Battle Brothers gameplay en español #11 Horda de zombies

Continuamos este let’s play a Battle Brothers, un sandbox RPG de Overhype Studios. En este capítulo nuestros reclutas deben enfrentarse a criaturas de ultratumba en una dura batalla que pondrá a prueba la resistencia de cada uno de los mercenarios.

Relatos

Derfel (Por Mike)

Estaban en lo más encarnizado de la batalla. Con su brazo derecho, enfundado en el escudo redondo de tilo ya destartalado por haber recibido tantos golpes, Derfel Cadarn detenía las embestidas de sus enemigos. Con su brazo derecho empuñaba el hacha roma que a duras penas era capaz de atravesar las gruesas armaduras de sus muertos rivales. La situación parecía desesperada, pues para cubrir sus espaldas sólo contaba con su buen compañero Mitceo Stark. A pesar de todo, Derfel gritaba de alegría con cada enemigo que golpeaba con su escudo o su hacha, pues volvía a estar en su elemento: la guerra.

-¡Diablos, Mitceo! ¡Esto debe ser lo más similar al infierno que veremos nunca! ¿no crees?

Mitceo no lo escuchaba. O si lo hacía, no tenía el aplomo para hablar a la misma vez que rebanaba las cabezas de los caminantes con su espada corta. Su poderoso brazo estaba causando graves bajas al enemigo, pero su resistencia y aplomo se estaban viendo gravemente mermados conforme la batalla se hacía más y más larga. Cuando pensaban haber eliminado a un rival de manera definitiva, este se levantaba de nuevo para atacar por detrás. Sobre los inhumanos gritos de sus muertos enemigos, surgió la distante voz de Aurelio.

-¡Al suelo los de ahí delante!

Derfel agachó la cabeza justo en el momento en el que una afilada flecha disparada por el arquero de la compañía atravesaba el aire, rozando su yelmo pero atravesando de lado a lado la cabeza del zombie con el que hace un momento se estaba enfrentando.

-¡Gran tiro, muchacho! ¿Has visto eso, Mitceo? ¿Mitceo?

Aunque Derfel no esperaba respuesta de su concentrado compañero, supo que algo esta vez iba mal. Al girarse se encontró con el inerte cuerpo del valiente Stark en el suelo, y los inmisericordes zombies lo pisaban avanzando para buscar la siguiente víctima a la que poder convertir en uno de los suyos.

Derfel no les daría ese placer. Se lo debía a su compañero. Se lo debía a su amigo. Gritando, lleno su corazón de furia guerrera y deseo de venganza, golpeó a los tres enemigos que le rodeaban. Esto no acabaría así.

Julio (Por Damián)

Un gran día para morir podría haber sido aquella batalla ante la primera de las grandes hordas, ¡Ja! ¡A la altura de mis aventuras en la compañía de los Inmortales! Rivales dignos como los no muertos se acercaban hacia nuestras posiciones. Era bien sabido que sería una batalla dura ¿Acaso podía ser de otra manera?

Los hombres formaban un muro casi impenetrable que solo se dedicaban a cortar carne rancia pero a su vez avanzaban sobre el enemigo. Uno de los que más se destacó fue el arquero, ¿Aurelio se llamaba?, no importa, lo que importa es su gran labor como soporte en esta encarnizada batalla. Tanto el flanco derecho como el izquierdo contaban con enemigos poderosos con los que no era fácil lidiar.

En la batalla perdimos otros 2 compañeros, un joven llamado Mitceo que se unió hace poco tiempo pero que ya se llevaba bien con Derfel. No logró resistir las oleadas. Por otra parte el nuevo recluta no dio pie tampoco para resistir. Al menos su perro pudo sobrevivir y ayudarnos en la contienda. Avanzar y resistir no es tarea fácil ni para el más veterano. Únicamente Gunther mantenía una expresión imperturbable mientras blandía con gran habilidad la alabarda, digna de un soldado de la guardia. He de reconocer que superó mis expectativas, 6 cabezas contadas contra 4 de las mías, lo que me llevo a perder la apuesta contra el buen Gunther. Por otra parte Rudolf, a pesar de ser menos que un miliciano, logró mantener la cordura y hacer frente a 3 no muertos en solitario. Fue combate equilibrado y justo, Gunther parece estar cobrando sus buenas habilidades como guerrero aguerrido y amante de la buena bebida y las mujerzuelas. Aprovechando sus nuevas aficiones nos pegamos una buena fiesta.

Gunther también le ha cogido cariño al perro y se ha convertido en su nuevo dueño, tratando al animal como si fuera su hijo. Como tal le ha puesto un nombre, Colmillos, debido a sus grandes colmillos y letales mordeduras que habrían sido el temor de los no muertos si estos pudieran sentir miedo.

La paga, fue, como en otras ocasiones, modesta para la dimensión de la pelea.

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Alvaro Alonso Flor

Licenciado en periodismo y activo en el mundo de los videojuegos desde 1995. Jugador de consolas, Android y PC, especializado en estos dos últimos ámbitos. Nostálgico de la Dreamcast y de su mayor obra, Shenmue.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.