado la muerte de su padre. Fue tras dos años de campañas militares cuando averiguó la identidad del individuo. Este resulto ser el propio sargento de su compañía, que había conseguido sobrevivir a la carnicería que causó. Cuando Erik se enteró, no pudo evitar entrar en una trifulca con el sargento, que lo dejo con la nariz rota y unos cuantos dientes menos. Por miedo a las represalias Erik decidió huir y abandonar el ejército.

Mientras viajaba de aldea en aldea ganándose el pan como buenamente podía, escuchó hablar de una compañía de mercenarios que se empezaba a labrar cierta fama, Los Caballeros del Guantelete. Ellos le permitirían ganarse el pan más dignamente y quién sabe si tal vez servir ante un líder competente y causas justas.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Acerca de Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.