35 mm – Análisis

En medio de tantos juegos de exploración y supervivencia, 35 mm se posiciona como una experiencia donde lo más importante es reflexionar sobre las consecuencias que trae una catástrofe inesperada en la vida de una persona. Todo esto en medio de una tierra devastada por una epidemia que arrasó con la mayoría de la población. Sin duda, vale la pena conocer esta historia.

 

Ejército de un hombre

35mm_1

Exploración de un mundo desolado

Sergey Noskov es un afamado desarrollador independiente ruso que hasta el día de la fecha, además de 35 mm lleva creados dos juegos: The Train y The Light (ambos para descargar de manera gratuita desde los links). La particularidad de sus creaciones es que todos sus juegos fueron completamente desarrollados por él mismo. Es decir, concepto, historia, guión, arte, programación, diseño y modelado 3D. Ya que 35 mm es su proyecto más ambicioso y “grande”, incorporó a dos actores de voces y una persona encargada de la banda de sonido original.

No deja de sorprender la destreza técnica y la habilidad para disimular el hecho que implica hacer todo solo. Lo que a priori se podría imaginar como una limitación, se convierte en un gran triunfo que no solo demuestra una visión monumental para diseñar videojuegos, sino que también desnuda las falencias de supuestos “estudios” de desarrollo que justifican fallas en los productos por carencia de presupuesto o recursos dentro del equipo. En ningún momento se siente que Noskov esté buscando condescendencia por el hecho de saber que sus jugadores son conscientes que no hay un gran estudio detrás de 35 mm. Por el contrario, el ritmo de la narración y la calidad gráfica desafían a nuestros prejuicios y no queda otra que reconocer un trabajo digno de un estudio de renombre.

 

La historia detrás de la catástrofe

Si bien no queda del todo claro, la trama de 35 mm se sitúa en un mundo que sufrió una grave pandemia que acabó con casi toda la humanidad. Los pocos sobrevivientes luchan por los casi nulos recursos disponibles en un ambiente desolado, donde el único sonido son nuestros pasos y el viento furioso que se filtra por los árboles. El sutil entramado de la historia y la excelente ambientación nos meten de lleno en la vida de los dos protagonistas, que luchan por mantenerse vivos en un ambiente tan desierto como hostil. Controlamos a un superviviente que viaja junto a un amigo (es lo que se supone) sin un destino aparente más que el de sobrevivir.

35mm_2

Ciudades abandonadas y viejas fábricas derrumbadas

Los controles se sienten naturales y efectivos a pesar de no contar con una pantalla tutorial, aunque no hay mucho que suponer si ya hemos jugado a un título similar. En su mecánica encontramos algo del Fallout, un poco de The Last of Us y bastante de los juegos walking simulator. Como género podemos situarlo en una aventura de exploración que parece ser de mundo abierto (aunque no lo es) y cada tanto requiere de determinadas acciones para progresar en la historia. Hay que advertir también, que hay un momento en el juego (exactamente a la mitad) donde la dificultad se eleva a un nivel que no condice con lo que fuimos viviendo anteriormente. Como habrán visto (o como verán) en nuestro gameplay, nos topamos con varios puzzles de una “crueldad” que no tiene mucho que ver con el género que corresponde al juego, ni con el tipo de jugador que lo consumiría.

Quizás ese sea el punto más flojo de 35 mm, esos momentos en los que trata de abarcar pinceladas de otros géneros para no encasillarse en el típico juego de aventura. Por citar dos ejemplos, podemos señalar el episodio FPS de la estación de tren, donde la solución para progresar es acribillar a todo lo que se mueve; y el episodio en los túneles del subterráneo, donde la solución para abrir una puerta automatizada es tan “hardcore” que desafía hasta al más experto de las aventuras gráficas. Dicho esto, también es cierto que estos momentos de dificultad extrema funcionan como un alargue de lo que sería un final de juego abrupto. Salvo estas excepciones, el resto de los desafíos que plantea 35 mm tienen más que ver con apreciar la trama que con ponernos en un aprieto, lo cual hace que avancemos en el juego con facilidad.

Dejamos un párrafo aparte para el final, que es digno de una película y sorprende por su giro argumental. Es una valiente decisión terminar el juego de la manera que lo hace, teniendo en cuenta todos los clichés del género y lo que se espera de este tipo de títulos. Jugarse por mostrar la fragilidad del protagonista y su compañero, ambos víctimas en distintas circunstancias, buscan mostrar las miserias humanas que están siempre por estallar. Antes, durante o después de lo que se considera el fin del mundo. Celebramos estos juegos “de autor” que se animan a mostrar más y huyen de los parámetros establecidos.

Key para 35 mm en Steam a 12.99€

Comparte y colabora:Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrShare on Reddit

Sobre Damián Centrone

Periodista de formación, publicista de profesión, gamer de corazón. Desde el descubrimiento del Atari 5600 a sus tiernos 7 años, sobrevivió batallas épicas, resolvió enigmas indescifrables y exploró inmensos mundos pixelados. Hombre de familia. No toma rehenes.
Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.